Fincas productivas bajo acoso (I)

Por Venezuela Real - 16 de Julio, 2008, 9:52, Categoría: Economía

Luisa Benavides
TalCual
16 de julio de 2008

El Gobierno ha gastado más de 100 millones de Bs.F en compras de fincas invadidas en Cojedes como el Charcote y Pueblo Paraima. Allí se han instalado centros de producción socialista, saraos y pueblos productivos zamoranos, pero, pese al dinero invertido hasta ahora no se produce nada

La producción nacional de carne y leche ha tenido que convivir en los últimos años con huéspedes no bienvenidos e invitados por el mismo Gobierno Nacional. Pero esta "convivencia obligada" no sólo ha arrojado destrozos, inseguridad y violencia. La consecuente invasión de fincas en el estado Cojedes (se contabilizan 54 en total), ha mermado la producción y reducido significativamente las posibilidades de crecimiento del quinto estado productor de carne del país.

Según cifras ofrecidas por la Asociación de Agricultores del estado Cojedes (AdaCojedes), a causa de las invasiones han dejado de salir al mercado aproximadamente 30 mil toros gordos al año. "Si a esos 30 mil toros los calculamos con un rendimiento de 50% en canal y son toros de 500 kilos, podemos estar hablando de 7 millones 500 mil kilos de carne que han dejado de salir de Cojedes por año desde el 2004", precisó Marcos Sánchez, miembro de AdaCojedes. La Asociación también informó que se ha percibido una disminución de 2500 litros de la producción de leche por día.

Otro elemento que aumenta el déficit de producción es la inseguridad. Sánchez señala que muchos productores que llevaban mautes flacos del llano para engordarlos en las fincas, han reducido la cantidad de animales por las amenazas de invasión respaldadas financiera y técnicamente por el Ejecutivo. Según los productores de la zona, el Gobierno facilita maquinarias y seguridad a los que se quieren apoderar de las tierras.

"El Gobierno ha gastado aproximadamente en compras de fincas invadidas más de 100 millones de Bs.F y ha instalado lo que ellos llaman centros de producción socialista, saraos y pueblos productivos zamoranos como el Charcote y Pueblo Paraima, en donde se han gastado inmensas cantidades de dinero durante años sin que hasta ahora produzcan nada", recalcó AdaCojedes.

NO PAGAN

"¿Ya el Gobierno te pagó?", es el saludo que uno de! los invasores del Hato El Guanmontey realiza a su propietario, Orlando Licón, en referencia al pago que tiene pendiente el Instituto Nacional de Tierras (INTI) por las más de dos mil hectáreas que fueron objeto de "rescate" y entregadas mediante carta agraria a varias cooperativas para que procedieran a ocuparlas.

A juicio de Licón, los ocupantes no pueden catalogarse como "invasores" porque cuentan con el respaldo del INTI que legaliza todas las acciones emprendidas contra las fincas. Explica que El Guanmontey es una finca pecuaria por lo que no sirve para la agricultura. "En el 2007 sembraron 750 hectáreas de maíz y se les dio sólo 50 hectáreas que representaron 80 mil kilos. Esto sólo representa pérdidas".

DESTRUCTORES NATURALES

Los invasores talaron las reservas forestales del hato, construyeron cochineras en el caudal del agua y de las 1.710 reses que contabilizaba la finca, ahora sólo quedan 206 a consecuencia de la matanza que emprendieron los "rescatadores de tierras" cuando ocuparon el hato. Esto sin contar las múltiples veces que han encargado la muerte del productor y los insultos del que ha sido objeto cuando simples conversaciones suben de tono.

En la finca Mafralex la situación está pintada con los mismos tintes de anarquía por los numerosos ranchos ubicados al azar en los pastizales que evitan que el ganado realice sus actividades diarias de comer y tomar agua.

Carlos Zapata, gerente general de Mafralex, relata que antes de las invasiones en el año 2007, la finca producía alrededor de 2.500 litros de leche al día. "Hoy en día estamos produciendo de 1.300 a 1.400 litros diarios. En invierno debería haber mayor abundancia de pasto pero con los invasores afectando la propiedad se ha disminuido la producción".

La Morita, La Caldera y El Roque constituyen junto a Mafralex una sola unidad de producción. Entre las cuatro fincas suman 4.239 hectáreas. Según d o! cumentos presentados al INTI para comprobar que las cuatro fincas son totalmente productivas y que por lo tanto no pueden ser objeto de intervención, la producción de leche de Mafralex y La Morita oscila alrededor de 600.000 litros de leche al año, mientras que la producción de carne se encuentra en 250.000 Kg de carne en pie al año en Mafralex y 355.000 Kg de carne en pie al año en La Morita. En los otros fundos la producción es de 350.000 Kg de carne al año en El Roque y 143.000 Kg de carne en pie al año en La Caldera.

Los invasores de Mafralex aseguran que las tierras están ociosas y que no piensan desocupar el lugar porque el INTI ya declaró los terrenos baldíos. Los ocupantes aún no poseen título de adjudicación sobre la propiedad.

DISPUESTOS A NEGOCIAR
Las cuatro mil hectáreas que constituyen el Hato La Fe, dedicado a la producción de cereales, también han sentido un golpe a su producción desde octubre de 2006, cuando el INTI otorgó un título de adjudicación de tierras a la Cooperativa Carmen Elena Mata Oscura, pasando por encima de los documentos de titularidad del hato, que datan de antes de 1.810 y obviando el rebaño de ganado bovino de ocho mil cabezas, tres mil vientres destinados para cría, más de 100 cabezas de equinos y las 2.500 toneladas de maíz y sorgo que el hato produce anualmente.

Mary Suárez Santander, asesora jurídica del hato, precisó que las invasiones han provocado la destrucción de 800 hectáreas de pasto que alimentaban a tres mil animales al año. Sin embargo, los dueños y representantes del hato están dispuestos a negociar con el INTI para que no se siga afectando la producción. "Estamos ofreciendo 1.500 hectáreas para que los campesinos puedan trabajar pero tienen que ser definidas por técnicos de parte y parte para llegar a un acuerdo", indicó Suárez, quien recalcó que el directorio del INTI les ha permitido trabajar pero que, sin embargo, no le ponen orden a las sistemáticas invasiones.

El Hato ofrece de 500 a 600 mil kilos de carne al año y actualmente presenta un retraso de 1.200 vientres por falta de comida y rotación de potrero, debido a que las ocupaciones no han permitido que el ganado pase a su lugar de alimentación.


 

 


 






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog