Plan Nacional de Desarme

Por Venezuela Real - 6 de Julio, 2008, 10:44, Categoría: Seguridad/Inseguridad

Juan Martín Echeverria
El Universal
06 de julio de 2008

Vivimos en zozobra permanente cuando los remedios están al alcance de las autoridades

El régimen durante más de nueve años ha utilizado la consigna de una revolución pacífica pero armada, lo cual deja detrás de la puerta la adquisición de aviones, helicópteros, misiles y AK47 por millares de dólares. Igualmente está presente en el escenario la Reserva con sus activistas armados, los grupos paramilitares del 23 de Enero y el FBLN. En fin el lenguaje del oficialismo, la actitud corporal y los acuerdos con Irán, Bielorrusia, Cuba y Zimbabue, son un mensaje de especial significación.

En esa atmósfera belicista las autoridades responsabilizan de la abrumadora violación del derecho a la vida, a la actuación de paramilitares en los barrios, la lucha entre bandas y la criminalidad como fenómeno mundial. En el camino sigue vigente la manipulación de las estadísticas delictivas y la imposibilidad de navegar con un velero sin viento, que en el caso que nos ocupa sería la voluntad política. ¿Cómo se explica que la administración pública esté mayoritariamente en manos militares y la inseguridad crezca incontenible?

Se impone un Plan Nacional de Desarme: a) Control estricto de las armas en poder del Estado y de los permisos para adquirirlas. b) Operación permanente de desarme en los barrios y mejorar la vigilancia en las fronteras. c) Identificación de las armas y municiones utilizadas por militares y policías, para facilitar la determinación de su origen; además del correspondiente disparo de prueba enviado al Archivo Balístico Nacional. d) Destrucción a corto plazo de las armas decomisadas previa toma de una muestra comparativa. e) Lo más importante, desarmar a los delincuentes que actúan en los barrios y sobre todo los que se amparan en su presunta filiación política. f) Implementar un programa contra el sicariato.

El pragmatismo sin escrúpulos se convierte en un tobogán por el que se deslizan las libertades, es injustificable la impunidad y por ende la reincidencia en los sectores populares, de personajes ampliamente conocidos que se movilizan con un kit revolucionario que comprende: moto, celular, armas y una indefinida patente de corso. Ahí está el nudo del problema de los delitos de alta violencia en los barrios; sin excluir los abusos de los funcionarios.

Hay un episodio descrito con lujo de detalles por los medios de comunicación social, que habría que investigar a fondo, se trata de la detención de un presunto militar activo en territorio colombiano, el cual tenía en su poder 40 mil cartuchos de AK47 cuya procedencia no ha sido aclarada. ¿Es tan sencillo disponer y trasladar este material bélico, como si se tratara de frutas o legumbres? El ocultamiento y el silencio son cómplices que fraternizan con la inseguridad. ¿A quién reportaba él o los detenidos?

En Venezuela como en la ranchera "la vida no vale nada" y la libertad de desplazamiento es cada vez más riesgosa frente a la criminalidad desbordada. ¿Quién no sabe que hay horarios para subir y bajar de las áreas populares, donde funciona un dramático toque de queda? Los ciudadanos vivimos en zozobra permanente, cuando los remedios están al alcance de las autoridades; sin embargo la voluntad política no existe y las víctimas potenciales del crimen lamentablemente somos todos.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog