La ayuda de Venezuela a Centroamérica y el Caribe supera en 150% la cooperación de EE UU

Por Venezuela Real - 13 de Agosto, 2008, 22:09, Categoría: Petróleo/Energía

ANDRÉS ROJAS JIMÉNEZ
El Nacional
13 de agosto de 2008

Petrocaribe versus el Imperio

En tan sólo tres años, el gobierno del presidente Hugo Chávez ha avanzado en un programa de cooperación que, a criterio de expertos, no tiene precedentes en los países del Caribe y de Centroamérica. Si bien Venezuela siempre ha tenido planes de apoyo hacia estas naciones, sobre todo mediante el financiamiento en la venta del petróleo –como se dio con el Acuerdo de San José y otros proyectos de cooperación desde finales de los 70 y principios de los 80–, en la actualidad la iniciativa de Petrocaribe ha desplazado los aportes que Estados Unidos, las naciones europeas y otros organismos multilaterales hacen a la región.

Las cuentas no se han hecho en Venezuela, pero los expertos de esas naciones sí han puesto los números sobre papel. Ronald Sanders, ex diplomático inglés experto en los países angloparlantes del Caribe, y Norman Girvan, docente del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de las Antillas (University of West Indies) en Trinidad, se han referido a cómo en tres años la ayuda de Petrocaribe supera la cooperación internacional que anualmente entregan las naciones industrializadas.

"El futuro no podría ser más brillante para Petrocaribe, el acuerdo de suministro petrolero que lidera Venezuela y que ofrece condiciones de financiamiento preferencial para las naciones miembros", afirma Sanders en un escrito referido a este esquema de cooperación, que a mediados de 2005 promovió el presidente Chávez. Los comentarios del diplomático –algunos a favor y otros críticos– son seguidos de cerca en el mundo de las relaciones internacionales de Londres.

"El liderazgo de Estados Unidos en la región ha disminuido, sobre todo en la actual crisis energética y de alimentos; y se ha dado un vacío que ha sido ocupado por Petrocaribe", añade Sanders, no sin dejar de advertir que hay riesgos de que ésta sea la única ayuda que tienen las naciones caribeñas y centroamericanas para afrontar la escalada que han tenido los precios del petróleo.

Por ejemplo, Sanders cita el caso del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, a quien se le considera un mandata rio aliado de Estados Unidos en América Latina, y llegó hasta marcar diferencias públicas con respecto a la política exterior del jefe del Estado venezolano.

Sin embargo, su país se quedó sin alternativa energética y sucumbió al solicitar su ingreso a Petrocaribe.

"Lo que tenemos que hacer es hablar con las autoridades del Gobierno de Venezuela; y si es necesario yo llamaría al presidente Chávez", dijo el mandatario costarricense cuando formalizó su intención de ingresar a Petrocaribe de manera expedita y no esperar hasta diciembre de este año, cuando se llevará a cabo la próxima reunión de este acuerdo energético.

El presidente Arias se cuidó de no hablar pese a que dirigentes y empresarios le insistían sobre la conveniencia de formar parte de Petrocaribe.

Finalmente fijó su posición, sólo después que recibió el informe que le presentaron sus ministros de Relaciones Exteriores, de Ambiente y de Energía, junto al expuesto por la empresa Refinadora Costarricense de Petróleo, los cuales concluyeron que no existe una oferta similar para comprar petróleo.

Una situación parecida le ocurre a todos los gobiernos de la región, los cuales se percataron de que por ahora y frente a un escenario de altos precios del petróleo la propuesta venezolana es la solución para evitar una crisis energética y no propiciar un descalabro de corto plazo en las cuentas fiscales y externas.

Incluso, también se dieron cuenta de que hay facilidades para modificar cláusulas, como ocurrió durante el primer semestre de 2008 cuando se evidenció que el acuerdo de hace tres años se quedó corto, porque asumió como precio máximo los 100 dólares por barril cuando la cotización del crudo se enrumbó hacia 150 dólares.

En tal sentido, el presidente Chávez anunció un cambio del esquema de financiamiento: si el precio del crudo cruza los 150 dólares, entonces Petróleos de Venezuela otorgará un financiamiento equivalente a 70% del monto y no 60% como era la proporción hasta junio de este año.

Ayudas y temores

"Petrocaribe se ha convertido en la mayor fuente de ayuda financiera en la región del Caribe", afirma Norman Girvan en un documento que presentó en mayo de 2008, en el cual destaca que este acuerdo, y junto a la iniciativa Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), está generando una suerte de "nueva dinámica" en las relaciones entre Venezuela con sus vecinos antillanos.

El profesor Girvan ha presentado los números que demuestran que el programa de ayuda extranjera del Gobierno de Estados Unidos hacia el Caribe sumó 468 millones de dólares en el bienio 20052007, mientras que el plan de Chávez a través de Petrocaribe –entre suministro de petróleo, derivados y el desarrollo de proyectos energéticos– alcanzó durante el mismo período 1.170 millones de dólares; es decir, una contribución 150% mayor a la aprobada por la Casa Blanca.

La brecha es aún mayor – de acuerdo con lo que indica Girvan– si la comparación se hace con los desembolsos que el Banco Interamericano de Desarrollo ha realizado para estos países durante el mismo lapso, que asciende a 100 millones de dólares.

La tendencia no pareciera disminuir. Los cálculos hechos en diciembre de 2007, cuando se realizó la IV Cumbre de Petrocaribe, en Cuba, revelaron que el apoyo de Venezuela alcanzará 4.500 millones de dólares en 2010, pero se asume que ese pronóstico se quedó corto porque todavía el año pasado la cotización de los precios del petróleo no había cruzado la barrera de los 100 dólares por barril.

"Desde comienzos de 2008, el veloz aumento que ha tenido el precio del petróleo en los mercados financieros le ha dado un mayor rol estratégico a Petrocaribe, porque por cada dólar que aumenta el petróleo la factura de los países importadores aumenta 72 dólares", afirma Norman Girvan.

Frente a esta situación prácticamente no hay respuesta de Estados Unidos, toda vez que se está en medio de una campaña electoral, mientras que en Gran Bretaña empieza a generar preocupación, debido a las críticas de una presunta injerencia de la diplomacia venezolana sobre los países que fueron colonias inglesas.

The Commonwealth Club –una asociación civil ubicada en Londres y que agrupa a estas naciones– a finales de junio de este año abordó el tema de Petrocaribe en una conferencia titulada El efecto Chávez en el Caribe. Hubo loas y críticas al programa energético.

También se hizo mención a los anuncios del mandatario venezolano de construir refinerías, plantas eléctricas y obras de infraestructura, a través de la formación de empresas mixtas, con la participación accionaria de Pdvsa y un socio local que debe ser la empresa energética estatal del país miembro.

"La generosidad venezolana hasta ahora asciende a 156.000 millones de dólares que ha regalado en el exterior.

Chávez ha generado expectativas sobre la base de promesas no cumplidas, y ya en el continente americano está suscitándose frustración", dijo en ese foro Bronwen Brown, representante de la Unidad de Inteligencia de la revista The Economist.

Por parte del Gobierno nacional, la defensa la asumió el encargado de negocios de la embajada venezolana en Londres, Félix Plasencia, quien negó que exista la intención de presionar o ganar apoyos de los gobiernos caribeños.

"En Venezuela hay una revolución en la que prevalece el amor como premisa fundamental de nuestras relaciones con todos los países, máxime con nuestros vecinos", argumentó Plasencia.


 

 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog