La oportunidad boliviana

Por Venezuela Real - 17 de Agosto, 2008, 9:38, Categoría: Política Internacional

TULIO HERNÁNDEZ
El Nacional
17 de agosto de 2008

A menos que quisiéramos hacer proselitismo a favor de uno de los bandos en pugna, no resulta nada fácil evaluar cuál será el impacto que los resultados del referéndum revocatorio del pasado domingo 10 tendrán sobre el futuro de Bolivia.

Desde una mirada rápida, superficial y emotiva tanto el Gobierno como los prefectos opositores de la llamada "media luna", en donde se concentra lo más activo y radical de la oposición no tradicional, tienen razones suficientes para celebrar.

El Gobierno y sus seguidores, porque Evo Morales y su vice no sólo resultaron ratificados en sus cargos sino que lograron incrementar los puntos porcentuales en relación con los alcanzados en las elecciones de 2005. Y los dirigentes de la "media luna", porque sus cuatro prefectos, los de Tarija, Pando, Beni y Santa Cruz, también fueron ratificados, en algunos casos, como en Santa Cruz, con un incremento porcentual superior al que experimentó Evo.

La conclusión que muchos se han apresurado a extraer es, en el caso de seguidores del Gobierno, que el apoyo obtenido significa que ahora sí están dadas las condiciones para meter en cintura a la "media luna", imponer sin pensarlo mucho la nueva Constitución ya redactada, y frenar de una vez por todas el avance del "Imperio", "la CIA", "la derecha" e, incluso, "la oligarquía chilena" que, según un discurso parecido al del chavismo, les utiliza como títeres.

En el caso de la oposición, se concluye más o menos lo mismo pero al revés. Que ya las cartas están echadas y el apoyo popular a los prefectos hay que entenderlo como un mandato para instalar los poderes autonómicos, convocar sus gobiernos legislativos propios y obligar de una vez por todas a Evo y su equipo a cambiar los textos de la Constitución y negociar otro nuevo.

Sin embargo, seguidores de uno y otro bando, creen que ninguna de las dos cosas es posible. Que si bien Evo Morales fue ratificado, ganó solamente en las cuatro provincias andinas –La Paz, Oruro, Cochabamba y Potosí– mientras fue derrotado en Santa Cruz, Tarija, Chuquisaca, Beni y Pando, es decir, en más de la mitad del territorio del país, lo que significa una gran debilidad. Y, a la inversa, que por más apoyo significativo que hayan alcanzado los líderes de la "media luna", éstos no tienen la fuerza necesaria para desarrollar los estatutos autonómicos sin la venia y el acuerdo de un tren presidencial que goza del apoyo de más o menos 65% de los electores.

La conclusión es que, en lo esencial, todo quedó igual. Por el contrario, se hace cada vez más fuerte la tendencia a creer que el referéndum revocatorio en vez de aliviarla ha venido a consolidar aun más la profunda fractura política y, en buena medida territorial, económica y cultural, que amenaza al más frágil y menos estable de los países andinos. Y que, por lo tanto, es la inferencia con más peso, no es por la vía de la consulta ciudadana que se puede resolver el empate político instalado en Bolivia sino por la del diálogo sistemático y abierto entre Gobierno central, prefectos y movimientos sociales opositores porque los partidos tradicionales resultan ser los grandes derrotados de la ocasión.

Así ha parecido entenderlo Evo Morales quien desde la noche del domingo ha comenzado a halar con un tono menos desafiante y más propenso a la conciliación. Y así también parecen comenzar a entenderlo los prefectos de la "media luna" que la noche del miércoles (cuando me veo obligado a concluir estas notas) han declarado que están dispuestos a sostener unas primeras conversaciones con el jefe de Gobierno.

Son muchas las cosas que hay que cuidar en Bolivia para que el país no se les vuelva a ir de las manos. Las oposiciones tienen que aceptar que el sector mayoritario en su país tiene derechos legítimos que defender. El MAS por su parte tiene que impedir que la defensa de esos derechos se extravíe por las vías fáciles del fundamentalismo étnico o del discurso populista-nacionalista que niega el sentido plural de su Constitución.

Porque más importante que el socialismo del siglo XXI y la fidelidad a Hugo Chávez y a Fidel es la construcción de una sociedad abierta en la que para reivindicar a uno de sus componentes humanos no sea necesario excluir, discriminar o satanizar a los demás.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog