Todo es degradable

Por Venezuela Real - 20 de Junio, 2008, 11:11, Categoría: Gente de Chávez

Marcos R. Carrillo P.
El Universal
20 de junio de 2008

Tres casos lo comprueban: Mario Silva, el ministro de Interior y Justicia y el Contralor. Podría citarse a cualquier otro funcionario o directivo del partido de gobierno pero, dado lo corto de espacio, hemos escogido un representante del partido, uno del gabinete y uno del poder moral. Disculpe el lector la arbitrariedad de la escogencia y la involuntaria exclusión de otros militantes de la decadencia.

Nadie en su sano juicio pudo imaginarse jamás que podía pasarle algo más oprobioso a Carabobo que ser gobernado por  un primitivo cuyo único mérito fue agredir a los venezolanos eructando en público, como prueba de desprecio a la civilización. Pero, contra toda decencia, la ignominia se deleita con el nombramiento del miserable de Mario Silva como candidato a suceder al tal gobernador. La candidatura del tipo (que, en un artículo publicado en El Nacional, el gran Antonio Pasqualli definió, con máximo acierto, como un sujeto a quien "sólo le falta consumir un último litro de heces para completar su propio ser") es una afrenta a toda persona de bien. Pero la situación no se limita a este incidente menor, por ahora.

Casi en paralelo, el ministro de Interior y Justicia prosigue el desprecio hacia la vida de los venezolanos maquillando muertes y disminuyendo cualquier importancia que puedan tener las pocas que reconoce, con excusas tales como que son ajustes de cuenta, crímenes pasionales o accidentes de tránsito, así como si el Estado no tuviera que responder por la vida de todos los ciudadanos. El discurso no hace sino mantener el declive natural de las declaraciones semejantes que Jesse Chacón o Pedro Carreño hicieron en su momento.

Compite en este concurso de infamias que es este gobierno el Contralor (nótese que se incluye como parte del gobierno). El antiguo lleva y trae de una guerrilla fracasada es, además, el autor de la teoría de las inhabilitaciones. Esta construcción sólo puede ser producto de alguien que, simplemente, no ha leído la Constitución y no sabe de Derecho. Los argumentos a favor de las inhabilitaciones y de las destituciones de los magistrados del TSJ no son sino burusas jurídicas, dada su insignificancia intelectual y lo que ensucian social y moralmente. Digno contertulio de Isaías Rodríguez (creador de Giovanni Vásquez y otras menudencias) ha llevado a su más honda ruindad la labor comenzada por su antecesor en el poder moral.

Este panorama crea un inequívoco contexto institucional y de hecho que va destinado a estrangular a la sociedad civil. Ya no hay pudor alguno en manifestar el desprecio a los electores, a familiares de fallecidos o a las libertades fundamentales, como lo comprueban estos patéticos ejemplos. Hay una política abierta para crear condiciones para que la sociedad se sienta constantemente amenazada, temerosa y subyugada a los designios de la arbitrariedad de personajes que no procuran la virtud y la rectitud en sus funciones sino el ejercicio arbitrario y abusivo del poder.

La degradación como política de Estado no es simplemente un conjunto de tristes anécdotas, es la comprobación fáctica de que el fin último de este gobierno es el de someter y avasallar a la sociedad civil.

Como decía mi abuela: todos son peores.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog