Francisco Faraco : "No necesitan reformar la Ley para estatizar la banca"

Por Venezuela Real - 11 de Agosto, 2008, 11:20, Categoría: Economía

BLANCA VERA AZAF
El Nacional
11 de agosto de 2008

Francisco Faraco califica las notas estructuradas de nube radiactiva
Con el control absoluto de los bancos por parte del Gobierno, la vida personal de los ciudadanos queda totalmente al desnudo

Francisco Faraco es uno de los analistas financieros que más ha auscultado el desempeño de la banca a través de los años. Sin alarma, pero con prudencia, advierte sobre el delicado estado de algunas entidades y alerta que hay un plan dentro del Gobierno por "ponerle la mano" a un sector que hasta ahora se había logrado escapar de las fauces estatizadoras.

En su opinión, todo forma parte de un rompecabezas que incluye la orden a los bancos de vender las notas estructuradas en bolívares (instrumentos con subyacentes en dólares o en activos), la designación del Alí Rodríguez en el despacho de Economía y Finanzas y la compra del Banco de Venezuela.

–¿Por qué cree usted que la Ley Habilitante no incluyó los cambios esperados dentro de la Ley General de Bancos?
–Sobre las bases de la Ley existente no es posible pensar en una nueva reforma sino en una nueva ley. Pero hay que preguntarse para qué se necesita si todo lo que ha venido haciendo el Estado tiene cabida perfectamente en la existente, como los topes de las carteras de crédito o el control de las comisiones. Además, la Ley actual no prohíbe de ninguna manera la propiedad estatal de la banca. No necesitan reformar la ley para estatizar la banca.


–¿Qué lo lleva a pensar en esta posibilidad?
–El Estado tiene dos requerimientos fundamentales para el desarrollo de la sociedad socialista: Una economía estatizada y una población controlada. En ese marco las decisiones para el impulso de la inversión obedecen a los caprichos y conveniencias del líder máximo. Por ello, se necesita que el ahorro financiero fluya hacia donde le interese al Estado.

–¿Quiere decir que para estatizar la banca no hace falta la reforma de la ley?
–Exactamente, sólo haría falta derogar la que existe.

–¿Podría ser esta una de las razones por las cuales no se promulgó la ley esperada?
–Puede ser. Lenin decía que sin ponerle la mano a la banca no era posible hacer nada revolucionario. El problema está en que el desarrollo capitalista no es posible sin el crédito.

–Usted señala que el segundo requerimiento de la economía socialista es el control de las personas ¿De qué se trata esto?
–No hay mejor espía que el Gobierno tenga en sus manos un balance personal o un estado de cuenta de una tarjeta de crédito. Esa es la razón por la cual el Seniat tiene tiempo pidiéndole a los bancos que le entregue la data de los clientes, y lo que explica que la Disip haya entrado en una casa de bolsa para llevarse la carpeta de clientes. Allí hay información valiosa para los examinadores fiscales y policiales. Una vez que se estatiza el sistema bancario, todos los ciudadanos estamos desnudos en lo más recóndito de nuestra reserva personal. Se sabe de dónde vienen nuestros recursos y a dónde van.

–¿Son todas estas las piezas del rompecabezas de la estatización de la banca?
–Otra pieza es la designación de Alí Rodríguez como ministro de Economía y Finanzas.

Él es el marxista-leninista mejor preparado del Gobierno y su vida personal ha estado entregada al proyecto socialista. Es un hombre duro, que firmó las cartas de despidos de los empleados de Pdvsa. Ese hombre no va a entregar lo que le queda de vida a firmar créditos adicionales, traspasos y nombramientos. Él está allí porque tiene encomendado algo grande y, a mí juicio, tiene que ver con las instituciones bancarias.

Para infortuna de la banca, hay una nube negra y radiactiva que se llama notas estructuradas que en algunos bancos forman una situación éticamente muy cuestionable y patrimonialmente insostenible.

–¿Por qué asegura que el patrimonio de algunas entidades podría estar comprometido?
–Porque el subyacente en las notas de algunos bancos no son divisas, son préstamos y activos fijos. Si estos activos están en Estados Unidos deben haber perdido entre 30% y 40% de su valor, y si están en Venezuela a quién se lo van a vender en la actual situación.

–¿Qué implicaciones tiene esto?
–Que el subyacente es aire, algo no liquidable, cuyo valor se desconoce porque no tiene mercado. Y en el caso de los créditos éstos no pertenecen al tenedor de la nota sino a un acreedor.

–Pero entonces, ¿por qué los bancos acudieron a estos instrumentos financieros?
–Algunos creyeron que podían tapar insuficiencias patrimoniales importantes con esas notas y de paso llevarse los dólares.

–Usted habla de insuficiencia patrimonial; sin embargo las cifras muestran que la banca ha tenido unos años de excelentes ganancias.
–Si, pero esas ganancias no se reparten de manera simétrica y, además, hay algunos pocos bancos que vienen arrastrando problemas patrimoniales desde hace mucho tiempo y no usaron tales ganancias para resolverlos.


–¿Cuánto han perdido?
–Hay algunos que han perdido entre 25% y 50% de su patrimonio y otros más pequeños han perdido más de 50% de su patrimonio. Pero, además, esta situación ha sido manejada por el Gobierno con el propósito de desprestigiar al sistema ante la opinión pública. Pero hay que estar claros en que si esta nube radiactiva se desata, fulmina al sistema financiero.


–¿Acaso la salud del sistema financiero está delicada?
–No, porque la inmensa mayoría de los grandes bancos que manejan el grueso de los depósitos no tienen problemas en ese sentido, y muchos de los medianos tampoco. El grupo de bancos que podría salir fulminado es bien conocido y ninguno es líder en el mercado.

–¿La situación con las notas estructuradas podría adelantar la venta de algunas instituciones al Gobierno?
–Y para qué las va a comprar si tiene facultades legales para intervenirlas. Se dijo que el plazo para la venta de las notas era hasta el 19 de agosto, pero se prolongó 60 días más e incluso podría darse una nueva prórroga. Todo dependerá de lo que suceda el 23 de noviembre con las elecciones regionales.

–¿La venta del Banco de Venezuela es un elemento en este proceso estatizador que usted describe?
–El señor Emilio Botín (dueño del Grupo Santander) manifestó el año pasado, en la asamblea de accionistas, su incomodidad con la inversión en algunos países de América Latina, en especial en Venezuela, donde el banco era rentable pero en un ambiente económico asfixiante. El banco se está vendiendo en 1,3 veces su patrimonio, es decir, un precio de ganga. El valor en Chile o Colombia sería más alto.


–Pero ese precio de 1,27 millardos de dólares es el mismo por el que hubiese sido vendido a Víctor Vargas
–Claro, porque Botín quiere irse. La operación de Víctor Vargas fue aprobada por la Sudeban, pero de acuerdo con ley no basta este requisito y el ministro Rodríguez presentó el caso al presidente Hugo Chávez diciéndole que no consideraba acertado que una persona manejara 30% de los depósitos del país, y tiene razón al decir esto porque en Estados Unidos, por ejemplo, ningún banco puede tener más de 10% del mercado.


–¿Quiere decir que fue acertado no permitir esa operación entre Santander y Vargas?
–Sí. Pero también está el hecho de que el Gobierno entró en control del Banco de Venezuela y se ha formado otro elemento en el proceso de estatización de la banca. Particularmente no pienso que el objetivo sea descargar y tener una red nacional porque los bancos no son las oficinas sino el capital humano, que cuenta mucho porque hay que formarlo por años.

–¿Qué está comprando el Estado?
–Un carapacho. Aunque el Gobierno tiene ocho bancos que reciben depósitos, y habrá migraciones desde el Banco de Venezuela, hay gente a la que no le interesa pasar su dinero a esas entidades porque no confía en el Gobierno.

Pero como ni Chávez ni Alí Rodríguez son tontos, no van a pagar para quedarse con un cascarón vacío

–¿Y entonces?
–Ellos van a estatizar todo el sistema financiero.

¿Recursos al servicio del Estado?
Francisco Faraco considera que en un sistema financiero estatizado no existe ninguna garantía para los ahorristas de que su dinero preserve su valor. "Con esta inflación es imposible preservar algo". Añade que con las actuales tasas reales negativas para el ahorro, el que sale ganando es quien pide un crédito y en el caso de la banca estatizada el único que toma prestado es el Gobierno; por tanto es el gran ganador. Señala que parte del interés del Ejecutivo en apoderarse de los bancos se centra en que dentro del sistema financiero venezolano hay recursos ahorrados por 80 millardos de dólares al tipo de cambio oficial y de 65 millardos de dólares al paralelo. "Esta gran cantidad de dinero no le cae nada mal al Gobierno para invertirlo en sus proyectos de empresas de producción social, comunales y cooperativas. Claro, habría que cobrarle todos los créditos al sector privado". Asegura que el Gobierno podría estatizar la banca y bajar las tasas de interés para vehículos, viviendas y tarjetas de crédito 10 puntos como hizo con la rebaja de las tarifas en la Cantv. Enfatiza que hay una fecha decisoria para que este proyecto se haga realidad -o no- y es el 23 de noviembre. "Eso es lo que explica que Alí Rodríguez, que es un hombre que mide sus pasos y que está asesorado por gente que conoce los problemas de la economía, sea el ministro. Hay decisiones y resoluciones que no están hechas por gente de la Sudeban o del Ministerio de Finanzas". Asegura que hay una sala situacional que maneja el área de finanzas del Gobierno fuera del ministerio. "En esa sala situacional hay españoles, chilenos, cubanos y estadounidenses, es decir, reguladores veteranos".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog