"El policía es maltratado, mal pagado y ni los delincuentes lo respetan"

Por Venezuela Real - 3 de Julio, 2008, 15:33, Categoría: Seguridad/Inseguridad

THABATA MOLINA
El Nacional
03 de julio de 2008

Durante 2008 han sido asesinados 13 efectivos y otros 25 han sido heridos mientras trabajaban o en su vida como ciudadanos
El cabo de la PM Néstor Cárdenas se recupera de los disparos que le hicieron cuando tomaba café

"No vale la pena que sean policías. Son maltratados, mal vestidos, mal pagados y ya ni los delincuentes los respetan. Para Luis, su trabajo es lo máximo. Él ahora está luchando y se tiene que recuperar", expresó Jenny Lorca, esposa del cabo primero de la Policía Metropolitana, Néstor Luis Cárdenas, quien fue herido de ocho tiros el pasado martes cuando tomaba un café.

La vida de Cárdenas, de 43 años de edad, está en manos de Dios y de los médicos de la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Loira. Es el vigésimo quinto policía metropolitano que ha resultado herido en lo que va de 2008, según la estadística que lleva el comisario Wilmer Flores Trosel, director de la PM, quien el martes pasado informó que otros 13 policías han muerto este año. Muchos de ellos no se encontraban en funciones profesionales.

Fueron atacados cuando realizaban acciones de la cotidianeidad ciudadana, como desplazarse en el transporte público o caminar hasta su hogar.

Néstor Luis Cárdenas fue atacado, según la versión que manejan sus familiares, cuando salió del Destacamento 81 de la PM a comprar un café. Esa sede de la PM está ubicada en Quinta Crespo. Eran las 4:00 am, y lo que han contado las personas más allegadas a él, es que un sujeto descendió de una camioneta azul frente a la arepera 24 horas y le hizo 8 disparos cuando el policía se resistió a entregar la pistola Glock 9 mm que le asignaron para trabajar.

Ese mismo día, el cabo primero cumplía 17 años dentro de la institución policial.

Toda una vida.

Desde las escaleras de emergencia de la clínica donde se recupera su esposo, Jenny Lorca contó cuáles fueron las circunstancias que llevaron a Luis a convertirse en un PM: "Él primero empaquetaba esponjas de fregar en una fábrica que estaba en Vista Alegre. Después decidió cumplir el servicio militar, y cuando salió, ingresó a la escuela de la Policía Metropolitana. Desde entonces vivió para ser un policía".

El pronóstico médico de Cárdenas no es alentador, pero sus familiares tienen fe en que se recuperará. De los ocho disparos que recibió tiene una bala alojada en la médula espinal, otra en la columna; un tercer proyectil quedó incrustado en su pierna derecha y otro le provocó una perforación en un pulmón. Sin embargo, los galenos que lo atienden aseguraron a su esposa que tras haber superado las primeras 24 horas, la situación era delicada, pero estable.

El funcionario tiene tres hijos pequeños y dos adultos. Hace pocos meses se mudó con su familia a una casa propia en Nueva Cúa, después de haber vivido durante casi toda su vida en Carapita.

Esperaba que lo ascendieran pronto a Sargento, y su esposa desde hace tres años le repetía frecuentemente que pidiera la jubilación por incapacidad, porque fue operado de hernias en su columna y todavía estaba convaleciente.

Profesión ingrata.

Legalmente la Policía Metropolitana no existe desde abril cuando se aprobó la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional, tal como lo dice en una de sus Disposiciones Transitorias.

En febrero, el cuerpo policial fue entregado por la Alcaldía Mayor al Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia, y desde entonces se encuentran en un limbo administrativo.

"Antes un malandro para atacar a un policía uniformado tenía que estar acorralado y verse envuelto en un enfrentamiento, pero ahora nos atacan, nos roban y nos matan como a cualquier otra persona, porque la delincuencia ya no respeta a nadie", expresó uno de los compañeros de Cárdenas, quien hacía vigilia en la clínica.

Para el cuerpo policial, relató el funcionario, es preocupante el nivel de violencia e inseguridad que se vive en el país, pero considera que lo más grave es que el hampa se siente apoyada.

El funcionario recordó que hace un par de semanas 14 funcionarios de la PM resultaron heridos cuando intentaban huir del ataque de un grupo armado que hace vida política en la parroquia 23 de Enero.

Otras víctimas.

Cárdenas es el tercer funcionario de la PM atacado durante la última semana. Otra de las víctimas de la violencia y la inseguridad fue el agente Luis Jeferson Reyes, de 23 años de edad, quien recibió múltiples heridas por arma de fuego cuando llegaba a su casa, y fue sorprendido por un enfrentamiento entre bandas. El joven estaba adscrito a la brigada motorizada de ese cuerpo policial y fue herido justo cuando regresaba de la guardia.

El hecho ocurrió en el sector Ciudad Tablita de Barrio Nuevo, parte alta de La Pedrera, en Antímano. El policía fue trasladado hasta el hospital Miguel Pérez Carreño y actualmente se recupera de las heridas que recibió.

El pasado domingo, otro funcionario de ese cuerpo policial perdió parte de su dentadura tras recibir varios golpes en la cara, cuando fue sorprendido por un par de atracadores, quienes intentaron robar a los pasajeros de un jeep troncal de la línea Unión de Conductores Amigos de San Blas en Petare.

El sargento primero Fernando Guerra, de 45 años de edad, trató de frustrar el atraco y disparó contra uno de los asaltantes, mientras que el otro lo golpeó y huyó del vehículo. El hecho ocurrió en Guaicoco, en el barrio San Pascual.

El 12 de junio, un cabo primero de la PM también recibió un tiro en la cabeza cuando intentó frustrar un robo que perpetraban dos hombres en una camioneta de pasajeros, que cubría la ruta Santa Teresa del Tuy-Caracas. Respondía al nombre Gustavo Aguilera Cedeño, de 41 años de edad.

El funcionario se dirigía a su trabajo y forcejeó con uno de los atracadores que portaba una escopeta, pero no se percató que por detrás tenía al otro delincuente quien le hizo el disparo en la cabeza con un revólver.

El 12 de mayo asesinaron al inspector de la PM, Denis de Jesús Vargas Jaimes, de 34 años de edad. Lo mataron de tres disparos en el tórax, a las 9:50 pm, cerca de la comandancia general de ese cuerpo policial en Cotiza. Le dispararon cuando trató de frustrar el robo de una camioneta. Tenía 8 años al servicio de la PM y estaba adscrito a la Dirección de Orden Público, en la subcomisaría Rafael Urdaneta.

El 3 de mayo falleció el cabo primero Jonathan Andrade, de 25 años de edad, quien fue atacado por tres sujetos cuando compartía con unos amigos en la entrada de la parroquia universitaria, frente a la Universidad Bolivariana en Los Chaguaramos. Andrade era escolta del ex subdirector de la PM, Víctor Rey, y antes de ocupar ese cargo estuvo en la Dirección de Investigaciones.
 
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog