Hugo loves FARC

Por Venezuela Real - 6 de Julio, 2008, 11:06, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

TULIO HERNÁNDEZ
El Nacional
06 de julio de 2008

Entre todos los capítulos oscuros que Hugo Chávez ha escrito en esta ya larga novela que ha sido su gobierno, hay uno, la solicitud de un minuto de silencio como homenaje póstumo al terrorista faraco Raúl Reyes, que no debemos olvidar jamás porque constituye la más grosera prueba de su errática y vergonzosa decisión unilateral de colocar al Gobierno y a la nación venezolana al servicio de la lucha violenta y terrorista de las FARC.

Hugo Chávez, no debemos olvidarlo ahora que, sabiendo con exactitud lo que venía, huyó hacia adelante proponiéndoles que liberaran a los rehenes y sentenciando que la lucha guerrillera ya no tenía cabida en Venezuela, no solamente trató como un héroe de la lucha libertaria de los pueblos latinoamericanos al hombre que un bombazo del Ejército colombiano lanzado en suelo ecuatoriano había sacado de este mundo, sino que inició como ningún otro gobernante latinoamericano una campaña internacional para que el Gobierno colombiano reconociera a las FARC como un ejército beligerante, incluso, como un Estado dentro de otro Estado.

Chávez y, por sus órdenes, VTV, y a través de ella decenas de seguidores oficialistas que repiten como autómatas cuanto argumento insostenible por un demócrata se le ocurre al "padrecito", se dedicaron por un largo tiempo a desarrollar una estratégica campaña de proselitismo hacia la población venezolana dedicándose a demostrar la justicia de la lucha de las FARC y su heroicidad y a condenar al presidente Uribe, al empresariado y al Gobierno colombiano.

Al punto de que en uno de sus largos ejercicios dominicales de incontinencia verbal, ordenó, sin consultarle a nadie, ni siquiera a la Asamblea Nacional, la movilización de 11 batallones para que tocaran tambores de guerra en la frontera con Colombia en la ocasión en que se produjo la persecución en caliente del Ejército colombiano en territorio ecuatoriano.

No hubo entonces ningún intento de comprensión hacia el gobierno de Uribe. Llamada a ambos gobiernos para que dialogaran y resolvieran el conflicto en la mesa de negociación. Hubo sólo bravuconada. "Si me llegas a hacer lo mismo –le dijo a Uribe, agigantado, porque así habla cuando se refiere al país, que él supone de su propiedad–, ten la seguridad de que te respondo a cañonazos".

Se quedó con los batallones y los crespos hechos. Porque la única respuesta que recibió de Colombia en la frontera, para ser más exactos en el puente internacional que une San Antonio con Cúcuta, fue un concierto inolvidable por la paz entre los pueblos, convocado por Juanes, el cantante colombiano, que logró movilizar a miles de jóvenes de ambos lados, ocupar la primera plana de todos los diarios importantes de América Latina y reunir la condena al silencio de todos los canales oficiales del Gobierno venezolano.

En cualquier país en el que existiera una verdadera democracia, y por tanto la autonomía de poderes se ejerciera como principio fundamental, Chávez sería sometido a una rigurosa investigación y seguramente condenado por su persistente ingerencia en los asuntos políticos internos de naciones amigas, por la malversación del dinero de los venezolanos que esas acciones traen consigo y, sobre todo, por el apoyo explícito al que sin lugar a dudas era, y aún es, un movimiento guerrillero que ha hecho del secuestro –ese crimen tan vil contra la dignidad personal– un método industrial de supervivencia.

La historia algunas veces, parafraseando a Serrat, nos besa en la boca. Y esta vez ha ocurrido así. La tarde del pasado miércoles, después de que nos enteramos de la liberación de 15 de los 700 rehenes de las FARC, fue de alivio, de fiesta y de celebración, no sólo para el pueblo colombiano sino para todos aquellos que en diferentes lugares del mundo apuestan por la paz y por la solución de las diferencias políticas a través de vías democráticas.

Sólo Correa, el presidente de Ecuador, Ortega, el de Nicaragua, y Hugo Chávez, el de Venezuela, y por supuesto sus seguidores aún atrapados por el mito hippie-guevarista, hacían un esfuerzo por sonreír ante las cámaras y ocultar el rictus de amargura que la derrota de las FARC y la consolidación del triunfo de Uribe y 98% de los colombianos que le apoyan en la lucha antiguerrillera les genera.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog