El edificio fallido

Por Venezuela Real - 16 de Julio, 2008, 11:38, Categoría: Política Nacional

Antonio Cova Maduro
El Universal
16 de julio de 2008

Siempre creímos que esta locura ni era sostenible ni era soportable. Ese día alborea ya

Cuando esta pesadilla concluya -cuestión de la que no albergo duda alguna- una de las imágenes que volverán a nuestros recuerdos, una y otra vez, serán los símbolos del régimen más excluyente que haya contemplado nuestra historia republicana. Insisto en lo de los símbolos porque es allí donde la cosa se hace más patente.

Tomemos, como un ejemplo al azar, la recepción al presidente Álvaro Uribe. En esa importante ocasión, que iba a ser contemplada por los noticieros del mundo entero, dada la visibilidad que los últimos acontecimientos han concedido a este rincón del mundo, Chávez iba vestido no de Presidente del país anfitrión, sino de rojo rojito, cabeza visible de un Partido que se dice hegemónico.

De igual manera, cuando el país recibe a algún importante personaje extranjero, a una delegación cualquiera, expresamente se evita invitar a cualquiera que no sea de la pandilla gobernante. Nunca se verá allí una cara que pudiere significar que más de la mitad del país ha sido convocada para estar presente en ese evento. Sólo ellos y sólo sus Medios se ven autorizados para estar presentes.

Y lo que quizás sea el colmo de los símbolos: oficialmente se acaba de proclamar lo que ya sabíamos, que el Teatro Teresa Carreño, convertido hace tiempo en una especie de gallera municipal al servicio de cuanta reunión se monte para escenificar los intempestivos sermones de Hugo Chávez, ahora, ya de modo oficial, será exclusivamente para eso. Ha sufrido, pues, un secuestro. Sólo los suyos, para lo suyo. El resto de los venezolanos sobramos allí. ¿Por fortuna?

La arquitectura político-administrativa del régimen ha ido montándose sólo para ellos, con lo cual, sin advertirlo (quizás sea demasiado para tan cortas inteligencias, y, sobre todo, para algo que ellos mismos temen será de muy corta duración) han logrado que nadie que no sean los directamente beneficiados por el más sectario y escandaloso manirrotismo que haya conocido nuestra historia, se sienta involucrado, directamente interesado en nada de lo que hacen. Es más, que lo desconozcan completamente.

Ello constituirá -cada día lo dudo menos- la "piedra" que derrumbará el enclenque edificio que esta gente ha pretendido construir. En ese edificio no cabe nadie que no sean ellos, ni lo han construido con otro propósito que el de aniquilar todo lo que no sea el mundo que imaginan. Lo más terrible, empero, es que es precisamente eso lo que le garantizará a su edificio menos vida que el efímero imperio de Baltasar del que habló el Libro de Daniel. Tres palabras, narra la Biblia, sellaron su muerte esa misma noche.

Esas misteriosas palabras decían que el Imperio había sido pesado y que no llenaba los requisitos; por eso desaparecería inmediatamente. Miles de tres palabras aparecen por doquier en Venezuela, y lo hacen desde el "Chávez vete ya" que adornó tantas manifestaciones en los inicios de esta década, hasta el "Esto se acabó" que sin palabras se grita por todas partes.

En efecto, cada día son más frecuentes las alusiones al estallido económico que se acerca con pasmosa velocidad: crisis bancaria, al parecer ayudada por las famosas "notas estructuradas"; inflación galopante e incontrolada, como lo puede testificar cualquier venezolano que se acerca a un automercado, tienda de ropa o de repuestos de vehículos para quedar pasmado en el acto, y el insistente rumor de una brutal devaluación.

La severa crisis económica, que no perdona a ningún gobierno, en Venezuela tendrá un añadido especial: cuando llegue no dejará títere con gorra en ese edificio, y no lo hará porque ese será el día de los cobros. Del cobro por los asesinatos en cadena, sin que el régimen parezca inmutarse. Es más, que se empeñan en negar. Del cobro por las fuentes de trabajo destruidas, por el asesinato premeditado de la gallina de los huevos de oro (Pdvsa), por las empresas nacionalizadas para ser quebradas, por los sindi-sicariatos que fueron convocados al festín.

Y ese día, quizás lo más desagradable sea el tener que oír a todos los que no han dejado de cantar las glorias de la "brillante" estrategia chavista -llevada minuciosamente a cabo por ese "brillante" líder, genio comunicador como ninguno- decirnos sin sonrojo, que... el colapso ¡se veía venir!

Por fortuna, cuando el día llegue, la gloria pertenecerá al pueblo que nunca inclinó la cerviz, ni dejó de reclamar ni se arrastró por cuatro lochas. Y, por qué no, a quienes siempre creímos que esta locura ni era sostenible ni era soportable. Y ese día alborea ya.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog