El sicariato se fortalece en Táchira, Caracas y Anzoátegui

Por Venezuela Real - 23 de Junio, 2008, 11:07, Categoría: Seguridad/Inseguridad

PAULIMAR RODRÍGUEZ / MARÍA ISOLIETT IGLESIAS
El Universal
23 de junio de 2008

La Fiscalía General ha contabilizado 109 casos en el país en los últimos dos meses
Los familiares de dos jóvenes tachirenses asesinados por sicariato formaron la ONG "Una luz por la vida", para combatir el flagelo de la muerte en Los Andes

Así como alguna vez alguien buscó y contrató a una doméstica a través de un anuncio de prensa, ahora también puede contactar a un sicario.

Esta es la realidad que viven los habitantes del estado Táchira, en donde según relatan miembros de la ONG Una Luz por la Vida -asociación civil que se encarga de contabilizar cifras de sicariato y ayudar a los familiares de quien sufre este delito-, en los periódicos hay avisos que ofertan la venta de ve- hículos que no existen, de un modelo y un año que nunca salió al mercado y que bajo un código permiten contactar a quien tiene el oficio de hacer rentable la muerte.

El sicariato es un fenómeno que ya no es ajeno a la realidad de los venezolanos. La asociación civil Una Luz por la Vida estima que en Táchira hay más de 1.606 casos de muertes por encargo en los últimos siete años. El presidente de esta ONG, Pedro Díaz, explica que tan sólo este año han reportado 432 casos de sicariato en Táchira, el doble de casos que el año pasado. Además hay otros 500 más en Cumaná y 700 en total en el estado Anzoátegui.

Pero éstos no son los únicos estados afectados. El sicariato llegó a la capital desde hace varios años, pero fue en 2006 cuando se hizo frecuente. Desde entonces, en Caracas se han registrado por lo menos siete casos atribuidos a asesinos a sueldo. De esos, tres fueron cometidos durante estos primeros seis meses de 2008.

Este año el primer caso de sicariato que tuvo como escenario la ciudad de Caracas ocurrió el 27 de marzo contra Betty Araujo. Esta mujer de 40 años fue interceptada en Los Chaguaramos por un parrillero que le disparó desde una moto.

También, el 2 de abril murió José Gregorio Colina (42) en Lomas de La Trinidad. El sicario lo esperaba de pie en una esquina donde el comerciante tenía que detenerse para virar. Y el caso más reciente fue el ataque contra Pierre Gerges, vicepresidente del diario Reporte de la Economía. Hasta ahora ningún caso ha sido resuelto y se une a la larga lista de hechos que señalan que sólo tres de cada 100 casos tienen solución policial.
Imitación sin castigo

Expertos señalan que Venezuela adoptó el sicariato de países como Colombia y México. Las razones por las cuales este fenómeno salió de la frontera y encontró "cobijo" en la ciudad son: la creciente impunidad ante los crímenes, la poca confianza en la policía y el sistema judicial y la posibilidad de conseguir asesinos a sueldo con mucha más frecuencia que en otros tiempos.

El ex director del Cicpc, Eliseo Guzmán, afirma que a través del sicariato es más que complicado establecer la relación que tiene la víctima con el victimario. Capturar al sicario es casi imposible. "Si la policía no encuentra al sicario, no puede establecer relación entre la víctima y quién lo manda a matar. Este es un delito que ocurre en otros países por el narcotráfico, pero en Venezuela lo imitamos. Sin embargo, aquí se ha pervertido tanto que cualquier individuo mata por cualquier precio o por cualquier razón: si alguien lo mira feo, o tiene problemas personales. Así, nos damos cuenta de la educación tan ligera que tienen los ciudadanos. No hay valores. Sólo se requiere tener un arma y que ofrezcan un pago irrisorio por un homicidio. Un homicidio que podría ocurrir tal vez sin pago alguno".

Extraoficialmente se pudo conocer a través del Cicpc que es difícil establecer qué es un sicariato. "Para determinarlo debe tener una autoría intelectual. Quién contrata a alguien para matar a otro. Es difícil hacer el nexo. La mayoría de los casos son por venganza, pasional, robos, son problemas domésticos. En Táchira matan por venganza, porque alguien es informante de la policía o porque tiene problemas de narcotráfico", afirma un funcionario.

Según los medios de prensa tachirenses, todos los días mueren unas tres personas de manera violenta, mientras que Una Luz por la Vida estima que en esta entidad se registraron unos 372 homicidios en 2007. De ese total, aseguró el director de la institución, 267 personas murieron a manos de sicarios.

En Táchira los homicidios no cuentan con testigos presenciales. Quien ve el hecho no declara por miedo.

La semana pasada, Yolanda Sapiain, directora de Delitos Comunes de la Fiscalía General, explicó a través del programa radial En sintonía con el Ministerio Público, que llevan contabilizados 109 casos de sicariato en todo el país durante los últimos dos meses. De éstos, 11 casos están siendo enjuiciados. "El móvil es económico, es una manera fácil de conseguir dinero".

Por su parte, Fermín Mármol León, ex ministro de Interior y Justicia, refiere que la situación del sicariato llegó a la capital y se extendió a otras tierras fuera de la frontera por la epidemia delictiva que vive Venezuela. "Tenemos 20 años con una criminalidad más agresiva. Hay que destacar que en los últimos 10 años la situación ha empeorado porque el Estado no ha creado políticas públicas eficientes y efectivas. Eso es lo que necesitamos", enfatizó Mármol.

Según Mármol, es importante que el Estado se dé cuenta de que hay que adaptar las leyes a las nuevas modalidades. "Hay que crear políticas que defiendan al ciudadano y que luchen contra la criminalidad".

En su libro La danza de las luciérnagas, Mármol León plasma que el francés Alexandre Lacassagne señaló en 1985 que "el medio social es el caldo de cultivo de la criminalidad. El microbio es el criminal, un elemento sin importancia, hasta el día en que encuentra el caldo que lo fermenta. Es el medio social el que hace posible que se manifieste la conducta antisocial del individuo. Las sociedades tienen los criminales que se merecen".
En busca de una solución

Elisio Guzmán explica que se están formando redes sociales en el país que comienzan a pedirle al Estado algún tipo de respuesta. "Las familias comienzan a comunicarse con amigos para buscar apoyo y denunciar. Sin embargo, también hay personas que toman la justicia por sus propias manos".

Mientras tanto, en Táchira, la policía intenta aplicar medidas de control con los vecinos. Según Pedro Díaz, Una Luz por la Vida y la Alcaldía firmaron este viernes un acuerdo para actuar en conjunto. "Nos entrevistamos con el alcalde William Méndez y hablamos de seguridad. Él nos explicó el plan de la Policía Municipal y le hicimos observaciones. No se trata de montar puntos de control en las entradas de los barrios, sino de que monten especies de Barrio Adentro pero con policías. Que la policía patee el barrio. Llegamos a un acuerdo de que dentro de 15 días la fundación prestará ayuda como informante. Si recibimos información se la daremos a la policía y a un coordinador del Ministerio Público".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog