Mito penal comunista

Por Venezuela Real - 17 de Julio, 2008, 18:57, Categoría: Seguridad/Inseguridad

Alejandro Angulo Fontiveros
El Universal
17 de julio de 2008

El crimen es luctuosa prueba del refrán de que vivir de ilusiones es morir desengañado

Marx no fue abogado sino economista, filósofo e historiador; pero curiosamente elaboró una teoría del Derecho como ideología burguesa en pro del dominio de los oligarcas, cuyos intereses garantizan las leyes.

Esa hipótesis marxiana condena al máximo el Derecho penal "burgués", que debe abolirse porque se basa en prohibiciones o, de acuerdo con esa exasperada crítica, consiste en oprimir a la clase proletaria (la mayoría no delinque) con injustos castigos; pero nada más justo -y de antiguo es así en todas las latitudes- que prohibir matar gente y encarcelar al que lo haga. El Derecho penal es la suprema garantía de coexistencia pacífica y el pretender abolirlo es querer abandonar la convivencia a la ley de la selva o peor, ya que en ésta sólo se mata por necesidad y no por la tan "humana" cuan vesánica sed de sangre. Además aquella reiterada prohibición penal no implica un negativismo pues empieza y termina por ser positiva, puesto que el Derecho penal reprime para crear libertad: así se justifica en la dialéctica de Hegel (por quien Marx fue bastante influido) porque enseñó que el crimen es negación del Derecho y la pena negación del crimen: al ser negación de una negación, la pena afirma el Derecho y la justicia. Con reprimir también se hace prevención y en las luces o la pedagogía ético-penal inspírase la conducta social positiva.

En la obra de Bujarin L'ABC del comunismo, está quintaesenciado el mito penal de que con la extinción del capitalismo no habrá ley, Policía ni cárcel. Mito que recuerda otra entelequia comunista sobre otra "extinción": la del Estado; pero no hubo extinción sino lo contrario u omnipresencia o lo totalitario del stalinismo.

Empero, los comunistas claudican al vaivén de su gran contradicción de no predicar con el ejemplo respecto al crimen: lo combaten con draconiana severidad. En 1986 fui a investigar en la Universidad de La Habana; el decano me dijo que por excepción uno asaltaba a otro y con fiero designio fulminó una sentencia con traza patibularia: "¡Pero ése no lo hace más!"...

Combatir el delito no ayuda más a los ricos sino a los indefensos pobres: son las víctimas más frecuentes de los criminales, quienes los masacran con tánta crueldad como impunidad. Y a propósito de víctimas, llama poderosamente la atención -a mí al menos- que no se invoquen sus derechos humanos ni se les atienda.

Luchar contra el crimen es asistir a los más necesitados en salud, alimentos y educación, incluido el control de natalidad; vigilar la creación, aprobación y ejecución de leyes penales, pues el crimen procura pervertir cada etapa en aras de la impunidad. Y contra ésta principiar por dar integral protección a jueces y fiscales.

La justicia social debe conciliarse con la libertad, enervada por el crimen.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog