Invasiones han socavado producción del hato La Fe

Por Venezuela Real - 21 de Julio, 2008, 17:08, Categoría: Economía

CARMEN SOFÍA ALFONZO A.
El Nacional
21 de julio de 2008

Ocupantes impiden el paso del ganado a la parte alta de la finca
Los dueños del fundo cedieron 1500 hectáreas al INTI porque entienden "la presión social que tiene el Gobierno"

Mary Suárez Santander, representante legal del hato La Fe, que está ubicado en el municipio El Pao de San Juan Bautista, de Cojedes, afirmó que los dueños de la finca, agrupados en la empresa Agropecuaria Monasterios C.A., "entienden la presión social que tiene el Gobierno y están dispuestos a colaborar y sacrificar 1.500 hectáreas", de las 11.760 que forman el fundo.

En octubre de 2006 el Instituto Nacional de Tierras concedió un título de adjudicación de tierras a la cooperativa Producción Agropecuaria Carmen Mata Oscura para que ocuparan 200 hectáreas del asentamiento campesino Mata Oscura, propiedad del Estado. Esta área colinda con el hato La Fe. Los beneficiados del INTI, en lugar de ubicarse en donde el instituto les señaló, lo hicieron en la parte norte de la Agropecuaria Monasterios.

A pesar de que los dueños de la finca poseen la titularidad de la propiedad desde el año 1810, aún no han podido desalojar a los invasores de sus tierras. "Lo primero que hicimos fue dirigirnos a las oficinas regionales del INTI, pero allí no conseguimos solución al problema, por lo que nos trasladamos a la oficina central, en Caracas. Allí nos ha ido mejor porque han mostrado disposición al diálogo, pero todavía no hemos recuperado las hectáreas", dijo la abogada.

Desde que los invasores se instalaron en el hato destruyeron un área importante de pastizales, lo que mermó el alimento para el ganado. Pero, ahora su presencia está comprometiendo más la productividad de la finca. Con el comienzo de la temporada de lluvias es necesario trasladar las reses hacia la parte alta del hato, y los ocupantes lo impiden. "Pusieron guayas en las vías y no dejan pasar el ganado", añadió Suárez.

Esto se convirtió en un problema para la rotación de potreros, lo que ha traído como consecuencia que alrededor de 1.200 animales recién nacidos estén bajos de peso.

Ni lo uno ni lo otro.

Cuando comenzó la invasión, la Agropecuaria Monasterios, C.A. quizás por la suerte que han corrido las demás fincas con ocupantes ilegalesle propuso al INTI venderle la totalidad de la propiedad, pero el organismo no aceptó el ofrecimiento.

Según el último avalúo que se le hizo al hato, en el año 2006, costaba 50 millones de bolívares fuertes.

"Como no quisieron comprar la finca, decidimos cederles las 1.500 hectáreas para que ubicaran a esas personas. Pero el problema que tenemos ahora es que los invasores no quieren instalarse en ese lote, sino quedarse en el área en la que están desde finales de 2006", señaló.

El lugar donde están instalados los beneficiarios del organismo es justo a orillas de carretera. Esa es una práctica repetida en los ocupantes ilegales de las 54 fincas intervenidas en Cojedes, porque es la zona más atractiva para la reventa de parcelas. Donde están, la finca tiene una siembra de maíz y de sorgo, cuyas producciones son de 2.500 toneladas anuales cada una.

Aunque la clasificación de las tierras de La Fe indican que son ideales para la ganadería y no para la agricultura, Agropecuaria Monasterios ha logrado mantener estas cosechas y la de pasto, a la cual destinan 3.500 hectáreas, que se traducen en 12.000 pacas de 450 kilos cada una de harina de pasto, materia prima de las industrias de alimentos para animales.

Desde que se constituyó el hato La Fe en 1978, Mary Suárez es su representante legal.

A sus casi 80 años de edad es la encargada de la negociación con el INTI. Con mucho temple enfrenta la situación, se traslada a Caracas las veces que sean necesarias y exige hablar con el también cojedeño Juan Carlos Loyo, presidente del organismo.

Promesas presidenciales

Leomar Guillén es otro de los propietarios de tierras en Cojedes afectados por las invasiones que se desataron en la entidad desde 2003. La finca La Pastora, con una extensión de 40 hectáreas, producía diariamente hasta 120 litros de leche. Pero en 2005, después de que la propiedad sufrió 4 asaltos, en los que resultó muerto un importante número de animales y con una significativa repercusión en la productividad del hato, Guillén decidió abandonar su actividad de años para dedicarse a la siembra de caña de azúcar. "Me cambié a este rubro confiado en la promesa que hizo el presidente Hugo Chávez de instalar el Central Azucarero de Cojedes", explicó. Pero, la promesa no se cumplió. Guillén dedicó 20 hectáreas de La Pastora a la siembra de caña, cuya producción debe trasladar al Central El Palmar, a más de 240 kilómetros de distancia. Los costos de transporte, evidentemente, los cubre el propio Guillén. Si no lo hace pierde la cosecha. "Nosotros tenemos que pagar la ineficiencia del Gobierno", concluyó.



 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog