Cae la producción mineral en Guayana

Por Venezuela Real - 4 de Agosto, 2008, 11:04, Categoría: Economía

Damián Prat C.
TalCual
04 de agosto de 2008

La planta de pellas de Ferrominera Orinoco sigue varada desde hace año y medio con una producción inferior a la mitad de su capacidad instalada. El país pasó de ser autosuficiente y exportador a ser importador de ese producto industrial. La propia FMO bajó sus metas de producción y venta de mineral de hierro de 24 a 20 millones de toneladas

¿ Qué diría usted, amigo (a) lector (a), si le informan que una planta industrial de Guayana, diseñada para producir cuatro millones de toneladas de un determinado producto, cerró 2007 con apenas un millón de toneladas? ¿Y qué pensaría si le digo que la anterior pregunta, hecha en enero de este año, sigue teniendo una respuesta parecida siete meses más tarde, aunque la referida planta industrial fue absorbida por la más veterana de las empresas básicas de Guayana que es Ferrominera Orinoco (FMO)? En efecto, la planta de pellas de Ferrominera, hasta hace poco conocida como Toppca, tenía una capacidad de producción instalada de tres millones de toneladas de ese producto de uso industrial.

En 2007 se le hicieron inversiones por 89 millones de dólares para modernizarla y elevar su producción a cuatro millones de toneladas, pero el resultado fue el inverso y culminó 2007 con apenas un millón de toneladas, desatando una enorme crisis en la industria briquetera, que no ha podido ser solventada pese a que Ferrominera la absorbió totalmente.

REDUCCIÓN , PELLAS Y BRIQUETAS

Las pellas son como "bolitas" de mineral de hierro molido, concentrado y "horneado" que permiten el uso del mineral de hierro en las acerías de modo de hacerlo más eficiente.

La industria de la "peletización" implica darle un importante valor agregado al mineral de hierro. La tonelada de mineral tiene hoy un precio bastante alto en el mercado mundial: alrededor de 70 dólares.

Las pellas se venden entre 200 y 300 dólares la tonelada. A su vez, las pellas son la principal materia prima, junto con el mineral de hierro fino para la producción de briquetas que se obtienen por un proceso de reducción directa.

La tonelada de briquetas hoy en el mercado internacional se coloca entre 650 y 700 dólares, además de todas las ventajas de reducción de costos de transporte.

En Guayana ! existen desde los años 80 y 90 varias plantas tanto de pellas como de briquetas, públicas y privadas. Sidor tiene sus propias plantas de reducción de mineral y de pellas, como HYL Midrex I y II, para su uso e incluso el consorcio argentino adquirió la planta Posven de tecnología coreana y la convirtió en la actual Matesi.

Ferrominera ya había absorbido Oppco y era copropietaria de Toppca, principal productora de pellas en la región.

Además existen briqueteras como Comsigua y Venprecar, ambas privadas, cuya producción está destinada principalmente a la exportación y es fuente de ingreso de divisas al país.

TOPPCA "PALO ABAJO "

La planta de pellas denominada Toppca fue en los años 90 un proyecto original conjunto de Ferrominera con socios y tecnología japonesa de la Kobe Steel, cuyo contrato incluía cláusulas de transferencia de tecnología. Para 2006 estaba produciendo algo menos de 3 millones de toneladas al año.

Parte de esa producción era vendida a las cuatro empresas briqueteras, otra iba directamente a la exportación e incluso para complementar las necesidades de Sidor.

Las autoridades vieron necesario aumentar su capacidad de producción de las 8 ó 9 mil toneladas diarias hasta 14 ó 15 mil, para lo que se contrató una inversión de 89 millones de dólares mediante la cual a mediados de 2007 debía elevar su capacidad a 4 millones de toneladas anuales.

El resultado fue desastroso.

Las "paradas técnicas" de 30 días se convirtieron en 120 días. Los equipos de enfriamiento, los de transportación y en general todo el sistema comenzó a fallar. Cuando lograban reanudar la producción, apenas alcanzaban a sacar mil o cuando mucho dos mil toneladas diarias en períodos de cuando mucho una semana para de nuevo detenerse.

Sus 300 trabajadores comenzaron a verse seriamente afectados porque eran enviados a vacaciones forzosas cobrando salarios básicos. En Ferrominera! decidieron convertir su padrinazgo sobre Toppca en propiedad y control completo iniciando un proceso de absorción sin que se establecieran responsabilidades por el desastre.


EL COLMO : IMPORTAR PELLAS

Aunque la Sidor privada, es decir, Ternium Sidor pudo afrontar esa crisis sin mayores dificultades debido a tener sus propias plantas de pellas y de reducción directa, las empresas briqueteras sí se vieron gravemente afectadas hasta que finalmente, en conjunto con Ferrominera, se acordó iniciar un plan de importación de pellas.

De país autosuficiente e incluso parcialmente exportador, pasamos de golpe a dependiente e importador de las pellas. En febrero se aprobó un programa para traer al país hasta un máximo de 500 mil toneladas de pellas para surtir a Comsigua, Venprecar, Oppco y Matesi y paliar el déficit en Toppca-FMO.


FRACASO PARCIAL HASTA EL MOMENTO

Entre los meses de marzo y abril, Ferrominera (FMO) completó el proceso de absorber Toppca y sus 320 trabajadores asumiendo directamente y no sólo bajo "padrinazgo" la producción de pellas.

Sin embargo, al sol de hoy las cosas apenas tienen una leve mejoría con respecto al clímax de la crisis de finales de 2007, mas no han logrado alcanzar siquiera los niveles de productividad existentes hasta 2006. Para el mes de junio ya se habían importado 150 mil toneladas de pellas. En julio se agregaron 30 mil toneladas más y una cifra semejante está prevista para la primera quincena de agosto.

La tonelada de pellas producida en la ex Toppca, hoy planta de pellas de FMO, se logra a un costo de unos 110 dólares la tonelada, mientras el costo de la misma tonelada de importación se acerca a 300 dólares, incluyendo costos de flete y transporte.

Toppca-FMO logra sacar unas seis a siete mil toneladas diarias pero no consigue mantener el ritmo de producción en forma continua y sin paradas frecuentes, casi cada semana y por varios días, por lo cual algunos especialistas calculan la producción promedio en no más de cuatro mil toneladas diarias, 40% de lo que era normal hasta 2006 y 25% de la meta de ampliación planificada entonces.


FERROMINERA TIENE SU PROPIA CRISIS

Aunque las autoridades de Ferrominera se molestan en extremo cuando se ventilan sus problemas de hoy, info! rmes internos de la empresa indican que a pesar de los magníficos precios del mineral de hierro para la exportación, que alcanzan 70 dólares la tonelada, la crisis ya es evidente, al punto que algunos profesionales usan una expresión muy delicada que para otros luce un tanto exagerada pero no tan lejana de la verdad: "Corremos el riesgo de convertirnos en otra Alcasa".

Por ejemplo: Las metas oficiales de producción y ventas de la empresa para 2008, eran de 24 millones de toneladas de mineral de hierro. Sin embargo, la realidad de un sostenido descenso en la extracción, procesamiento, transporte y ventas, los ha llevado a reformular la cifra a un poco más de 20 millones de toneladas, "es decir, 17% menos, lo cual significa dejar de recibir ingresos por el orden de los 256 millones de dólares", dados los precios actuales del mineral.

Encima, y tal como lo reseñamos en un reportaje anterior, en el primer cuatrimestre del año Ferrominera perdió 100 millones de dólares en multas por los retrasos causados a los buques contratados, para transportar el hierro hacia los mercados de Estados Unidos y Europa.

Ferrominera culpa enteramente de ese colapso al Instituto de Canalizaciones (Incanal), responsable de las graves fallas de mantenimiento del canal de navegación del río Orinoco.

De nuevo, informes de sectores profesionales e incluso de organizaciones pro oficialistas indican que aunque sería cierto que los problemas del canal de navegación han causado buena parte de esos retrasos y por tanto de las penalizaciones (por cierto, equivalentes a haber "regalado" un millón 250 mil toneladas de hierro), no sería menos verdadero que la propia Ferrominera tiene problemas de fallas de mantenimiento de equipos y sistemas que contribuyen al déficit, como por ejemplo, un incendio presuntamente ocurrido en un tramo de 300 metros de cinta transportadora, causado por negligencia de mantenimiento a lo largo de meses.

NÓMINA ABULTADA Y PROBLEMAS DE CAJA

Los informes a que ha tenido acceso este redactor indican que la nómina gerencial de Ferrominera que era de unos 13 altos ejecutivos hasta 1998, subió a 22 hasta mediados de 2006 y actualmente llega a 44 gerentes La nómina general también se habría incrementado en casi dos mil trabajadores adicionales y sólo una cuarta parte corresponde a la incorporación justificada del personal que era de Toppca y otros.

Los informes no comprobados ante el silencio informativo oficial señalan que ya FMO presenta problemas del flujo normal de caja.

Diversas empresas de servicios y proveedores han confirmado –aunque obviamente bajo estricta reserva de sus nombres– que hay constantes retrasos de hasta 120 días para poder cobrar sus pagos cuando lo usual es no exceder un mes.

Profesionales del área de administración y finanzas sostienen que varias veces han recurrido a endeudamiento para cumplir sin falta con la nómina, aunque en los últimos dos años, FMO ha cancelado numerosos pasivos laborales y obsequiado diversas mejoras económicas a sus trabajadores especialmente en períodos preelectorales.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog