Electricidad: desinversión micro y macro

Por Venezuela Real - 28 de Julio, 2008, 11:41, Categoría: Economía

Damián Prat C
TalCual
28 de julio de 2008

Ciudad Guayana, rodeada de las grandes centrales hidroeléctricas que surten el 70% de la energía que mueve a Venezuela, vive en medio de constantes apagones y cortes del servicioeléctrico. Especialistas, sindicalistas y hasta gerentes de Cadafe coinciden: éste es el resultado de 15 años de desinversión

Por estos días, la crisis del servicio eléctrico se ha ensañado más de lo habitual con los habitantes de San Félix y Puerto Ordaz, los dos núcleos urbanos que componen Ciudad Guayana.

No es que sea algo novedoso ni sorpresivo, pues los guayacitanos están habituados a que grandes tramos de las principales avenidas, así como centenares de calles permanezcan por meses y hasta años sin alumbrado público.

Es común también que se produzcan apagones cortos e incluso que algunas barriadas o urbanizaciones se vean afectadas por cortes de varias horas y días. A veces hay tandas de caídas del servicio en zonas extensas que se repiten a lo largo de semanas, debido a la obsolescencia de los equipos de numerosas subestaciones, la falta de repuestos o el colapso de la capacidad para cubrir la demanda.

Sin embargo, en las dos semanas precedentes la crisis y los apagones se han multiplicado, y alcanzaron un "pico" de ineficiencia agobiante para la ciudadanía.

IGUAL EN BARRIADAS Y DE CLASE MEDIA

Los Olivos es una urbanización de clase media de las más antiguas de la ciudad, ubicada a un par de kilómetros de la moderna central hidroeléctrica Macagua II.

La cercanía con la planta no evitó que durante la semana pasada se vivieran en Los Olivos cinco largas caídas del servicio eléctrico, incluyendo una de cerca de 40 horas.

En Castillito, uno de los sectores populares más antiguos de Puerto Ordaz, –a unos cientos de metros del recién remodelado Polideportivo Cachamay– se vivieron situaciones parecidas con el servicio, incluyendo un apagón de 20 horas, como había ocurrido dos meses atrás.

Los barrios Luís Hurtado Higuera y Caroní están en la zona alta de San Félix, cerca de la salida hacia Upata y El Pao. Diez días atrás trancaron las vías principales adyacentes al sector, en respuesta a los cuatro días de inte! rrupciones en el servicio eléctrico.

Los empleados de Cadafe se quejaron que los vecinos los habían recibido con bastante animosidad. "Ellos quieren que se les atienda de inmediato, pero el problema es que teníamos emergencias parecidas en otros barrios y todos quieren que se les solucione su problema", dijeron, mostrando el alcance del problema.

En otros sectores de la ciudad, como la zona popular de Unare, donde habitan miles de trabajadores de las industrias básicas y sus familias, los apagones se han presentado repetidamente pero por períodos breves.

15 AÑOS DE DESINVERSIÓN

A propósito del apagón nacional de mayo, hubo consenso entre los especialistas, dirigentes sindicales involucrados en el sector y hasta autoridades gubernamentales que lo confesaron, de que lo ocurrido tiene su causa principal en la prolongada desinversión del Estado en el sistema eléctrico nacional al menos en los últimos 15 años.

El ingeniero Andrés Matas Axpe, que trabajó 30 años para Edelca y llegó a ocupar la gerencia de Planificación, explicaba en un reciente artículo de opinión (La angustia de los 16 /Correo del Caroní / 19 de Junio 2008) que aunque la capacidad de generación de energía eléctrica en Venezuela es de 22GW, la capacidad del sistema de distribución nacional y en especial del que desde Guayana va al 70% del territorio venezolano, es de 16GW porque en 12 años no se ha hecho ninguna inversión nueva para ampliarlo y los proyectos termoeléctricos de centro occidente están retrasados o parados.

El problema es que el consumo promedio nacional está constantemente rozando esa misma cifra de 16GW, es decir, usando el límite, sin disponer de "un colchón" de seguridad que normalmente debe ser de al menos 1 GW. Además, cuando se produce un "pico" especial de consumo, el sistema eléctrico nacional entra en algo así como "que sea lo que Dios quiera".

PEOR DESINVERSIÓN

Si lo anterior sirve para ilustrar parte del serio problema de abandono y falta de inversión del Gobierno a lo largo de ésta década en el sistema eléctrico "macro", la realidad de los sistemas de distribución de Cadafe en las regiones es mucho peor.

"Los apagones en Ciudad Guayana son resultado de la desinversión. El sistema está colapsado y las autoridades se niegan a reconocer el problema", dijo Francisco Alarcón –al Correo del Caroní, el viernes– líder principal del sindicato de trabajadores eléctricos (Suteeb), de militancia oficialista.

"Achacarle el problema a las lluvias es una excusa, la demanda de energía es actualmente el 100% de la capacidad del sistema. No hay un margen de seguridad para cubrir eventualidades o aumentos específicos de las horas de mayor consumo".

Alarcón explica que al menos cuatro de las principales subestaciones de Cadafe en la ciudad (San Félix, Los Olivos, Chirica y Vista Alegre) están totalmente colapsadas, y otras cinco están en el límite. Sólo la de Unare tiene margen de trabajo, pero se prevé que para finales de año también entre en crisis.

Incluso, explica que algunas inversiones en proyectos industriales como la planta de asfalto no pueden entrar en servicio por falta de capacidad para atender su demanda de electricidad. En marzo Alarcón advirtió que un apagón que había afectado por 14 horas un amplio sector de San Félix, dos días antes, era producto de la falta de mantenimiento de las líneas de transmisión.

Un año antes, en mayo de 2007, también había denunciado que los transformadores principales de 29 sectores habitacionales requerían ser cambiados, pero Cadafe no tenía ni un solo transformador nuevo para el recambio en sus existencias.

LOS GERENTES TAMBIÉN LO ADMITEN

Aquél que piense que tales denuncias podrían ser cosas de sindicalistas, se convencería de que el problema es real y grave al saber las confesiones que en varios momentos han hecho los propios gerentes de Cadafe (ante Eleoriente) en la región.

En mayo del año 2005, quien entonces ocupaba la gerencia regional de Eleoriente informaba que "la problemática del servicio eléctrico es estructural, debido a la desinversión de más de 15 años en este importante sector", según un boletín de prensa.

Carlos Gerdez, que en su momento estuvo al frente de la empresa de distribución de energía en la región, fue citado por la cámara municipal de Caroní en julio del año pasado para explicar la situación de crisis en el servicio. Ahí admitió que para el momento "se necesitarán 72 millones de dólares en inversiones para recuperar el servicio tan sólo en el municipio Caroní".

Gerdez habló de las subestaciones colapsadas y de las nuevas que se requieren, de sustitución de equipos, transformadores y cableados que en muchos sitios ya sobrepasaron su vida útil e incluso de un plan normal de mantenimiento que según el gerente "se hacía dos veces al año y ahora lo hacemos una vez cada tres años".

El anterior gerente, Norberto Ramos, había dicho tres meses antes que sólo en reparaciones para poner a funcionar el alumbrado público de calles y avenidas, se requerirían 15 millones de bolívares fuertes que no existían en presupuesto.

Cadafe en Guayana vive de lo que recauda, explicó Ramos, porque no hay aportes del Gobierno nacional para acometer inversiones, mientras que la recaudación normal apenas alcanza para cancelar salarios y mantener el funcionamiento mínimo de la empresa.


 






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog