Di Martino : "Si Manuel Rosales no gana abrumadoramente será su fin político"

Por Venezuela Real - 9 de Agosto, 2008, 11:22, Categoría: Política Nacional

HERNÁN LUGO-GALICIA
El Nacional
09 de agosto de 2008

ENTREVISTA  - Di Martino cree que la Gobernación del Zulia está peleada, pero votarán por sus méritos
El alcalde de Maracaibo admitió que no son suficientes los partidos para destronar a la oposición: "Es necesaria una victoria contundente". Cree difícil conservar la silla municipal, pero confía en el rechazo hacia el mandatario regional
Rosales trabaja sobre mecanismos efectistas y populistas, dijo Gian Carlo Di Martino

Gian Carlo Di Martino percibe que su candidatura por el PSUV a la Gobernación del Zulia goza de "una gran legitimidad".

¿Por qué? A diferencia de otros estados no hay peleas en la Alianza Patriótica y tiene –aseguró– la venia de movimientos sociales, como campesinos y sindicatos.

"La única forma que Zulia sea pujante es con un gobierno conectado con el Gobierno nacional. De lo contrario, el Zulia no avanza. Seguiría la perturbación, la conspiración y las anomalías. En el caso negado de que perdiéramos, seguirían la guarimba y el saboteo".

–¿Hay pugnas en la Alianza Patriótica?
–Hay una unidad, sin traumas, sin fisuras. Reina la tranquilidad en el chavismo. Es algo histórico, porque Zulia tenía una mayor conflictividad política. La alianza nuestra se desarrolló antes del primero de junio, cuando se realizaron las primarias del PSUV. Es una relación de años. Compartimos elecciones presidenciales, referéndum. Hemos estado vinculados y con objetivos bien claros. El primero de junio se consolidó, legalmente y legítimamente, un triunfo popular que selló la unidad. Desde hace tiempo trabajamos con PPT, MEP, UPV, y PCV.

–¿Implicó una repartición de cuotas?
–No. Es una relación de lucha ligada a los intereses de la gente y por las coincidencias en denuncias hechas, por ejemplo, contra Henry López Sisco por la violación de derechos humanos; contra José Sánchez Mazú y la policía regional. En la captura de Hermágoras González, narcotraficante, paramilitar y traficante de armas. Coincidimos con el diputado José Luis Acosta en las denuncias de corrupción y de las nóminas paralelas de la gobernación.


Y en lo relacionado con los despidos injustificados en el puente sobre el lago trabajamos junto con PCV.

–¿El apoyo de los partidos es suficiente para ganar?
–No. La ventaja es la militancia del PSUV, unas 600.00 personas. Si se suma a los partidos aliados, más otro sector que no hace vida política, encontramos una fuerza importante. Hay otro grupo que atrae gente de Un Nuevo Tiempo que no ve la candidatura de Pablito Pérez con méritos, con la madurez política para asumir la gobernación.

Esos elementos suman alrededor de 20 a 22% de la votación. Y para ganar se necesitan 600.000 votos, y el PSUV los tiene. Claro, no es suficiente, porque es necesaria una victoria contundente. Las otra ventaja es que el pueblo opta por los méritos, no por la dedocracia.

–¿No hay un escenario peleado?
–Sí, pero soy optimista, no triunfalista. La oposición está dividida; tiene dos candidatos: Pablo Pérez y Saadi Bijani, sin embargo, no olvido que un punto representa 100.000 votos, y que dos puntos, cerca de 200.000, así que cada voto cuenta. Está peleado pero la gente reconocerá el liderazgo, la madurez política, que conozco al estado y que fui escogido por las bases.


–¿Y cree que pueda ganar?
–En el PSUV votaron alrededor de 300.000 militantes.

Es decir, hay una plataforma extraordinaria y el chavismo quiere ganar este estado por razones estratégicas.

–¿Y la Alcaldía de Maracaibo?
–No es fácil, aunque la gente no termina de asimilar la candidatura de Rosales. Fue alcalde, luego gobernador, candidato presidencial y ahora se lanza a la alcaldía. Eso lo etiqueta como un autoritario, como alguien que no da paso a las nuevas generaciones.

Tiene ventajas, pero un alto rechazo, 33%.

–¿A qué atribuye la actitud de Rosales?
–A la ambición; a un deseo de mantener una estructura de poder y defender intereses particulares. Es una persona que no entiende que la vida es un ciclo. Y como no sabe cómo desarrollarse, tiene que retroceder. Hay un conflicto existencial en esa conducta. Rosales puede ganar, pero tendría que ser de forma abrumadora porque viene de medirse con el presidente Chávez. Su situación no es fácil. Sabe que si la diferencia es de 15-20, quedaría acabado políticamente.

Di Martino asegura que, después de las primarias del PSUV, hicieron una encuesta y alcanzó 42%, cifra que aún –aseveró– conserva. "Hubo una aceptación disciplinada de la militancia del partido.

No hubo disidentes". De hecho, Rodrigo Cabezas, su ex rival interno, le ayuda en la campaña en la Costa Oriental del Lago.

–¿Cuánto es el rechazo de su gestión?
–Está entre 18% y 21%. Sobre la candidatura se está midiendo.

–¿Eso lo puede afectar?
–El fin de una campaña es revertir los números negativos. Si todo fuera fácil, no haríamos campaña. Hay un sector al cual hay que convencer, fundamentalmente joven. Y para eso es la campaña. En estos cuatro meses hay que revertir los números negativos.

–¿Cómo están sus relaciones con Rosales?
–Hubo una ruptura. Él tenía una buena relación con el Presidente, sobre todo con Luis Miquilena, que se acabó cuando Miquilena le hizo frente a la Ley Habilitante. Cuando Rosales se une a Miquilena, nos separamos. Desde ese momento no nos hemos cruzado la palabra. No sólo fue Di Martino. Hay unos alcaldes que eran de la oposición que, por la mala gestión regional, están con nosotros. El alcalde de Colón era de AD y Nuevo Tiempo; el de Padilla, fue secretario de AD por 35 años y ahora está en PSUV.

Así como Mario Urdaneta, del municipio Jesús Enrique Losada, que era de UNT.

Ahora, de 19 alcaldías, tenemos 8: Mara, Páez, Miranda, Baralt y Sucre sumando las mencionadas.

–¿Cuántas alcaldías ganaría el PSUV?
–Vamos a asegurar los bastiones que tenemos. En el Sur del Lago, ganamos. La Costa Oriental estará peleada. En Cabimas hay posibilidad de ganar. De 8, podríamos pasar a 14.

Sus promesas son: asumir el control en cuanto a seguridad; invertir en servicios públicos; llevar las misiones a las comunidades indígenas; resolver el déficit de 250.000 viviendas que hay en la región, y coordinar planes con el Gobierno central. "Desde hace 8 años, ni por LAE, ni por Fides el ejecutivo regional ha hecho una obra con Hidrolago.

En cambio, gracias a la inversión regional y la nacional, hay obras estructurantes: la represa El Diluvio-El Palmar, el puente vial, la red ferroviaria, el Metro de Maracaibo, los mercados populares socialistas, y la vía alterna sobre el lago".

La inseguridad le preocupa, aunque la atribuye a una falta de política; a una policía desmotivada, sin seguridad social y sin mando legítimo. "Rosales trabaja sobre mecanismos efectistas y populistas. Es más fácil trabajar con televisión, con medios y obras que puedan enganchar a la gente que meterse en la seguridad. No hay una política de seguridad seria, clara y transparente en función de nuestra realidad geopolítica y, por eso hay vulnerabilidades. Van 66 secuestros en este año. Es una cifra récord que genera una matriz de opinión".
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog