Fideicomisos sirven como herramientas a la medida

Por Venezuela Real - 10 de Julio, 2008, 15:59, Categoría: Economía

MARÍA GABRIELA AGUZZI V.
El Mundo
10 de julio de 2008

Son instrumentos que permiten rendimientos sin altos riesgos
Buscan la transferencia de un bien para un objetivo futuro

Caracas. Los fideicomisos son instrumentos que en Venezuela pueden ser establecidos por personas naturales o empresas a través de instituciones financieras o compañías de seguro, y son catalogados por los especialistas como "trajes hechos a la medida".

Se conforman entre lo que técnicamente se denomina el fideicomitente (quien transfiere el contrato de propiedad y, en el caso de los de inversión, coloca dinero), el fiduciario (banco o empresa de seguro) y el beneficiario (que es finalmente quien gozará de la transferencia de la propiedad). De acuerdo con los expertos, se establece entre las tres figuras "un encargo basado en la fe, en la confianza".

En Venezuela, estos instrumentos son altamente conocidos en el ambiente laboral, pues ya es tradición que las prestaciones sociales de los trabajadores sean manejadas y administradas a través de actividades fiduciarias.

EL DE INVERSIÓN

Es común escuchar a jóvenes parejas que, ante el nacimiento de los hijos, conforman fideicomisos para su estudio en el futuro. También es harto conocido el caso de aquellos adultos contemporáneos que buscan en estos mecanismos la manera de garantizar el bienestar de sus años en la etapa de retiro.

Explica Ismael Ortiz, quien forma parte del grupo de facilitadores del Diplomado de Fideicomisos de la Universidad Metropolitana (Unimet), que similar a otras herramientas, cuando el interesado crea un fideicomiso aportando sus propios recursos, la entidad bancaria se encarga de buscar la manera más idónea de garantizar una rentabilidad que permita al cliente preservar su dinero.

En este sentido, Leonardo Ascenzi, también facilitador de la Unimet, señala que "en este tipo de operaciones no se eleva el riesgo buscando una mayor rentabilidad. Lo que se persigue es ganar un rendimiento con el menor riesgo posible".

Una vez que se establece el contrato de confianza, el fiduciario puede invertir el capital en papeles comerciales, bonos de la deuda pública o cualquier otro instrumento del mercado bursátil, con el fin de obtener la ganancia esperada, la cual, vale destacar, podrá ser utilizada únicamente para el fin que se estableció: si el fideicomiso persigue preservar el dinero para los estudios de un hijo, por ejemplo (en este caso él es el beneficiario), todos los recursos serán acumulados para cumplir tal objetivo.

Los especialistas son claros a la hora de fijar mínimos que pueden ser colocados en estas herramientas, pues aunque hay instituciones financieras que los conforman con montos no tan elevados, advierten que la remuneración (especie de comisión) que cobra la entidad financiera anualmente puede "comerse" la ganancia.

Es por ello que recomiendan a todos aquellos que estén interesados en el fideicomiso como mecanismo de protección de su capital que acumulen una cantidad importante antes de establecerlo, con el objetivo de que los rendimientos sean verdaderamente atractivos.

No obstante, aseveran que existen oportunidades a partir de los 5.000 bolívares fuertes en adelante.

No pueden tampoco especificar las tasas de rendimiento, pues éstas varían de acuerdo con las normas de cada institución, pero como señala Ortiz "se mueven igual a las del mercado", refiriéndose a que éstas fluctúan entre lo que paga un depósito de ahorro o de plazo fijo. "Claro está, puede variar si el fideicomitente está dispuesto a asumir más riesgo, pero eso queda claro a la hora de establecer el fideicomiso".

OTROS TIPOS

Existen variaciones de estos instrumentos, como los fideicomisos de administración (hoy día comúnmente utilizados por el Estado para la gestión de los presupuestos que año a año son asignados a los entes oficiales y que han hecho que la cantidad de recursos que se manejan con estos contratos haya crecido), y l! os de garantía, que además de dinero, aceptan la transferencia de todo tipo de bien.

De acuerdo con la Ley de Fideicomiso -vigente desde 1956- pue- den establecerse estos contratos con cualquier tipo de bien, "salvo aquéllos que sean estrictamente personales". En este sentido, los expertos ejemplifican: alguien puede transferir los derechos de autor de quien escribe un libro o una canción, pero jamás podrá hacer lo mismo con su capacidad creativa.

EL EVENTO

Durante el próximo mes de octubre, el país será anfitrión del VIII Congreso Latinoamericano de Fideicomiso (Colafi), actividad auspiciada por la Asociación Bancaria de Venezuela (ABV) que la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban) realiza año tras año.

Para esa ocasión, se espera que participen unas 600 personas y otros 200 invitados de Latinoamérica.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog