La mano de Fátima

Por Venezuela Real - 10 de Agosto, 2008, 15:17, Categoría: Política Internacional

SERGIO RAMÍREZ
El Nacional
10 de agosto de 2008

En Nicaragua se han soltado todo los amarres de la lógica, y el ciudadano común no sabe nunca a qué atenerse, ni en lo que se refiere a los asuntos de la vida interna, ni en lo que hace a las relaciones con los demás países.

Un amigo me comentaba hace poco lo grave que resulta para una nación tener que atenerse a los humores con que despierta la pareja matrimonial que detenta en sus manos todas las riendas del poder; humores que exponen generalmente subidos a una tarima adornada con flores de aromas capaces de neutralizar las maquinaciones de sus adversarios, igual que los protege de adversidades y envidias la mano abierta de Fátima con un ojo al centro, un símbolo esotérico de edad milenaria pintado en la pared detrás del sitial presidencial en medio de un mar de abigarrados colores.

Antes muchos pensaban que las acciones del presidente Ortega en política internacional estaban dirigidas por la mano del presidente Chávez más que por la mano de Fátima, ya que todos los pleitos de Chávez eran asumidos con vehemencia furibunda por Ortega, o se acoplaba con él para hacerle segunda. Pero ya no es tan así, según los últimos acontecimientos.

Chávez parece conocer mejor la naturaleza de sus intereses. Ha sido fácil verlo en su sorpresiva declaración urbi et orbi de que las FARC deben soltar de manera incondicional a todos los rehenes, y que debe abandonar la lucha armada, por obsoleta; y lo mismo en su reciente viaje oficial a España, donde a todas luces llevaba el propósito de reconciliarse con el rey Juan Carlos, para reír ambos frente a las cámaras en recuerdo del episodio de la Cumbre Iberoamericana de Santiago.

Chávez es capaz de reír, pero Ortega continúa con la cara seria, y no parece dispuesto a seguirlo por el camino de los borrones y cuentas nuevas. Su íntimo aliado, el comandante Tomás Borge, exiliado sin embargo como embajador en Perú, ha declarado que las muestras de respaldo incondicional que Ortega ofrece a las FARC eran un extraordinario acto de valentía, pues "todo el mundo, o casi todo el mundo", repudiaba a las FARC. Muchos leerán temeridad, o irresponsabilidad, en lugar de valentía.

Y al decir todo el mundo, hay que incluir a Nicaragua.

Las complacencias desaforadas del presidente Ortega a favor de una organización que ha perdido todo prestigio ético bajo el peso de los actos terroristas, los secuestros de civiles, y el narcotráfico son vistas entre mis conciudadanos con una mezcla de ira, estupor e impotencia. Nadie se siente representado en esa solitaria identificación oficial con las FARC, salvo aquellos que pertenecen al bando irreductible de la familia gobernante.

Es terrible cuando las tragedias empiezan a parecerse a las comedias. La autoproclama del presidente Ortega como mediador entre las FARC y el Gobierno de Colombia, rechazada por este último, y su consiguiente respuesta de que no tiene por qué pedir permiso a nadie para buscar la paz en aquel país, provocan risas en la platea.

Pero son risas tristes del lado donde nos sentamos los nicaragüenses.

El mismo amigo a quien aludí al principio me decía también que el único conflicto pendiente entre Nicaragua y Colombia es el que se refiere al juicio sobre límites fronterizos que se encuentra en el tribunal de La Haya. De allí en adelante, que la mano de Fátima proteja al presidente Ortega.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog