Una oportunidad para la democracia

Por Venezuela Real - 22 de Julio, 2008, 19:46, Categoría: Política Internacional

Asdrúbal Aguiar
El Universal
22 de julio de 2008

Cobos votó no en contra del Gobierno sino por el diálogo y la democracia profunda

Es lugar común afirmar la crisis que viven el Estado y la experiencia democrática surgida de éste, cuando menos en América Latina. Su consecuencia es cuanto hoy ocurre por obra de la anomia que corroe al entorno social: el "patoterismo" se ha hecho de la ciudad organizada, secuestrándola, y la ciudadanía democrática ha cedido y debilitado.

Es este el ambiente que explica sin justificarla la emergencia de los oscurantismos ideológicos y monopólicos de nuestro tiempo. Es el odre propicio, querámoslo o no, para el tráfico de las ilusiones y el mesianismo; opción fatal pero no absoluta, hija del desprecio por el adversario pero que engaña, de momento, a cada hombre y mujer carenciados cuando el Estado y sus partidos dejan de ser síntesis de la armonía.

Pero las crisis históricas fenecen y el espacio de agonía y de cambio, donde lo pasado deja de ser y lo pendiente todavía no es, aún ocupado como se encuentre por sus explotadores de ocasión, concluye con cada relevo generacional. Otra urdimbre social lo sustituye, inevitablemente.

Luego del célebre "corralito" argentino las instituciones republicanas del país austral se desdibujaban y tributaban en beneficio de un poder personal cada vez mayor, sito en la Casa Rosada y con vistas a la conformación de un movimiento político único y transversal que, con el nombre viejo de Justicialismo, ya tenía jefe designado: Néstor Kirchner, aventajado cliente del "chavismo".

La inesperada derrota propinada a éste y a su esposa Cristina por un Congreso cautivo e insípido, hasta el día anterior, es un ejemplo de la oportunidad que se le abre a la democracia del siglo XXI; que para ser tal y profunda ha de renunciar a los caudillos así sean civiles y a los adjetivos, como este de socialismo del siglo XXI. Porque lo que si es un dogma es que no hay democracia en los extremismos.

La gente del campo, de conjunto y durante 4 meses llamó a la Presidenta a dialogar sobre los impuestos que unilateralmente les impuso. Pero ella prefirió confrontar y abrirle juego a la intransigencia. Asumió las quejas como lamentos de oligarcas y les respondió con su manida consigna de populista: ¡Se trata de dinero que quito a los ricos para darle a los pobres! Pero olvidó que los pobres eran parte del campo, porque la Argentina toda es una nación agropecuaria y de trabajo, cuyo destino no depende de los milagros de sus gobernantes. No eran los pobres "piqueteros" a sueldo o las "madres de mayo" subsidiadas, a quienes convoca la Casa Rosada cada vez que se atrinchera en su omnipotencia. La ruralidad, entonces, pasó a ser protagonista de la ciudadanía y no un actor de reparto dentro del teatro de la política.

Los Kirchner se han conducido como dueños y hacedores de la voluntad nacional, y así fue hasta cuando apareció en escena el Vicepresidente de la República y presidente del Senado, Julio Cobos, quien en conciencia le abrió una puerta al diálogo e hizo del parlamento sede natural para el debate democrático. Apenas eso. De modo que, desafiantes, éstos dieron un golpe de timón y enviaron a manos de la votación parlamentaria el destino de su decisión confiscatoria, con una orden pretoriana a sus aliados: la ley no se discute y debe salir como esta escrita.

Un mandado en apariencia fácil para el Gobierno le hizo lugar, sin embargo, a otra realidad. Algunos senadores oficialistas tomaron noción de que el altercado planteado, a fin de cuentas, no residía en los impuestos sobre las exportaciones agrícolas. Era una diatriba crucial acerca de un estilo de gobierno que a nombre de la democracia ha usado de las mayorías para acabar con las minorías y estigmatizar a la disidencia: ¡golpistas y traidores a la patria! llamó Cristina a los rurales en huelga.

La asamblea dividida -36 senadores contra otros 36- quedó así en manos de Cobos, quien con voz temblorosa, llegada la circunstancia, decidió con la razón ética y de espaldas a Maquiavelo. Movió su voto a favor del campo. Votó, en suma, no en contra del Gobierno sino por el diálogo y la democracia profunda, que nace y se hace más allá del Estado y de sus gendarmes.

Es esta una nueva manera, más responsable, de asumir la libertad, donde la sociedad y sus actores no tienen más opción que entenderse a toda costa o dejar sus ciudadanías activas en manos de forasteros y enemigos de la democracia. En lo sucesivo los políticos, los partidos y los titulares de los poderes públicos habrán de poner sus experticias al servicio de la sociedad diversa y cotidiana, respetando a sus actores naturales, y habrán de renunciar a las agendas ocultas, evitando imponerlas a propios y a extraños cual si fuesen enviados de Dios o encarnaciones vivas del pueblo soberano. Nada más.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog