"El rescate de Ingrid no fue bueno para una paz negociada"

Por Venezuela Real - 29 de Julio, 2008, 18:49, Categoría: Política Internacional

Jorge Elías
La Nación - Argentina
29 de julio de 2008

La visión de un analista norteamericano

El mundo aplaudió el 2 de este mes la audaz liberación en la selva colombiana de 15 rehenes de las FARC, entre los cuales se encontraban la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres contratistas norteamericanos.

El mundo aplaudió, Colombia celebró y el presidente Alvaro Uribe se llevó todos los dividendos, pero según Marc Chernick, profesor del Departamento de Gobierno y del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown, en Washington, el resultado no ha sido del todo alentador. "El rescate de Ingrid y de los otros no ha sido bueno para una paz negociada", concluye, con un dejo de escepticismo.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), a su juicio, no han sido derrotadas. Conservan una "gran capacidad" de reclutamiento y un número impreciso de secuestrados, tanto por razones políticas como por razones económicas.

La única solución posible, más allá del impacto de la operación Jaque y de cualquier otra misión militar, dice Chernick durante una entrevista con LA NACION, es "una negociación política" que incluya, entre otros aspectos, la reforma agraria, el respeto mutuo de los derechos humanos, la conversión de los guerrilleros en políticos y acuerdos de redistribución de los recursos.

"Si uno se guía por las cifras del Ministerio de Defensa de Colombia, las FARC debieron  haberse desmovilizado una vez cada año y medio en los últimos años -agrega Chernick-. En los últimos meses, por primera vez en su historia, la dirigencia recibió golpes durísimos con las muertes de Raúl Reyes, Manuel Marulanda, alias Tirofijo, e Iván Ríos. Esas señales de debilidad son de fundamental importancia para encarar una negociación política y deben ser aprovechadas."

En estos días, Chernick dicta clases sobre resolución de conflictos en América latina en la maestría de gobierno de la Universidad Nacional de San Martín merced a un acuerdo con Georgetown. Su tesis doctoral versó sobre Colombia, donde ha estado, desde 1987, en contacto con las FARC y con todos los actores del conflicto para sus investigaciones. La solución, insiste, debe ser política, no militar.

En el actual proceso, las idas y vueltas del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, precipitaron el desenlace. "Es un mal mediador, un mal diplomático -señala Chernick-. Si se hubiera callado y hubiera hecho las cosas con más calma, Uribe no habría sido capaz de desautorizarlo."

Chávez, empero, no pudo con Chávez y Uribe tampoco pudo consigo mismo: la operación Jaque terminó siendo una confirmación del método que siempre quiso aplicar con las FARC, más allá de las propuestas de canje humanitario que la otra parte no aceptó y de haber violado las Convenciones de Ginebra con el uso de emblemas de la Cruz Roja para engañar a los captores.

La nacionalidad francesa de Betancourt y la nacionalidad norteamericana de los contratistas Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell, así como la intervención fallida del ex representante especial de las Naciones Unidas, forzaron a Uribe para permitir, como no había sucedido en presidencias anteriores, la intervención de emisarios de varios países (entre ellos, Francia, España y Suiza) que, con su venia, se internaron en la selva colombiana en busca de entablar un diálogo con las FARC.

Dice Chernick que el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, tenía la palabra de Chávez sobre la liberación de uno de los tres norteamericanos, contratistas de la compañía Northrop Grumman, proveedora de servicios de reconocimiento para el Plan Colombia, financiado por los Estados Unidos para la lucha antidrogas y antiterrorista.

El canciller francés, Bernard Kouchner, a su vez, esperaba señales de Betancourt. Las negociaciones, de ese modo, iban a llevar su tiempo, pero, aparentemente descartada la vía militar, "estaban encarriladas". El súbito y elogiado rescate de los 15 rehenes no dejó resquicio para la negociación.

"Seis años se invirtieron en buscar un acuerdo humanitario -dice Chernick-. Finalmente, el gobierno autorizó a la senadora Piedad Córdoba y a Chávez para ser los interlocutores. Para sorpresa de todos, ambos lograron comunicarse con las FARC. Por primera vez, las FARC hallaron un interlocutor. En ese momento, Chávez convenció a legisladores demócratas en Estados Unidos y hasta habló del asunto con el subsecretario de Asuntos Hemisféricos, Tom Shannon. Había progresos, pero empezó a sobreactuar y recibió en Caracas a Iván Márquez, uno de los miembros del secretariado, con los honores de un jefe de Estado. Uribe no pudo soportarlo."

Como tampoco pudo soportar el minuto de silencio por la muerte de "un gran revolucionario" como Reyes, abatido en Ecuador por el ejército colombiano, ni la campaña por tratar como fuerzas beligerantes a las FARC.

Chernick sostiene que "hay que darles espacio político a las FARC" y que Uribe mismo "necesita ese espacio", para evitar una solución militar "larga y violenta" que, en última instancia, no "reportará cambios".

En palabras de la senadora Córdoba, criticada en Colombia por su cercanía a Chávez, "las FARC no estaban soltando sólo rehenes, sino, también, discursos". Discursos a los que, según Chernick, había que prestarles más atención.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog