¡Háblame, mi Rey!

Por Venezuela Real - 25 de Julio, 2008, 10:45, Categoría: Caricaturas/Humor

Laureano Márquez
TalCual - Humor en Serio
25 de julio de 2008

Caracas, 25 de julio de 2008

S. M.
Don Juan Carlos de Borbón y Borbón
Palacio de Marivent Palma de Mallorca
España

Señor:

Es probable que cuando la presente llegue a sus manos sea demasiado tarde por culpa del cambio de horario más la media hora adicional que impuso Esteban. Entiendo que hoy se reúne con su homólogo en plan de reconciliación y aquí no ha pasado nada. No se tome usted demasiado en serio los golpes de pecho en su despacho veraniego y no se deje arrastrar por el encanto de la llanura del trato. En el fondo, en lo sustancial, no cambia.

Saldrá de allí diciendo que S. M. pidió cacao y que bueno, que pobrecito el Rey.

No le extrañe incluso, señor, que tergiverse todo y que en rueda de prensa diga cosas como: “Todo fue una confusión, vale, ¿verdad, Juancho?... Él lo que me dijo fue ‘¿Dónde están las toallas?’, porque el día anterior en la piscina del hotel allá en Santiago él me había prestado dos paños para secarme y a mí se me olvidó devolvérselas y Juan es delicadísimo con esas cosas… ¿Verdad, Juan Carlíbiris?”

Usted tendrá que tragar grueso por lo de los negocios y eso. No se preocupe, aquí entendemos que en el contexto internacional todo el mundo se lo cala por el billetal que se le cae a su paso por todos lados y, además, los gobiernos serios anteponen siempre el interés de su pueblo a los asuntos personales (¡qué envidia, señor!).

Los ex empleados de Viasa ya comenzaron a sentir la reconciliación:

Hace unos meses cuando las cosas andaban mal con usted, ellos recibieron la promesa de algo que para ellos es justicia aunque para Esteban fuese sólo venganza, en relación con los desmanes de Iberia con nuestra línea aérea bandera. Ahora, por lo que he sabido, les vuelven a echar la partida pa’trás, porque han cambiado los vientos. Pero así es nuestra justicia, Majestad, fluctúa en la bolsa de los intereses gubernamentales.

Señor: de todas maneras, aunque hoy se reescriba la historia del "¿Por qué no te callas?", usted no tiene idea de la enorme contribución que la expresión de S. M. trajo en nuestra lucha por que la humanidad comprenda lo que verdaderamente sucede en Venezuela. Usted fue una especie de punto de inflexión. Alertó al mundo sobre lo que por estas latitudes venimos señalando hace mucho tiempo: el tío es insoportable, para decirlo castizamente. Y eso que usted no ha visto nada, señor. Para nosotros ya no hay cosa que asombre a estas alturas.

En tal sentido, aunque tenga que dar usted hoy un paso atrás, en un momento en que la economía española entra en crisis y la amistad con multimillonarios es conveniente, reciba nuestra sincera expresión de gratitud por los favores recibidos. Espero que S. M. pase un magnífico verano en el Mediterráneo de Serrat. Nosotros seguiremos llevando la vida por estos lados con la pequeña esperanza de que, más temprano que tarde, volvamos a tener otro verano.

P.S.: No se cohíba usted de mostrar a su homólogo las maravillas del palacio del mar y viento pensando que a él le disgustan esas cosas exquisitas que aparecen en la revista Hola. Es pura pose, le encantan.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog