Banco a la vista - ¿Por qué no pagas?

Por Venezuela Real - 6 de Agosto, 2008, 10:55, Categoría: Economía

El Editorial
El Nacional
06 de agosto de 2008

El rey de España, don Juan Carlos de Borbón, se sintió obligado hace pocos meses a decirle en Chile a un excesivamente locuaz Presidente de Venezuela, "¿Por qué no te callas?". Ahora, con la anunciada compra del Banco de Venezuela a los capitalistas peninsulares, el monarca español probablemente tendrá que decir "¿Por qué no me pagas?".

Ya es habitual que, ante alguna dificultad política o circunstancia inesperada, el Gobierno nacional diga "¡Compro!". Las acciones de La Electricidad de Caracas, la Cantv, Lácteos Los Andes, las empresas cementeras, las petroleras de la Faja del Orinoco, y pare de contar, han sido sometidas a este tratamiento mercantil. La oferta, como en las películas de gángsteres, normalmente va acompañada de una amenaza: "Si no vendes, pagarás las consecuencias".

La amenaza presidencial es innecesaria y constituye, más bien, un gesto de propaganda porque sabe bien que los dueños quieren vender. Tal es el caso del Venezuela que, alguna vez, se conoció como el "banco insignia" de la economía nacional: el Gobierno simplemente eliminó, usando su poder arbitrario, la posibilidad de cualquier otro comprador.

Los dueños querían vender porque no se les escapaba la realidad de que la economía venezolana va cuesta abajo, a pesar de los altísimos precios del petróleo. Y porque, quizás, no deseaban someterse a los caprichos de unas autoridades que creen que el negocio bancario es un ejercicio de adulación, en vez de un cálculo de riesgos y posibilidades.

Tal vez no querían llegar al extremo de que los llevaran a punto de la quiebra, para tener que deshacerse de sus activos. A pesar de su estrategia de asentarse en toda América Latina, pensarían que la economía de Venezuela es ahora un caso aislado, como Cuba.

Y que compre el que quiera, o quien sea autorizado.

La estrategia de arrastrar a alguien al punto de la quiebra, para después comprarlo muy barato, la siguió con gran éxito John D. Rockefeller, magnate petrolero, creador de la hoy Exxon. Ese mismo estilo del capitalismo salvaje es el que está aplicando ahora el gobierno bolivariano. Provoca el acorralamiento, y lo llama nacionalización. Además, lo acompaña de grandes despliegues publicitarios.

Pero se trata de una simple maniobra mercantil apoyada en el uso de la fuerza y el poder gubernamental. Porque una nacionalización de la banca es algo más que la compra de un banco por parte del Gobierno. Ya tenemos muchos bancos estatales, todos a punto de la quiebra, pero el sistema sigue siendo el mismo: capitalista y no socialista. Y la compra del Banco de Venezuela no cambiará esta realidad.

El problema de la adquisición de esta institución financiera no es, por tanto, ideológico. Se limita a la expectativa de si los compradores pagarán lo que vale o, si como en el caso de otras empresas "nacionalizadas", se tratará de negociar interminablemente con sus dueños un precio de mercado, determinado por las amenazas y por el deseo de los vendedores de salirse de aquí, de una vez para siempre.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog