Los alumnos del Inces no aceptan que se les imponga ser socialistas

Por Venezuela Real - 17 de Julio, 2008, 18:18, Categoría: Dimensión Social

ANA DÍAZ
El Nacional
17 de julio de 2008

Desde hace cinco meses reciben formación ideológica
Los estudiantes perciben la formación patria como una materia más, quieren un futuro mejor y ven su paso por la institución como una oportunidad para insertarse en el mercado laboral
Para miles de venezolanos el Inces es la vía para alcanzar un empleo estable

El pensamiento ideológico del Gobierno llegó a los salones del Instituto Nacional de Cooperación Educativa hace cinco meses, mucho antes de la promulgación de la Ley del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialistas, el 22 de junio pasado.

Desde entonces, los alumnos reciben una formación sobre la base de los valores del socialismo, del pensamiento de Simón Bolívar, Simón Rodríguez y el Ché Guevara, y de historia patria.

Los alumnos de las dos sedes del Inces y del centro privado de formación Codado situados en Los Cortijos de Lourdes, al este de Caracas, van a clases uniformados: camisa blanca y suéter y pantalón azul marino.

Hablan sin temor pero pidieron ser identificados con nombres ficticios. Dicen que no les consultaron sobre los cambios realizados en el instituto, perciben la formación patria –socialista– como una materia más y advierten que no va a aceptar que se les imponga ser socialistas.

Sostienen que su aspiración principal es tener un futuro mejor, para lo cual les hace falta buena capacitación y experiencia laboral, con lo cual podrán insertarse en el mundo laborar y lograr una buena calidad de vida.

Los aprendices –categoría aplicada a los adolescentes que ingresan al instituto antes de cumplir 18 años de edad– también dijeron que no han recibido información alguna acerca del contenido de la Ley del Inces, publicada en la Ga ceta Oficial 38.958, del 23 de junio pasado.

Las voces.

El grupo de estudiantes forma parte de los 300.000 jóvenes de entre 15 y 25 años de edad, que cada año busca empleo por primera vez en el mercado de trabajo y que ven su pase por el Inces como una oportunidad para facilitar su inserción, después de recibir capacitación teórica y práctica, esta última de gran importancia porque se contabiliza para la experiencia acreditada en la carrera laboral.

Dayana M, de 18 años de edad, explica que el Inces le pareció una opción atractiva entre las distintas especializaciones académicas cuando culminó el bachillerato en el Colegio Madre Emilia.

Cursa técnicas de administración en el instituto Codado, una de las 50 instituciones privadas d e l p a í s que forman aprendices para las empresas, las cuales corren con los gastos de los cursos y pagan a los muchachos 90% del salario mínimo.

Dayana espera ascender dentro de la empresa a la que acuda a realizar la pasantía. "Así ayudo a mi mamá, cubro mis gastos y más adelante compraré una vivienda".

Sobre la formación revolucionaria señala que aún no la ha recibido, pero qie si eso ocurre la aceptaría, "siempre y cuando fuera una asignatura más y no me exijan ser socialista".

Gerardo Pino ingresó a los 17 años de edad, en septiembre de 2006, al Centro 88 Don Bosco en La Castellana, al que agradece la orientación y formación en valores religiosos cristianos. Mañana recibirá el diploma como egresado del curso de Asistente Administrativo.

Pino logró ingresar en la nómina del banco donde hizo la pasantía, que duró 15 meses.

Dice que no recibió clases sobre socialismo, pero que en la charla de bienvenida que les ofreció el representante del Inces sí se hizo referencia a la importancia del trabajo social y el colectivo. "Si el socialismo es parte del programa de estudios del nuevo Inces debe ser visto como una materia más, porque los estudiantes no deben aceptar que les sea impuesto", destacó.

Sin embargo, hace referencia a la baja participación de los inspectores: el Inces no cuenta con personal suficiente para hacer el seguimiento a los conocimientos adquiridos por los estudiantes en el centro de formación y en los lugares donde realizan sus pasantías, en su caso, el banco.

J. Chacón estudió lo mismo que Pino y es aprendiz en una empresa editorial, a la que fue asignado por Fundametal, en donde no cursó nada que tuviera que ver con socialismo.

No es la misma experiencia de Yoana S y Miriam M, que viven en zonas populares de Petare y estudian en el Inces Textil, cuyos cursos forman parte del programa Che Guevara Misión Socialista.

"Saber de socialismo y de la historia patria es chévere", dice Yoana, que tiene 18 años de edad y dedica a las clases de la materia una hora diaria. Cuando se le preguntó si es socialista dijo: "Prefiero pensarlo", agregó que le atrae más trabajar en el sector público que en el privado y espera cupo para estudiar administración en alguna universidad pública.

Miriam tiene 21 años de edad y su vida no ha sido fácil. Sus estudios culminaron en sexto grado. "Tengo un hijo de 4 años y quiero ayudar a mi esposo porque su sueldo es bajo", destacó. No rechaza el socialismo, sólo espera que la saque de la situación económica que vive, que no es fácil, "para poder comprar una buena vivienda". Para ella, el curso de confección textil no sólo le dará la oportunidad de trabajar en su casa, "sino de tener mi propia empresa".
 
 







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog