Raúl Isaías Baduel: "Debemos prepararnos para el fin del negocio petrolero"

Por Venezuela Real - 25 de Junio, 2008, 11:53, Categoría: Petróleo/Energía

ROBERTO GIUSTI
EL UNIVERSAL
25 de junio de 2008

Entrevista // Raúl Isaías Baduel, ex ministro de la Defensa
Baduel habla del pasado y advierte que el 13 de abril del 2002 se convirtió en el defensor de la democracia y no de un hombre que pretende perptuarse en el poder
"Los yacimientos de crudo convencional disminuyen y debemos prepararnos para la Venezuela postpetrolera"

Agobiado por los temas de la coyuntura Raúl Isaías Baduel casi respira de alivio cuando se le plantea una conversación sobre algunos contenidos de su libro Mi Solución, donde aborda temas como la educación, el petróleo, la ideología y la Constituyente, que siendo centrales a la hora de plantearse qué tipo de sociedad es la del futuro inmediato, son eclipsados por el escándalo del momento.

-Luego de leer su libro la impresión inicial es que se ha venido preparando desde hace tiempo para el ejercicio del poder. Sin embargo, no se entiende ¿por qué, con esa visión, que parece la de un civil, tomó el camino militar?
-Porque soy un civil. En el paroxismo de su gloria Bolívar dijo que no había título más grande que el de Libertador, pero cuando llegó al decantamiento de su vida advirtió que sólo aspiraba a ser un ciudadano. Estoy orgulloso del status adquirido en la institución armada, pero básicamente soy un civil. El más alto de los deberes militares es el deber cívico. Un soldado debe ser un ciudadano soldado al servicio de la nación. En esa visión siempre procuré conjugar palabras con hechos.

-En términos ideales un militar no puede llegar a la presidencia. A menos que planificara las cosas como han venido saliendo y ahora, retirado, ande en esa tesitura.
-Mi deseo es servir en grande y ser útil. Para ello le pido a Dios, como instrumento apropiado de sus designios, que me dote de humildad, paciencia y sabiduría. En abril del 2002 di mi aporte con el pueblo en defensa de la democracia. Lo mismo ocurrió el diciembre pasado. Esa ha sido mi línea.

-Pero esa línea tiene una dinámica, continuidad y objetivos. ¿Cuál es su último objetivo?
-Servir. Más que escribir un libro he elaborado una propuesta, un alerta que no sólo se queda en el diagnóstico, sino que presenta soluciones. La idea central es que debemos prepararnos para la Venezuela post petrolera, pero también se señala una vía para que todos echemos las bases del país del futuro, blindando y fortaleciendo la democracia a través de una convocatoria del poder originario. Una Asamblea Constituyente, pacto máximo de amplio consenso, donde deben estar representados todos los sectores.

--En el capítulo donde usted analiza la teoría de los picos petroleros, la conclusión que uno podría extraer es que Venezuela ya perdió el autobús y el tiempo, así como las circunstancias, nos impedirán la famosa siembra del petróleo porque éste se agota.
-El país puede tener petróleo para 200 años pero ¿es qué acaso el resto del mundo va a esperar a que los venezolanos se decidan a aprovechar esa riqueza para acceder al desarrollo? Los países consumidores, sobre todos los EE.UU., que desde los años 60 consumen no menos del 25% del petróleo que se produce en el mundo, han llegado a la conclusión de que a partir del año 2005 y hasta el 2025 deben tomarse acciones para la edad postpetrolera. Nosotros debemos prepararnos para el fin del negocio petrolero, cuando el petróleo deje de ser la fuente de la energía primaria. Yo vengo estudiando el tema, con disciplina metodológica y rigor científico desde antes del paro petrolero. En una línea de seguridad y defensa elaboré un proyecto de investigación, "Los Asuntos Energéticos: la tecnología y la Seguridad del Estado" y desde entonces participé en foros con las comunidades. Dijeron, por eso, que yo tenía otras intenciones, pero mi aspiración es alertar sobre un tema vital. En un evento con asistencia de la plana mayor de PDVSA, parafraseando a Clemenceau ("La guerra es un asunto muy serio para dejárselo sólo a los generales") dije que el petróleo es para los venezolanos un asunto tan serio que no se lo podemos dejar sólo a los petroleros".

-Dice usted que buena parte del petróleo puede quedarse en el subsuelo porque surgen fuentes alternativas de energía, pero al mismo tiempo dice que Venezuela será, en la segunda mitad del siglo, presa apetecible de países poderosos, ávidos del poco petróleo aún disponible. ¿No es esa una contradicción?
-Cuando hablamos de picos petroleros nos referimos a los petróleos convencionales. No niego la potencialidad de nuestro país en cuanto a las reservas de la Faja Petrolífera...

-Aun cuando señala que es mucho menor a las estimaciones del gobierno.
-Hemos visto cómo se han sobreestimado las reservas. Los grandes yacimientos nacionales, Lagunillas y Bachaquero, han experimentado un notable decrecimiento en la producción y el más joven de ellos (El Furrial), también ha tenido un sensible descenso. Entonces, no se trata de que haya petróleo o no, sino del fin del negocio petrolero. En los años veinte mucha gente pensó que el carbón era insustituible y aunque todavía se sigue explotando, hace ya mucho dejó de ser la principal fuente de energía. Las grandes empresas petroleras hace tiempo invierten cantidades considerables a la búsqueda de energías más limpias y alternativas.

-De acuerdo con esa tesis, ¿cuáles son las previsiones que debe adoptar Venezuela?
-Debemos aprovechar debidamente esa riqueza.

-Le preguntaba si hay tiempo ya para hacerlo.
-Estamos en una carrera contra el tiempo

-La falta de tiempo se compensa por el nivel de precios. Hoy el petróleo es más caro de lo que era dable imaginar hace apenas quince años.
-Eso forma parte de los enemigos del negocio petrolero. Primero están las razones ecológicas, el calentamiento global. Luego las geológicas: por cada barril que se descubre o produce, se consumen tres. Por cada kilo de carne que consumimos gastamos siete litros de petróleo. También hay consideraciones estratégicas porque los grandes yacimientos se ubican en zonas conflictivas. Así, no habrá país que pueda sostener la demanda petrolera mundial, el producto escasea (por lo menos los crudos convencionales) y el disponible es un petróleo pesado, extra-pesado y arenas bituminosas que encarecen los costos. Además de eso debemos considerar la hambruna y recesión económica mundial y sus consecuencias. Entonces, hay que tomar medidas ya. Una de las grandes inversiones que debemos hacer es en educación. Educación para el trabajo, la industrialización acelerada, la educación social y para la edad postindustrial (sociedad y economía del conocimiento).

-Usted habla de un proceso de industrialización acelerada y al mismo tiempo de una sociedad post industrial. ¿Cómo se explica eso?

-No deberíamos estar en eso, pero aquí se ha desmanteló el aparato industrial y más del 80% de los bienes y servicios son importados. Creo que hay una intencionalidad porque en la medida en que se desmantele el aparato productivo dependemos más del gobierno, vale decir, de quien maneja la chequera petrolera de manera arbitraria. Alguien a quien no le importa ser el reyezuelo de una Venezuela depauperada y pobre en tanto y cuanto se mantenga en el poder.

-En el libro usted reniega de las ideologías por carecer de base científica. Reconoce haber estado a la izquierda del espectro político, pero explica por qué se movió de allí. Reniega del marxismo, del materialismo dialéctico, del histórico, de la lucha de clases y del marxismo como disciplina científica. Pareciera haber un barajo en su manera de estructurar pensamientos y ofrecer soluciones.
-Hay un orden pragmático y también sinceridad. Si el país está caminando por un sendero estrechísimo, desviarnos en debates ideológicos, nos puede llevar al foso. Antes que entrar en esa discusión, debemos ir arriba y hacia adelante. El pueblo demanda soluciones.

-Pero eso requiere definiciones de carácter político que le van a dar orientaciones pragmáticas a su gobierno ¿Qué papel juega el Estado en su estrategia de desarrollo? ¿Será un Estado liberal mínimo o un super-Estado entrometido y mandón?
-Luego de que el pueblo ratificara su vocación democrática debemos darle contenido social, reconocer las demandas populares y dar nuestro aporte para revertir el estado de exclusión.

-En el marco de una economía de mercado.
-En una economía donde el capital privado tenga cabida. ¿Acaso el capitalismo de estado ha sido beneficioso donde se ha querido aplicar?

-Tampoco lo es la Norteamérica neoliberal de Bush.
-No estoy apuntando hacia eso. Debemos buscar el caminos apropiado y construir nuestro propio modelo.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog