Rojo dialéctico

Por Venezuela Real - 2 de Agosto, 2008, 11:42, Categoría: Cultura e Ideas

RAMÓN HERNÁNDEZ
El Nacional
02 de agosto de 2008

No cabe duda de que los domingos son mejores sin los monólogos del amigo de Alexander Lukashenko y esa mermelada pegajosa de indumentaria roja y babeante, que aplaude y aguanta las ganas de mear con un estoicismo digno de mejores causas, como, por ejemplo, cumplir las metas de construcción de viviendas tantas veces anunciadas, como abandonadas sin haber empezado.

Esa sobresaturación de imágenes, palabras y tinturas; de promesas, regaños y dicterios; de anécdotas, detritus y añagazas por montón, además de las amenazas reiteradas de reducir a polvo cósmico la bonhomía de un santo y buena parte de su paciencia infinita, lo que más despierta es conmiseración por quien tiene que calarse la perorata del guachimán sin entender su verdadera dimensión: gamelote, materia inservible e improductiva, aunque ofensiva a todo uso.

Quizás sea producto de una apresurada revisión de textos de pensadores difíciles de leer y comprender, como Hegel, que lo dudo, o que haya intentado enterarse de lo que sucede en el país y en el mundo a través de las informaciones que perpetra la agencia oficial de noticias y los informes que preparan sus ministros, también es posible que lo haya afectado algo más grave sobre lo cual no me atrevo a teorizar, pero hechos de esas proporciones le han tenido que ocurrir para que a boca de jarro llame dogmático al PCV, hasta ayer su mejor aliado y su faro ideológico, porque Jerónimo Carrera, de manera premonitoria, hace más de una década alertó que un caudillo le haría mucho daño al socialismo venezolano. Touché.

No creo que Carrera, tan disciplinado y tan consensuado con los saberes que emanaron de la Academia de Ciencias de la URSS, sea un revoltoso ni un atrabiliario. No puede serlo quien religiosamente, vaya herejía, ha escuchado Radio La Habana durante 45 años sin chistar y todavía se confiesa militante del comunismo. Ocurre que empiezan a surgir las contradicciones en el seno del poder, del pueblo todavía no, y aparecen quienes identifican las diferencias entre el reparto de limosna que son las misiones y el progreso duradero que se deriva del trabajo. "La gran revolución venezolana sería industrializar el país. No importa el calificativo, puede ser de derecha o de izquierda, y realizada por cualquier equipo, pero lo importante es que se industrialice. El mayor peligro de Venezuela son los adulantes", dijo Carrera en febrero de 2007. Cedo colección, incompleta, de fantasías orales y de las otras.
 
 
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog