Sin novedad en el frente

Por Venezuela Real - 18 de Agosto, 2008, 11:54, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

ARMANDO DURÁN
El Nacional
18 de agosto de 2008

Desde febrero de 1999, Hugo Chávez hace y deshace a su antojo los hilos de la trama nacional. Formalmente democrático, su gobierno ha sido siempre autoritario y personal. En definitiva, su mundo es el cuartel y su concepto de nación es ese: un ámbito donde el ordeno y mando del comandante en jefe se obedece sin chistar.

No ha sido, no podía haberlo sido, una travesía del todo fácil para Chávez. Pero tampoco podemos decir que fuera excesivamente tormentosa.

Al contrario. Con la excepción del brevísimo sobresalto del 11 de abril y del agobio de aquella huelga petrolera que debía de haber sido insurreccional pero que sus promotores no dejaron que lo fuera (suicida, oportunista e incompetente quiero y no quiero opositor de todos estos años), lo cierto es que la compleja operación de imponerle al país un régimen de intolerancia extrema ha avanzado sin mayores contratiempos.

El conformismo habitual de una sociedad con objetivos muy distorsionados por la pasión del consumismo y el valor supremo de los bienes materiales facilitó esta tarea.

Conformismo más que resignación, que ahora, sin muchas acrobacias, a plena luz del día y sin necesidad de recurrir a la fuerza de las armas, le ha permitido a Chávez dar un auténtico golpe de Estado. Es decir, abolir aspectos esenciales de la Constitución, sabiendo de antemano que sus adversarios, en lugar de rebelarse contra el desafuero, se limitarían a alzar una tímida e infructuosa voz de protesta. Apenas un vano saludo a la bandera. Como la marcha del sábado 9 de agosto. Y al día siguiente, la vida de todos los días, como si aquí no hubiera pasado nada.

Con esta ventaja estratégica de navegar siempre con viento favorable ha jugado Chávez sus cartas. Incluso durante las horas de su cautiverio en Fuerte Tiuna, Turiamo y La Orchila, pues ni en ese punto crucial de la historia política venezolana sus vencedores del 11 de abril supieron qué hacer con él. Ahí radica, nos guste o no, su superioridad. Mientras uno tiene la impresión de que Chávez sabe en todo momento qué hacer y lo hace, sus opositores se desarreglan y descomponen en la frustrante distracción de deshojar una margarita de pétalos infinitos. Por eso fracasaron y, peor aún, por eso tuvieron consecuencias contraproducentes y funestas el 11 de abril, los dos meses de huelga, las grandes marchas, la Mesa de Negociaciones, el revocatorio, las múltiples convocatorias electorales. Incluso han resultado contraproducentes y funestas las dos grandes victorias populares de estos años: la abstención en las elecciones parlamentarias del 2005 y el triunfo del pasado 2 de diciembre. En ninguna de esas dos ocasiones supo la oposición cobrar sus triunfos.

Esa es la experiencia de este largo y agobiante enfrentamiento entre las dos Venezuelas. Una confrontación que se ha ido haciendo pura banalidad a medida que se repetían las derrotas de la oposición, en medio de los innumerables saltos de talanquera emprendidos por muchos en nombre de sus empresas, la democracia o los pajaritos preñados, y gracias al natural desfallecimiento de una sociedad civil sin un liderazgo que la conduzca en el fracaso con la misma firmeza y convicción con que Chávez convocó a los suyos a seguir luchando la misma mañana de su derrota el 4 de febrero. Desde esta perspectiva, Chávez se ha dado el lujo de hacer lo que ha hecho, animado por la certeza de que su audacia no implicaba riesgo alguno. Una verdad que ha resumido Julio Borges de manera sorprendente al sostener hace días que ahora, más que nunca, los venezolanos debemos acudir a las urnas del 23 de noviembre para demostrarle al mundo nuestro rechazo a los abusos de Chávez. Exactamente lo que desea el máximo líder. Que todos vayamos ese día a votar. Tranquilamente.

El Consejo Nacional Electoral y demás poderes públicos se encargarán del resto. Y a quienes no les agrade esta nueva y sin duda rotunda manifestación de presunto compromiso popular con la democracia bolivariana y socialista de Hugo Chávez, ya saben. Les queda el santo consuelo de irse a llorar sus penas a los pies de la Virgen del Valle.

Mientras tanto, desde su privilegiada atalaya en Fuerte Tiuna, Chávez paseará su mirada de gran conquistador a todo lo largo y ancho de la geografía nacional y podrá hacer un anuncio excepcional. Al fin, escuchen su voz de comandante en jefe, sin novedad en el frente. ¿O no? Nota. A partir de hoy, este cronista se marcha de vacaciones. Volveremos a encontrarnos en esta misma esquina el lunes 15 de septiembre. Hasta entonces






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog