A precios regalados - Gasolina y soberanía

Por Venezuela Real - 2 de Julio, 2008, 12:02, Categoría: Petróleo/Energía

El Editorial
El Nacional
02 de julio de 2008

El viernes pasado el presidente Chávez reiteró que no habrá aumento en el precio de la gasolina. Se jactó de que "en nueve años no hemos modificado los precios del combustible, ni está previsto en el horizonte inmediato incrementarlos". Argumentó que "la gasolina es un tema de soberanía". Contradice así lo que dijo el año pasado, cuando anunció que se decretaría tal aumento, y explicó que debido a los bajos precios que pagan los venezolanos por la gasolina, más valía la pena regalarla.

El Presidente también le da la espalda al incremento de los precios de los hidrocarburos en el mercado internacional, que se han más que duplicado durante el último año. Y no toma en cuenta que si parte de los millones de litros que se consumen irresponsablemente en nuestro país se exportaran, se obtendrían recursos capaces de financiar la construcción de escuelas, hospitales y otras obras que tanta falta hacen.

La gasolina en Venezuela es la más barata del mundo (4,5 centavos de dólar por litro) y se paga por ella veinte veces menos que en la mayoría de los países. Esto ha generado un consumismo desenfrenado: en lo que va de año se han duplicado las importaciones del combustible. Antes, durante la cuarta república, era uno de los principales derivados nacionales del petróleo. Hoy, en la quinta y destartalada república, no sólo la traemos del exterior sino que la diferencia de precio hace que cada vez sean mayores los volúmenes contrabandeados a Colombia, Brasil y Guyana.

Líderes conocedores y nacionalistas, como Juan Pablo Pérez Alfonzo, sostuvieron que el ejercicio de la soberanía sobre el petróleo consistía en evitar que se malgastara la principal riqueza nacional, que es, además, un recurso no renovable. El enfoque del actual gobierno es diferente y se basa en que puede hacer lo que le da su "soberana gana" con la riqueza de todos los venezolanos, incluso regalarla al extranjero, para sus fines políticos y electorales.

Paradójicamente, el ansia de despilfarro ha ido acompañada por la incapacidad para aumentar la producción petrolera, lo que se ha traducido en cada vez mayores importaciones de gasolina, que se compra muy cara y se vende muy barata aquí. Esto, a lo mejor, explica el peligroso y creciente endeudamiento de Pdvsa.

Si la gasolina subsidiada se usara para aumentar la producción de alimentos y otros bienes básicos, y mantenerlos a precios accesibles, quizás se justificaría el argumento de no incrementar su costo. Pero la mayoría del consumo se destina a los autos particulares y, como es fácil constatar, el subsidio se traduce en múltiples congestionamientos de tránsito en las principales ciudades del país, empezando por Caracas.

La gasolina barata es todo lo contrario a una solución: no evita el desabastecimiento, ni es un remedio para reducir la inflación.

Pero eso parece no tener importancia. Mientras tanto, se despilfarra alegremente una riqueza nacional que, a escala mundial, cada vez se cotiza a precios más altos.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog