Nuevo derrumbe de la deuda en la peor semana desde 2001

Por Venezuela Real - 9 de Agosto, 2008, 20:53, Categoría: Prensa Internacional

Javier Blanco
La Nación - Argentina
09 de agosto de 2008

Por segundo día bajaron hasta un 6% los bonos; sube el dólar y vuelven a salir capitales

La creciente desconfianza que genera la situación argentina en los mercados quedó a la vista ayer con un nuevo derrumbe de hasta un 6,15% en los principales papeles de la deuda, una caída que ayudó a debilitar más a las acciones (pese a que muchas de las empresas acaban de reportar muy buenos balances); reactivó la demanda de dólares (subió a $ 3,07 el minorista) y realimentó la salida de capitales del país.

Así, los principales activos financieros locales tuvieron su peor semana desde las convulsiones de mercado que precedieron a la crisis de final de 2001 y comienzos de 2002, con retrocesos de hasta un 13% entre algunos títulos (como el Par en pesos) y de hasta un 11,2% entre las acciones (como Pampa Energía, pese al reciente ajuste en las tarifas eléctricas).

Y el riesgo país se incrementó en más de 100 puntos al quedar en 727, el mismo nivel que mostraba en marzo de 2001, cuando se sucedieron tres ministros de Economía y un viejo conocido de esos despachos, Domingo Cavallo, cerró el mes proponiendo incluir en la fórmula de la convertibilidad al euro... Parte de la suba de 43 puntos de ayer obedeció a que la calificadora Moody s admitió que revisará el panorama positivo asignado a la capacidad de pago de la Argentina "por una atmósfera política más caliente y las derivaciones de la creciente inflación", dijo el analista soberano Gabriel Torres a la agencia Reuters.

Las fuertes bajas ratificaron que los inversores encuentran a cada paso más razones para escaparle al riesgo argentino, en un contexto internacional que ya no ayuda. La caída que en las últimas semanas mostraron las principales materias primas amplifica una sensación de renovada vulnerabilidad de las economías emergentes, en especial, para aquellas, cuyas cuentas fiscales son más dependientes de los ingresos que generan las ventas al exterior de esos productos.

En el caso argentino, la incidencia es clara. En el primer semestre del año, los ingresos por retenciones a la exportación explicaron el 81% del superávit fiscal nacional primario (antes del pago de la deuda). Y ahora que el precio de la soja, el "yuyo", como alguna vez lo bautizó la presidenta Cristina Kirchner, cae (ayer la tonelada bajó casi un 5% en Chicago, con lo que acumuló un retroceso del 13,17% en la semana), la liquidación de los papeles de la deuda doméstica se potencia.

Los inversores tienen muy presente el creciente cronograma de pagos que debe honrar el Gobierno en los próximos años, una vez que se esfumen los beneficios obtenidos del proceso de la reestructuración de la deuda cerrado en 2005.

De los US$ 6000 millones anuales que se deben financiar entre 2007 y 2008, se pasará a 11.650 millones anuales en el bienio 2009/2010, según proyecciones oficiales realizadas sobre la base del supuesto de un superávit primario siempre superior al 3% del producto bruto interno (PBI).

Pero en los mercados observan que ese cálculo podría resentirse si los ingresos tributarios dejaran de crecer (porque cae el precio de las exportaciones o se recauda menos por la desaceleración de la actividad) en momentos en que el gasto público comprometido sube por las erogaciones derivadas del saludable proyecto de actualización de los haberes jubilatorios...

Y si el superávit baja, el Tesoro tendría menos recursos genuinos y una mayor urgencia por recurrir a otras fuentes de financiamiento, como la colocación de nueva deuda, en momentos en que se mantiene vedado su acceso a los mercados y el Gobierno entregó una acabada muestra del sobrecosto que debió aceptar por haber elegido a Venezuela nuevo prestamista de última instancia: le entregó un cheque por US$ 1461 millones a pagar el 3 de octubre de 2015 (que rinde una tasa del 7% cada año) para recaudar apenas 1000 millones, confirmó ayer la publicación de la emisión en el Boletín Oficial.

Un ejercicio realizado por el economista Mario Brodersohn deja en evidencia por qué esta operación tuvo un efecto revulsivo en los mercados, que se agregó a la desilusión generada por las definiciones que entregó el sábado pasado Cristina Kirchner, en las que ratificó las políticas tan cuestionadas, como la subestimación de la inflación.

Al comparar los términos de la última emisión del Boden 15 (tasa del 15,5%) con el rendimiento de un título de similares características de EE.UU. (su bono a 10 años rinde el 3,94%), es decir, al repetir los parámetros que toma el banco JP Morgan para calcular el riesgo país, Brodersohn concluye que la tasa convalidada es de 1160 puntos (15,5 menos 3,9). "Es el mismo nivel de riesgo que teníamos en los momentos previos al corralito", advirtió.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog