Flores marchitas - Verdades dolorosas

Por Venezuela Real - 9 de Julio, 2008, 13:10, Categoría: Gente de Chávez

El Editorial
El Nacional
09 de julio de 2008

Ayer, la presidenta de la Asamblea Nacional, Cilia Flores, arremetió contra la periodista Cecilia Caione, de este diario, porque se atrevió a denunciar una situación que, a todas luces, se presenta como irregular. Se trata de la contratación de familiares y amigos por parte de la señora Flores, para que ejerzan funciones en los servicios administrativos del parlamento bolivariano que ella preside. Como puede observarse, estamos ante una denuncia que no proviene de la oposición política, sino de los trabajadores y empleados oficialistas, quienes con documentos en la mano señalan que en la AN se violan las leyes laborales.

No presenciamos entonces una maniobra de la oposición ni tampoco una jugarreta de sectores golpistas. Son trabajadores que exigen sus derechos, que apelan a la Ley del Trabajo y que reclaman el cumplimiento de los términos contractuales y de las normas convenidas con la propia presidenta de la Asamblea Nacional. En vez de caerle encima a la periodista, la señora Flores ha debido darles una respuesta satisfactoria a sus propios empleados que, como todos imaginamos, han acudido a la prensa como un último recurso.

Lo que está claro, independientemente de la rabieta pública de la señora Flores, es que existe un clima de intranquilidad y de rebeldía en el personal que labora en la Asamblea Nacional, que se siente preterido en sus ascensos de carrera, mejorías de sueldos y otros méritos a que tienen lugar por su buen desempeño. Esto que reclaman ya lo hemos vivido en otras parcelas de poder bolivariano, donde el hecho de trabajar duro, ser disciplinado y honesto no tiene ningún valor si aparece un familiar de Hugo Chávez, o de Diosdado Cabello, o Freddy Bernal, a quien de inmediato se le adjudica un buen puesto o se le contrata con un jugoso estipendio.

Desde hace tiempo se sabe que la Asamblea Nacional está vuelta un despelote mayúsculo, no sólo porque los pocos diputados que tenían algo que decir han sido acallados, perseguidos o humillados políticamente, o amenazados por el propio Gobierno que los llevó en sus listas electorales, sino porque la calidad de los debates que allí se desarrollan carecen de interés para la población, no insuflan ardor popular o provocan siquiera algo de euforia entre los bolivarianos. Y, desde luego, en la opinión pública no generan rechazo y, cuando mucho, a veces algún ciudadano hace un gesto como de quien se siente molesto por la presencia de una mosca en la mesa.

Al menos, la señora Flores debería sentirse halagada de que un periódico haya atraído hacia ella la atención de los lectores, no importa el tema tratado, que de lejos es escabroso y repugnante.

Pero al menos insultando a una periodista logró sus cinco minutos de gloria, para volver luego a su oscuridad habitual. Con la diferencia de que la periodista Cecilia Caione es una profesional respetada dentro de su gremio, sincera y hábil profesionalmente, y que jamás ha necesitado de un Presidente de la República para ser alguien en la vida.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog