Un asunto de paciencia - Viajar ¿un placer?

Por Venezuela Real - 13 de Julio, 2008, 19:01, Categoría: Economía

El Editorial
El Nacional
13 de julio de 2008

El lo piensa bien, vivir en Venezuela se está convirtiendo en un sacrificio cotidiano. La gente deja de ir a los restaurantes porque los precios le cortan sin piedad el presupuesto. Los hospitales están cada vez más desprovistos, las escuelas públicas desatendidas. La gente deja de salir de noche porque ello significa poner en riesgo la vida. La inseguridad asecha a toda hora, en cada esquina.

Ahora el turismo entró también en estas categorías en las que la vida de los venezolanos se ha convertido en una prueba de resistencia y de paciencia. Viajar ya no es un placer, ni es aquella distracción que nos permitía un paréntesis en los afanes del trabajo, una ocasión para compartir con la familia.

Cuando se lee el reportaje "El turismo en lista de espera" nos alarmamos al constatar que es una actividad condenada al olvido. Tanto más inexplicable en cuanto vivimos en un país donde se presume que el Estado vela por la calidad de vida de la gente.

Falso. Nunca la decadencia había tocado estos abismos.

Con estilo imaginativo, donde la ironía florece cuando es inevitable, la periodista Laura Helena Castillo llevó a cabo una investigación que la obligó a compartir las experiencias de quienes intentan hacer turismo, el más modesto y también el más necesario. Primero los transportes, ocasionales, imprecisos, un autobús que parece "una vieja osamenta". Luego los precios de los servicios. Las condiciones inhóspitas, el abandono y la suciedad de las playas. Venezuela como tierra de nadie.

Un país sin dolientes, pero con predicadores revolucionarios que nos venden como el paraíso terrenal. Laura Helena Castillo anota las contradicciones en que incurren quienes están a cargo. Viven, obviamente, en un país inexistente. O carecen de idea de lo que tienen entre manos. De ahí que el turismo interno disminuya, mientras Venezuela va desapareciendo como país de destino.

Según la Organización Mundial de Turismo, estamos compitiendo con Aruba, pues Venezuela recibió 770.000 visitantes contra 694.000, de la pequeña isla vecina. (Cifras de 2006). Atrae más Cuba, donde se atiende al visitante porque es fuente de divisas, y la revolución no puede vivir sin ellas.

Conviene observar que en los años 80, nuestro país recibía más de un millón de visitantes. En cambio, el turismo venezolano hacia el exterior crece de manera consistente. Como se lee en el reportaje de Castillo, "desde la aplicación del control de cambio, en 2003, el turismo emisivo que venía disminuyendo para la fecha, aumentó 61% en 5 años". Esto es lógico y explicable, si bien es paradójico.

La afirmación ministerial de que "más de 27 millones de turistas se movilizaron por todo el territorio nacional" durante el primer semestre de 2008, es objeto de una observación pertinente del reportaje. "En Venezuela se calcula que habitan 27.934.783 de personas. Entonces, de acuerdo con la ministra, durante el primer semestre de 2008 todo el país se dedicó a pasear, en lugar de trabajar". Esto lo explica todo.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog