El caso Laura Castellanos

Por Venezuela Real - 25 de Julio, 2008, 11:11, Categoría: Derechos Humanos

ALONSO COLEIRO
TalCual
25 de julio de 2008

Con total deportividad, con la tranquilidad del que se siente apoyado por las autoridades, un par de sujetos empotrados en una moto agredió en los Valles del Tuy a Laura Castellanos y un equipo de trabajo de Radio Caracas Televisión cuando se disponían a llevar adelante la pre producción de un programa de televisión. La advertencia, que rápidamente mutó en amenaza, no pudo ser más diáfana: unos diez disparos al aire, de acuerdo a su propio testimonio. Digamos que cada disparo equivaldría a la cantidad de minutos otorgada por estos malandros para que la reportera y el resto de los trabajadores abandonara el lugar.

Un incidente que, de tan traído y llevado, ha pasado a formar parte del paisaje en estos diez años de predominio del chavismo. Este período histórico a partir del cual el poder político creyó tener una licencia del cielo para hacer justicia con mano propia y llevar la batuta de la revancha social. La pelea, lo dijo el mismo Chávez, "había que cazarla" a cualquier precio. Los pasivos de la cuarta república debían ser cauterizados usando el lenguaje de guerra y llamando a los indiferentes a la batalla.

Mes a mes, un caso tras otro, vemos con cuanta normalidad los militantes del oficialismo, cuadros medios, voluntarios, funcionarios subalternos y hasta efectivos militares se cree con derecho a agredir y ofender periodistas, y en general, ciudadanos. Todos se cobijan en la tan extendida falacia de que son encarnación del espíritu popular. Los mismos sujetos, por cierto, que se ofenden cuando los llaman "turbas".

Cuando hacemos referencia a la reiterada sucesión de agresiones a la prensa que ha tendido lugar en este par de lustros –episodios que, a esta velocidad, en cualquier momento superarán el triste récord de la cuarta república– los periodistas y militantes del chavismo, para defenderse de los señalamientos, suelen hacer un ejercicio paralelo: traerse el récord de la cantidad de que seguidores del presidente que son agredidos en actos opositores en los cuales se ha activado, dicen, una despreciable dosis de asco social.

Una trágica verdad a medias que, a sabiendas, oculta un hecho fundamental: es al chavismo, esto es, a la parcialidad política que ejerce el control del estado y la fuerza pública, a quien corresponde llevar el control del respeto a la ley. Para eso son el gobierno. Los episodios que muchos colegas del oficialismo mencionan, casi todos correspondientes al lamentable período de 2002, han desaparecido casi totalmente de la escena opositora.

Es muy fácil perder la cuenta cuando toca echarle una mirada a la cantidad de tropelías, abusos, insultos y violaciones a la legalidad que está llevando a cabo eso que denominan el chavismo en este período histórico en el que ha acumulado una casi inconcebible dosis de poder. El ánimo de revancha les hizo perder cualquier idea del significado de la justicia.

El ejercicio revolucionario, a estos efectos, es la cosa más parecida al derecho divino: la más absoluta expresión del absolutismo y el desprecio por la opinión ajena. Es la misma potestad que hace posible que esa vergüenza en dos patas que llaman Cilia Flores se sienta con total libertad para insultar a dos periodistas –Cecilia Caoine y Pedro Pablo Peñaloza– que se tomaron la molestia de decirle a ella y al país esa verdad que no ha podido desmentir: que violando todos los manuales administrativos, tiene a cerca de diez parientes ejerciendo discrecionalmente el poder en la nómina del parlamento.

Cuando pienso en este triste episodio de la agresión a Laura Castellanos, por cierto, me gustaría preguntarle a los colegas del oficialismo qué es lo que entienden por terrorismo mediático.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog