Después Del ‘Jaque’

Por Venezuela Real - 13 de Julio, 2008, 18:23, Categoría: Prensa Internacional

Editorial
El Tiempo - Colombia
13 de julio de 2008

Como lo mostró la reciente encuesta de Invamer-Gallup, luego de la operación ‘Jaque’, que logró la liberación incruenta de Íngrid Betancourt y sus compañeros, la euforia parece haberse apoderado del país. No solo el presidente Uribe exhibe cifras récord de popularidad (85 por ciento); no solo la liberada (Íngrid) y los liberadores (el ministro Santos, el general Padilla) le pisan los talones, sino que prácticamente en todas las áreas se registra una percepción generalizada de optimismo. Estado de ánimo tan explicable, como, posiblemente, pasajero.
Lo probable es que el país vuelva pronto a sus preocupaciones cotidianas.

Y, como lo muestra claramente la encuesta, la seguridad ya no es la primera de ellas: son la economía y la pobreza. Un mensaje que el Gobierno debe tener en cuenta en toda su complejidad y urgencia.

‘Jaque’ tiene obvios efectos políticos colaterales: la credibilidad de una Yidis Medina desciende y la del Gobierno sube; la gente apoya aún más que antes su legitimidad, y pasaron de 60 a 67 por ciento quienes la ratificarían en un referendo, y de 67 a 74 por ciento los que están de acuerdo con que el presidente Uribe se presente como candidato en 2010. Pero no solo sucede esto, claramente explicable por el éxito militar.

Hay también una percepción de que “mejoran” cosas tan disímiles y en principio poco relacionadas con la liberación como el control de la corrupción, la calidad de las carreteras, la construcción de vivienda social o el apoyo al agro y la vejez. Una verdadera oleada de positivismo parece haberse apoderado de los colombianos de las cuatro grandes ciudades donde se hace la encuesta. Habrá que ver qué tan duradera resulta.

* * * *

La sensación de que las cosas en el país estaban empeorando venía aumentando poco a poco, hasta que el éxito rotundo de la operación ‘Jaque’ disparó la impresión contraria. Pero cabe subrayar que desde abril pasado, el orden público y la seguridad han dejado de ser la preocupación principal, y lo que más inquieta a la gente es el poder adquisitivo y la economía. Y esta tendencia no cambió con el rescate de los secuestrados.

El porcentaje de quienes sienten que la economía está empeorando se mantiene por encima de los que creen que mejora. Bajó varios puntos la percepción de que el empleo mejora y subió la de que la situación del costo de vida empeora. Aunque la gente siente que la calidad de la asistencia a la vejez, del cubrimiento de salud y de los servicios públicos han mejorado, así como la lucha contra la pobreza, la idea de que esta empeora aún es más alta.
Aunque en casi todas las áreas la gestión del Presidente cuenta con alta aprobación, la de cómo se está gestionando economía ha caído desde marzo, y la desaprobación por el manejo del costo de vida supera de manera significativa a la aprobación.
Esto no es de extrañar. En la medida en que la seguridad mejora, deja de ser una preocupación central, y pasan a primer plano otras que no por habituales dejan de ser claves. Un gobierno abrumadoramente respaldado por su haber en la lucha contra la guerrilla puede empezar a ser juzgado por sus logros (o la falta de ellos) en otros frentes. Algo que los estrategas de Casa de Nariño seguramente incluirán en sus cuentas.

Es un hecho que la economía encara un panorama internacional preocupante, y las cifras internas dan muestra de cierto agotamiento. La revaluación, la inflación, el crecimiento del primer trimestre, el déficit fiscal, el balance en cuenta corriente son bastante menos de “mostrar” que la inteligencia y los logros militares. Si bien hay avances en la reducción de pobreza (sin olvidar la polémica en torno a su medición), Colombia sigue registrando un notorio saldo en rojo en este campo, así como en el de la aberrante inequidad del ingreso. Temas de fondo, como el de la tierra, siguen sin atenderse. Y no deja de ser sintomático que cosas tan elementales como la introducción de la Planilla Única para liquidar salud y pensiones acaben convertidas casi en un asunto de orden público.

* * * *

En el campo económico, la recomposición de las relaciones con Venezuela tras el encuentro el viernes de los presidentes Uribe y Chávez es una muy buena noticia para el país. Al fin de cuentas, ambos países se tienen entre sí como segundos socios comerciales. A pesar de la crisis, el crecimiento de las exportaciones colombianas al vecino país alcanzó el 40 por ciento en relación con el 2007. Se espera que esta nueva fase de cooperación –y los proyectos de infraestructura, comercio y pagos atrasados a exportadores que hacen parte de la nueva agenda– estimule el sector exportador y ayude a recuperar los preocupantes indicadores económicos. No se puede olvidar que no hay política de seguridad completamente exitosa sin el acompañamiento de una vibrante economía y una política social activa.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog