El Déjà vu económico de Chávez

Por Venezuela Real - 30 de Junio, 2008, 10:59, Categoría: Economía

Luisa Benavides
TalCual
30 de junio de 2008

El Plan de Reimpulso de la economía productiva que lanzó el Presidente el pasado 11 de junio, no es más que una versión reencauchada del programa propuesto hace ocho años para articular los sectores productivos, qué se conoció como la Constituyente económica

Pocos se han percatado aún de que los anuncios efectuados por el presidente Hugo Chávez el pasado 11 de junio de 2008, para regir la economía en los próximos meses y reactivar la producción nacional, constituyen una versión reencauchada del decreto Nº 923 del 5 de agosto de 2000, mediante el cual el mandatario nacional estableció hace ocho años la creación de la Comisión Presidencial para la Constituyente Económica.

Tras la aprobación de la constitución de 1999 y luego de su relegitimación en julio de 2000, Chávez anunció un ambicioso programa de Gobierno que contemplaba un plan de inversiones (conocido como la sobremarcha) y la conformación de cinco comisiones de alto nivel para atender los problemas de seguridad social, desempleo, inseguridad ciudadana, alimentación popular y estímulo al desarrollo productivo.

Esta última, bautizada como la "Constituyente Económica" (todavía estaba de moda el término "constituyente") tenía por objeto "generar e impulsar un amplio y profundo proceso de participación de todos los sectores económicos, productivos, comerciales y financieros, en el diseño, elaboración y ejecución de proyectos y políticas, para lograr el definitivo desarrollo del régimen socio económico señalado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela".

Al igual que lo hizo la noche del 11 de junio en el Hotel Alba Caracas, el decreto Nº 923 intentó reparar en 2000 el puente (en ese año fracturado y ahora casi completamente roto), entre el sector privado y el oficial para que, conjuntamente, impulsaran la producción y establecieran bases sólidas a fin de lograr una economía fortalecida.

Quizás la única novedad ahora, es que de los 500 millones de dólares anunciados por Chávez para financiar el proyecto este año (los otros 500 millones se entregarán en el 2009), el Gobierno Nacional le dio la potestad a Empresarios por Venezuela (Empreven) para distribuir 100 millones de Bs. F. entre distintos proyectos q! ue secto res productivos y Consejos Comunales de todo el país postulen para optar por financiamiento.

Esta búsqueda de proyectos también fue emprendida por la Comisión Presidencial para la Constituyente Económica. Pero a diferencia de este año, parte de los recursos no fueron otorgados a un gremio o a una organización en particular, sino que toda la Comisión, que agrupaba a representantes del sector turismo, industrial, empresarial, alimenticio, comercial, petrolero y bancario, recorría todo el país para conocer los distintos proyectos que planteaban empresarios y expertos de áreas específicas para fortalecer los sectores claves de la economía.

PRODUCTIVIDAD INALCANZABLE

La premisa que acompañó al proyecto del 2000 establecía que "El proceso Constituyente Económico permitirá la transición de nuestra economía rentista a una economía productiva a través de la transformación de los medios de producción". Esto recuerda las palabras dichas hace dos semanas por el recién nombrado ministro de Finanzas, Alí Rodríguez Araque, quien expresó en el programa de José Vicente Rangel que está ante el reto de enfrentar la inflación sin provocar sacrificios en la población. "Y, además, dar impulso a la estrategia que permita acelerar el tránsito de la economía rentista a la productiva. Ambas tareas nada fáciles de concretar".

Por lo visto, esto se le ha dificultado al Gobierno. Ocho años después de la propuesta constituyente, aún sigue la lucha por una economía que no dependa exclusivamente de las rentas petroleras, y así lo admitió el ministro de Finanzas: "Hay que partir de que vivimos en una economía rentista, sustentada en el petróleo. Es un recurso que no requiere ningún esfuerzo productivo. El rol del Estado venezolano es la distribución de ese ingreso".

La Constituyente Económica también consideró que la economía nacional requiere evolucionar a una actividad diversificada que permita enfren! tar los retos del país, con la participación de los actores sociales involucrados.

UN SALUDO A LA BANDERA

Francisco Natera, representante por el sector empresarial en la Comisión Presidencial para la Constituyente Económica, recuerda de manera positiva la experiencia de hace ocho años cuando la delegación recorrió el país para buscar y recibir planteamientos. La Comisión Presidencial estuvo enfocada en aprobar proyectos dirigidos a romper el esquema de las importaciones y en el estímulo al empresario privado.

Consultado por TalCual sobre los resultados de la Constituyente Económica, Ignacio Salvatierra, presidente del Banco Inverunión y uno de los ocho miembros de la instancia, en la que representó al sector bancario, se abstuvo de emitir comentarios al respecto. "No tengo nada que decir", dijo desde el exterior.

Lo cierto es que la Comisión Presidencial para la Constituyente Económica nunca arrojó resultados tangibles. Jamás se conoció el total de proyectos presentados (aunque en una ocasión, cuando ocupaba el ministerio de Estado para las Zonas Económias Especiales, Natera señaló que la cifra superaba los 7.000). Tampoco se informó nunca cuántas iniciativas productivas fueron respaldadas económicamente por el Estado, ni cuál fue el resultado final. Menos aún se conoce el número de empleos que se generaron o cuántas empresas nuevas surgieron.

Para la historia. La Constituyente Económica no pasó de ser una idea plausible, impulsada por personas con buenas intenciones, pero cuyos resultados, después de ocho años, brillan por su ausencia.

Lo único cierto es que sus objetivos siguen intactos después de ocho años.

RETOMAR LOS LOGROS

Natera considera que los proyectos financiados en el 2000, deberían ser reimpulsados este año para no perder los logros que muchos de esos planes alcanzaron.

"Yo diría que más del 60% de los proyectos están vigentes. Se debería constituir una comisión especial entre empresarios y gobiernos, presidida por el ministro de Planificación y Desarrollo, Herman El Troudi, para darle continuidad a los logros alcanzados".

Sobre el financiamiento actual de proyectos emprendidos por los consejos comunales, el empresario considera que podría ser viable y sustentable en el tiempo si el Gobierno articula y asesora de manera adecuada a las comunidades.

"Sí creo en algunos proyectos importantes emprendidos por pequeños empresarios que estén bien organizados".

Natera expresó que aunque los planes gubernamentales siguen siendo los mismos, lo único que h a cambiado desde 2000, y que puede marcar la diferencia, es el precio del barril petrolero, que alcanzó el jueves los 140 dólares. "En 2000 el Estado no tenía tantos recursos.

Hoy en día, hay más recursos que alimenten a los entes productivos para, finalmente, quitarnos la dependencia importadora que tenemos de los rubros alimenticios. Los alimentos en el mundo están muy costosos y escasos".








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog