Restricción de importaciones frena crecimiento de la industria local

Por Venezuela Real - 23 de Julio, 2008, 11:08, Categoría: Economía

CARMEN SOFÍA ALFONZO /  VANESSA PÉREZ DÍAZ  / AHIANA FIGUEROA
El Nacional
23 de julio de 2008

Compañías esperan hasta un año por certificado de no producción
El sector privado debe estar solvente con una serie de organismos como IVSS, Banavih e Inpsasel

La política gubernamental de restringir las importaciones para estimular la producción nacional ha generado en el corto plazo más dificultades que beneficios. En lugar de fortalecer la industria local, entorpece las operaciones comerciales del empresariado. Sectores como salud, construcción, libros, telecomunicaciones y automotor son algunos de los que han experimentado el impacto de la medida.

El retraso de los trámites en el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio, que es el punto de partida para el proceso de importación, impide que fluyan las compras en el exterior. Algunas empresas esperan hasta un año por los certificados de no producción o producción insuficiente.

Aunado con los permisos de este despacho, las autorizaciones de Cadivi y la liquidación de dólares por parte del Banco Central, la política incluye otros requisitos como las solvencias en el IVSS, Banavih, Inces, Inpsasel, Sencamer y Fondonorma, que también aumentan las trabas para importar.

Salud en alerta.

El presidente de la Cámara Venezolana de Medicamentos, Stefano Zampa, fue enfático en afirmar que en el sector no existe desabastecimiento, pero reconoció que había retrasos en la entrega de los certificados del Milco.

Mientras que el año pasado la espera rondaba un mes, en lo que va de 2008 se lleva entre 45 y 60 días.

Explicó que las faltas que se han presentado en algunos medicamentos se debían a que los pacientes, sobre todo los de patologías crónicas, compraban más de lo que necesitaban. El año pasado Cadivi aprobó para este sector 1 millardo de dólares. De enero a junio de 2008, el organismo autorizó 1,5 millardos de dólares, lo que representa un incremento de 50%.

Los equipos médico-quirúrgicos no han corrido con la misma suerte. En mayo de este año, la Asociación Venezolana de Equipos Médicos informó al despacho de Industrias Ligeras que el retraso en la entrega de certificados obstaculiza el funcionamiento de unidades de salud que dependen de aparatos tecnológicos, como tomógrafos y máquinas de rayos x. "Es ilógico que nos pidan certificados para un radio isótopos, un equipo para el tratamiento del cáncer, que nunca se ha fabricado en el país", dijo Antonio Orlando, presidente de Aveme.

Simplificación.

El sector de la construcción celebró la medida del Gobierno de liberar de los requisitos y solvencias exigidos por Cadivi, a aquellas empresas cuya solicitud de importación sean iguales o inferiores a 50.000 dólares para la compra de bienes de capital, maquinaria e insumos productivos. Sin embargo, según el presidente de la Cámara de la Construcción, Fernando Azpúrua, aún existen inconvenientes para solicitar el certificado de no producción y el documento de certificación de calidad de Sencamer.

La industria de la construcción realiza importaciones de maquinaria especializada, así como de sus repuestos. Algunas obras llegaron a paralizarse por el retardo en la llegada de transformadores de energía. Representantes del sector señalan que anteriormente las demoras para la obtención de las divisas llegaban hasta 240 días, mientras que ahora la tardanza es menor a los 120 días.

Desmejoran servicios.

Hace un mes, Alberto Schaffernoth, presidente de la Cámara de Empresas de Servicios de Telecomunicaciones, advirtió que el sector afronta una crisis porque no cuenta con los permisos necesarios para importar equipos y software. "Las importaciones no pueden erradicarse porque aún no tenemos la capacidad para producir".

El vocero indicó que los efectos del control de las importaciones se traduce en la desmejora de los servicios en telecomunicaciones.

Escolares afectados.

En marzo de 2008, el Milco incluyó los libros en la lista de los productos que requieren los certificados para recibir dólares preferenciales. La presidenta de la Cámara Venezolana del Libro, Dalila Da Silva, aseguró que desde entonces el sector registra retrasos. "Hace cuatro o cinco años se aplicó una medida similar, lo que generó un cuello de botella", agregó.

Aunque 80% de los textos escolares se produce en Venezuela, el retraso en la entrega de certificados afecta la nueva temporada escolar. Da Silva dijo que la bibliografía complementaria y libros técnicos sí son, en su mayoría importados. "Ya nuestros tiempos están agotados porque la temporada escolar comenzó".

Caen las ventas.

El retraso en la entrega de divisas imposibilita que lleguen al territorio nacional las pocas unidades que el Gobierno permitió traer a cada empresa automotriz. Entre enero y junio de 2008 se dejaron de comercializar 58.480 vehículos en comparación con el primer semestre del año pasado, lo que significa una caída de 27,4% en las ventas. El mercado automotor en Venezuela pasó de 213.056 unidades vendidas en los primeros 6 meses de 2007 a 154.576 unidades comercializadas en el mismo período de este año.

Contrario al objetivo gubernamental, la restricción de importaciones arrastró consigo al ensamblaje nacional. La venta de carros nacionales cayó 1,2% en la primera mitad del año, lo que representa una diferencia de casi 900 unidades entre lo que se comercializó en 2007 y los 72.095 carros vendidos hasta junio de 2008.
 
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog