Acusan a unos Polibaruta de homicidio

Por Venezuela Real - 14 de Julio, 2008, 10:41, Categoría: Seguridad/Inseguridad

MARÍA ISOLIETT IGLESIAS
EL UNIVERSAL
14 de julio de 2008

Se aseguró que había sido enfrentamiento, la Fiscalía determinó que no
Milena Arocha todavía conserva el cuarto de Ray Donald, tal y como él lo dejó. Así mitiga el profundo dolor de la pérdida

A Ray Donald Cisneros Arocha, de 22 años, no le dieron tiempo de vivir, antes de saberse padre por segunda vez, lo mataron. Lo torturaron, lo arrodillaron y lo ajusticiaron.

La versión oficial de lo que ocurrió el 2 de septiembre de 2007, frente a la casa número 17, ubicada en el barrio Ojo de Agua, sector La Pedrera, en el municipio Baruta, citaba que lo ocurrido había sido un enfrentamiento y que el joven era un peligroso delincuente. Pero la investigación que ha adelantado la Fiscalía 125 de Derechos Fundamentales ha revelado que aquello no fue como lo argumentaron los policías actuantes.

"Si mi hijo tenía problemas con la autoridad, debieron detenerlo, no matarlo", dijo Milena Arocha, la madre de Ray.

Durante la noche de ese domingo, dos funcionarios -que según averiguaciones de la Fiscalía no estaban de servicio- fueron atacados en Monterrey, un sector cercano a Ojo de Agua. Allí, testigos aseguraron que esos dos efectivos estaban discutiendo con alguien cuando se abrió fuego en su contra. Los dos resultaron heridos.

La balacera contra esos dos efectivos se comunica a los policías de turno y ellos despliegan un operativo envolvente en Ojo de Agua y no en Monterrey donde ocurrió el hecho.

Ese operativo se desplegó, según vecinos del propio sector La Pedrera en Ojo de Agua después de las 8:00 p.m. Desde esa hora, los atropellos fueron tantos que no hubo manera de enumerarlos uno a uno, dijo la fuente de la Fiscalía que está ligada a la investigación.

De acuerdo a las averiguaciones, los efectivos destacados a ese operativo comenzaron a irrumpir sin orden en todas las casas, buscando al que supuestamente había herido a los funcionarios en Monterrey.

Ray Donald, en medio de aquella confusión, salió de su casa y se fue hasta la casa número número 17 para ver, con algunos amigos, una serie de televisión.

Acostado en el sofá de la sala de la casa de sus vecinos, estaba Ray mientras afuera allanaban. La ventana del portón de la casa estaba abierta, por eso veían cómo pasaban los efectivos que hacían el operativo buscando al tirador que había malogrado a dos compañeros.

Mientras Ray veía televisión con los vecinos, a su esposa Johana González la detenían y se la llevaban con su hija, de siete meses, en brazos hasta la sede de Polibaruta en Piedra Azul. Milena Arocha, la madre de Ray, salía de emergencia hasta el CDI de Chuao a llevar a Roy, otro de sus hijos, porque en medio del operativo, un funcionario le pegó tan fuerte que le rompió la cabeza y lo dejó inconsciente.

Contra Ray

Cuando los policías llegaron a la casa número 17 y vieron que estaba Ray se ensañaron contra él. A dos personas las sacaron de la casa y las obligaron a esconderse debajo de una camioneta para que no vieran nada y a otras dos mujeres -Yanexis Ramones y Josefina Cordero- según cita la investigación, las escondieron en un cuarto a cada una. Sólo Ray quedó afuera con los funcionarios.

El precedente

En ese grupo estaban los efectivos con quienes meses atrás tuvo problemas. Esos dos policías, el 13 de marzo de 2007, cuando Ray bajaba a su trabajo en un almacén de Las Mercedes, lo detuvieron y, al parecer, le sembraron una escopeta. Le exigían, supuestamente, para soltarlo, sin presentarlo BsF 5.000. Como no los pagó, lo llevaron a tribunales. Allí le otorgaron libertad plena porque determinaron que esa escopeta no era de él.

"Por ese hecho yo puse la denuncia ante la Fiscalía y eso desencadenó la ira de esos policías... yo sentencié a mi hijo, pues desde esa denuncia la persecución fue peor hasta que cumplieron sus amenazas", dijo muy dolida Milena.

Sentencia cumplida

Cuando agarraron a Ray aquella noche del 2 de septiembre de 2007, lo comenzaron a golpear... luego lo sacaron de la casa y en frente lo mataron. Según la autopsia y la trayectoria de las balas en el cuerpo, al chico lo mataron arrodillado. Todos los tiros fueron descendentes.

"Cuando yo estaba en Polibaruta tratando de sacar a mi nuera, me enteré que mi hijo estaba herido... corrí al hospital, pero cuando llegué ya estaba muerto. Llegó muerto", dijo.

Dentro de la casa donde agarraron a Ray armaron el supuesto enfrentamiento. Colocaron un arma y sólo un casquillo percutido... los casquillos de los Polibaruta nunca estuvieron.

Hubo testigos, como los dos que escondieron debajo de la camioneta, que bajo amenaza de muerte los obligaron a firmar una declaración falsa, según ellos mismos aseguraron en la Fiscalía 125.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog