El futuro mapa político

Por Venezuela Real - 20 de Julio, 2008, 17:47, Categoría: Política Nacional

Juan Martin Echeverria
El Universal
20 de julio de 2008

Fuera la Lista Tascón y las inhabilitaciones del Contralor, la fórmula exitosa es la tolerancia

El peligro de los extremismos, es la pretensión de aplastar las líneas divisorias naturales de la política, atacando sin piedad y en forma cotidiana a la voluntad general, que exige la atención de sus prioridades por encima del discurso y de la proliferación de candidaturas. Todos tienen derecho a equivocarse, pero lo fundamental es disponer de capacidad para rectificar. El centro de gravedad de la política es y será siempre resolver los requerimientos de la población.

Cada ser humano de este apasionante país espera un mejoramiento significativo de sus condiciones de vida, con los precios del petróleo, la millonada que se regala a otras naciones y las promesas electorales. Por ello las autoridades se convierten en la primera víctima de las propias expectativas que han creado, cuando podrían canalizar con racionalidad las inversiones y distribuir los ingresos hasta la más desasistida de nuestras comunidades.

La legitimidad de la democracia venezolana y de las organizaciones partidistas se valora por la capacidad de confrontación y por la de diálogo, ya que existen no sólo para representar sus propios intereses sino para garantizar reglas, principios, costumbres y un orden que les permita existir, crecer, ser gobierno y luego cuando así lo decidan los ciudadanos, entregar el poder y recuperarlo sólo después de una larga travesía por el desierto.

La fotografía del 3 de diciembre de 2006 cambió un año después, y decisivamente, ahora está el suspenso de lo que pueda ocurrir el 23N, con los aciertos y errores del oficialismo y la oposición. Por un lado están los dólares petroleros, el monopolio del poder, acciones inescrupulosas, y por el otro las capacidades de acción de los estudiantes y la sólida participación de la mayoría silenciosa, que rechaza la intolerancia y el repetido lineamiento guerrerista.

Se impone un examen crítico de la ingobernabilidad y sus ingredientes autoritarios, militaristas, radicales y la pretensión del jefe máximo de perpetuarse en el poder. La respuesta de la disidencia debe estar a la altura del compromiso, unificando criterios, sacrificando intereses personales, mostrando habilidad para no desgastarse y seleccionar en cada caso al mejor: los aciertos dan fuerza y los errores desequilibran y alejan a los votantes.

En el amplio horizonte de la política no basta tener razón, sino actuar en el momento oportuno y con sabiduría práctica. La confusión no es una buena consejera y el éxito del dirigente es desarrollar su talento, buen ojo político, olfato, tacto y sensibilidad de acuerdo a las características del presente. Hay que utilizar el sentido común y transmitir disciplina y solidaridad.

Libertad cívica es el derecho y el deber de participar en los asuntos públicos, hacer crítica constructiva y asegurar las rectificaciones inherentes a la política. Perseguir a los ciudadanos, porque al votar expresan su opinión contra la borrachera ideológica y la visión excluyente del régimen, es una aberración. Fuera la Lista Tascón y las inhabilitaciones del Contralor, la fórmula exitosa es la tolerancia, que compromete el voto de centro.

Definitivamente el Gobierno ignora a la sociedad como un todo y sólo atiende a un segmento, que lo mira con los ojos del interés por los beneficios que consigue, o de desesperación por la urgencia de sus necesidades. Cuando las autoridades distribuyen alimentos en las áreas populares o dinero a través de las Misiones, están resolviendo lo inmediato y dejan pendiente la creación de puestos de trabajo.

¿Está la Constitución del 99 fuera del alcance de la totalidad de la sociedad y su aplicación es discrecional? Entendemos que las organizaciones partidistas estén concentrando su esfuerzo en las elecciones del 23N, pero ¿por qué no son unánimes en repudiar las inhabilitaciones, los entuertos del CNE, la selección de los testigos de Mesa, la inseguridad desbordada y tantas calamidades que nos azotan?

Tanto el Gobierno como la oposición deben ser criticados cada vez que se equivoquen, o no enfrenten sus responsabilidades, porque el análisis del poder tiene una dialéctica, que comprende al régimen socialista radical y al universo de la oposición, ante la sospecha de que puedan afectarse libertades fundamentales.

Es injustificable que la defensa de los ciudadanos sea dispersa y discontinua: la crítica es la primera línea de defensa contra el discurso, la amenaza y el atropello de los operadores materiales del poder, quienes sacaron del escenario a la racionalidad propiciando la presencia del clamor social. Por ello el futuro mapa político hay que construirlo con la lógica horizontal de la mayoría.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog