Y la Cancillería dormida - Soberanía descuidada

Por Venezuela Real - 1 de Agosto, 2008, 9:37, Categoría: Política Internacional

El Editorial
El Nacional
01 de agosto de 2008

Hay lecciones que los pueblos aprenden a lo largo de los años y que no deben olvidar. Venezuela aprendió, a través de las experiencias traumáticas de su primer siglo de vida independiente, que la salvaguarda de la soberanía sobre su territorio es un asunto serio, que requiere de un esfuerzo coherente y coordinado por parte de sus instituciones y su ciudadanía.

Fueron muchos los kilómetros cuadrados perdidos mientras los venezolanos nos enfrascábamos en guerras civiles. Por ello, a partir de la primera mitad del siglo XX, los problemas de soberanía territorial fueron sustraídos de la pugna partidista cotidiana y su estudio se encomendó a grupos plurales de alta competencia técnica. Basada en las recomendaciones de ellos, la Cancillería nacional, que tantas críticas ha recibido en otros respectos, desarrolló una actividad y delineó unas políticas que se han caracterizado por su seriedad y continuidad.

Esto permitió no sólo defender de manera eficaz los derechos que se tienen sobre el territorio nacional, sino también contar con consensos sobre estas materias y efectuar los reclamos pertinentes a las naciones vecinas cuando fue necesario. En un sentido más positivo, la política nacional de fronteras ha hecho posible delimitar las áreas marinas y submarinas pertenecientes a Venezuela, así como los derechos sobre las riquezas que ellas contienen. Esto se ha realizado por medio del estudio, la diplomacia y la negociación, es decir, invocando en cada caso la razón que nos ha asistido.

Por ello causa alarma que ante la posibilidad de que otros países liciten riquezas que se encuentran en territorio nacional, el Gobierno, y en especial la Cancillería, hayan mantenido una actitud de indiferencia. Han sido instituciones y personalidades de la sociedad civil quienes han dado la voz de alerta ante la pretensión del gobierno de Barbados de sacar a subasta riquezas petroleras que aparentemente se encuentran en aguas territoriales venezolanas.

La reacción pública ante esta posibilidad ha obligado a Pdvsa a confesar que estaba enterada del asunto desde hace varios meses, pero se ha limitado a decir que ya informó a la Cancillería, la entidad competente. La empresa petrolera, que ha incursionado en todos los campos posibles, incluyendo la agricultura y la medicina, se lava así las manos en este problema, que es también petrolero. Mientras tanto, la cancillería mantiene silencio.

Es de esperar que no sea por falta de patriotismo, sino por ignorancia, ya que el gobierno militar actual desmanteló todos los equipos técnicos que, desde hace décadas, le hacían seguimiento a estos asuntos, y ha desestimado el concurso de quienes en Venezuela conocen la materia.

Más paradójico es el hecho de que en un gobierno dominado por militares, educados para la defensa de la soberanía territorial, este asunto, que la pone en riesgo, haya sido tratado con total descuido. No es el caso de gritar ¡rodilla en tierra!, pero tampoco para pasear por Rusia y España, y evadir responsabilidades.
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog