Inflación y soledad - Burla y regateo

Por Venezuela Real - 19 de Julio, 2008, 20:42, Categoría: Gente de Chávez

El Editorial
El Nacional
19 de julio de 2008

De acuerdo con la rutina a la que nos tiene acostumbrado el Gobierno nacional, resulta que ahora los maltratados consumidores son los culpables del alza de los precios. El ministro Jaua, exprimiendo sus escasas neuronas, proclamó esta semana que si los compradores exigieran rebajas en los precios, se terminaría o se haría menos agobiante el problema de la inflación. Por ello convocó a la ciudadanía a regatear, a pedir rebajitas, como si la gente no estuviera ya curtida en las artes y las penas del alto costo de la vida.

El ministro Jaua a estas alturas sigue pensando como en sus años de infancia, cuando una simple palabra mágica (¡Ábrete sésamo!) despejaba el camino. Esta historia sería muy bonita si no se jugara con el hambre de la gente, con la desesperación de las madres que no consiguen alimentos para sus hijos o con el joven trabajador que llega su casa y no hay nada qué comer en la cocina. ¡Regatea! es la respuesta del ministro, quien sí tiene su comida asegurada.

De allí que esta insólita declaración de Jaua no sólo constituye la más clara manifestación de impotencia de las autoridades, sino que es una burla cruel con los más desprotegidos de la sociedad. Basta recordarle a este burócrata, que en el último año se han anunciado y decretado dos o tres planes antiinflacionarios, y que los ministros han explicado al detalle cómo iba a detenerse el aumento de precios con la aplicación de las medidas acordadas.

Sin embargo, cuando el ciudadano llegaba al supermercado encontraba que todo era más caro, a pesar de los controles del Gobierno. ¿Por qué, si los precios no iban a subir porque "lo dijo el jefe" y salió en la Gaceta Oficial, firmado por él y por el ministro? alegaban los consumidores rojo rojitos.

Luego de este fracaso, se recurrió a los operativos, como en la cuarta república. Se importaría de donde fuera más barato y se pagaría con petróleo. La intervención de Pdvsa en la venta al menudeo y la creación de un nuevo organismo oficial dependiente de ella, Pdval, solucionaría el problema. Pero nada de eso resultó.

Según descubrió el ministro Jaua, estábamos en jauja por culpa de los consumidores, porque no regateaban lo suficiente.

De esa forma la culpa pasa a ser del ciudadano. Si usted estuviera en verdad preocupado por el alza de precios reclamaría, se negaría a comprar y regatearía. Si después de recorrer veinte establecimientos buscando un alimento para sus niños y lo encuentra, no lo compre: diga que está muy caro, y regatee junto a los demás clientes. Eso sí sería participativo, bolivariano y protagónico. No es justo que el Estado lo resuelva todo. Especialmente cuando tiene que dedicar todo su tiempo a promover la revolución en Bolivia y Ecuador.

Mientras éstas no triunfen, los ciudadanos tienen en sus manos la nueva arma bolivariana, la espada del regateo. Es usted solo contra los especuladores, a ver quien gana. Tenga voluntad y no se rinda, pelee a capa y espada, como el Zorro contra el poder colonial.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog