Cultivar negligencias (y II)

Por Venezuela Real - 17 de Julio, 2008, 18:01, Categoría: Economía

Luisa Benavides
TalCual
17 de julio de 2008

La falta de apoyo gubernamental para convertir las invasiones en rescate de tierras ha provocado que los propios ocupantes abandonen las actividades del campo para convertirse en buhoneros en la capital

En El Charcote comenzó todo. Fue el primer hato en la vista del presidente Chávez para iniciar el proceso de "rescate de tierras" en todo el territorio nacional. Hoy en día representa un caso emblemático de cómo una unidad productiva de alto nivel se convirtió en terrenos utilizados para pequeños cultivos que apenas proporciona dividendos para el mantenimiento de la siembra.

El decreto de expropiación del 9 de diciembre de 2004 de las 12.950 hectáreas, propiedad del grupo británico Vestey, representó además de una sorpresa, la intervención de unos de los hatos más productivos de Venezuela. De acuerdo con cifras ofrecidas por la Asociación de Ganaderos de Cojedes, en El Charcote salían cada año 5.000 reses al matadero, lo que equivalía a 1.250.000 kilos de carne para el consumo nacional.

Para el año 2005 ya se registraba una productividad de 83 kilos por hectárea, según datos recaudados por Agroflora, empresa ganadera venezolana y representante local del grupo británico.

Actualmente los terrenos están llenos de infinidades de ranchos con pequeños conucos. Una de esas viviendas improvisadas es propiedad de Alfredo Carías, quien habita allí desde hace un año con su esposa y sus tres hijos. Es el tercer dueño de esos terrenos y vendió su camioneta para pagar los cinco mil BsF que el dueño anterior le estaba pidiendo por 16 hectáreas.

Oriundo de Choroní y técnico frigorista, Carías solicitó un crédito en el Fondo para el Desarrollo Agrario Socialista (Fondas), por 9 mil 600 BsF y sembró la mitad de las hectáreas con maíz.

Al frente de su casa tiene una gallinera y un pozo de donde extrae agua para cubrir sus necesidades básicas. Pero no todo ha sido color de rosa para el agricultor. Explicó que como el terreno no está en condiciones para la siembra de maíz, el cultivo se pierde. Según documentos presentados por Agroflora, el propio Instituto Nacional de Tierras (INTI), catalogó los suelos de El Charcote de tipo 4, 5 ! y 6, es decir, suelos destinados a la actividad ganadera y no agrícola.

Sobre los documentos de propiedad del terreno, Carías indicó: "El INTI está dando papeles solamente con carta de recomendación de un técnico del organismo. No hace falta tanta documentación".

CAMPO ABANDONADO

De las 53 mil hectáreas del hato Paraima donde laboraba la empresa Semillas Branger (Sembra), ahora sólo cuentan con 17.500 hectáreas para la producción de semillas de pasto. Esta empresa, la única de Venezuela dedicada a producir semillas de este tipo, es otro de los casos donde la ecuación: rescate de tierras más proyecto socialista, arrojó el resultado de improductividad y presenta la misma constante de daños a las infraestructura y a los pastizales.

Roberto Barrios, gerente de producción agrícola de Sembra, precisó que la empresa produce 100 toneladas de semillas de pasto al año y posee un inventario ganadero de 12 mil animales que proveen de carne al mercado nacional.

"La serie de invasiones afectó el rendimiento y la producción del hato. Ahora percibimos un 40% menos de ganancias, Hemos elevado los costos de producción por la reducción de las áreas. La época de verano es crítica porque tenemos que comprar alimento para los animales cuando antes se alimentaban directamente del pasto de todas las hectáreas", informó Barrios, quien indicó que entre las cooperativas que ocupan el hato, no hay ningún proyecto que se consolide ni que beneficie a la comunidad debido a que los planes no se ajustan al tipo de suelo (6 y 7 igual que en El Charcote) y que se han presentado casos de desviación de recursos.

El gerente indicó que en el proyecto de Pueblo Paraima hay más de dos mil personas que integran el plan de rescate bolivariano "pero no llegan a 300 personas que estén consolidas con un proyecto específico y estén trabajando".

La empresa Sembra señaló que hay personas en las cooperativas que tienen 50 hectáreas y otras que sólo t i! enen una. "No es un otorgamiento regulado por el principio socialista. Deben ser por cuestiones políticas o los más beneficiados deben tener algún contacto contactos".

La denuncia de la empresa también agrega que el acuerdo con el Ejecutivo era que se iba a brindar seguridad y asistencia técnica a los ocupantes de las hectáreas. Pero esa promesa de hace cuatro años no se ha cumplido.

"La mayoría de la gente se va de estos centros a la ciudad a trabajar en la buhonería y abandonan las actividades agrícolas porque no hay respaldo al sector productivo. Se disminuyó la siembra de pasto y de maíz", lamentó Barrios.


 

 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog