Ofensiva con yilé

Por Venezuela Real - 21 de Agosto, 2008, 18:18, Categoría: Política Nacional

COLETTE CAPRILES
El Nacional
21 de agosto de 2008

Siempre quedaba la posibilidad de que la derrota del 2D se convirtiera en una trocha para transitar hacia la normalización del régimen político, es decir, para que el Gobierno dejara de definirse en términos excepcionales y respetara el clamor del país que exige la construcción de un sistema político estable que sirviese de plataforma para la coexistencia y competencia de proyectos políticos diversos.

El 2D fue sobre todo un gesto de advertencia contra el poder hegemónico: el Gobierno preguntó, el pueblo le respondió. Y el Gobierno aprendió que más vale no preguntar.

Decidió, pues, el Gobierno, actuar por la vía de los hechos consumados y consolidarse como un régimen de excepción, valga la paradoja. Se niega a estabilizarse como sistema y cultiva la crisis como espacio ecológico apto para el mandato del hombre providencial, o del dictador, en sentido técnico, como apuntó perfectamente Pedro García Otero en su más reciente artículo: el que tiene poder para legislar en situación excepcional. Sólo que la dictadura romana consistía en una figura constitucional que como tal estaba limitada en el tiempo y el espacio, hasta que César, no pudiendo declararse rey, terminó por acumular todas las funciones republicanas en su persona, incluyendo la de dictador perpetuo.
<zb:br eak>
Atento, casi microscópicamente, a los vaivenes de la opinión pública, el Gobierno se repliega no para reflexionar, rectificar, revisar, sino para recuperarse en las mediciones de popularidad, una vez lograda una cierta estabilidad al controlar con más o menos fortuna los más prominentes efectos del desabastecimiento y después de haber retomado el control político de su propio campo a través del proceso interno del PSUV. Precarios resultados, pero suficientes para aprovechar la debilidad institucional de las organizaciones políticas y sus tensiones candidaturales, retomando la iniciativa política en una apuesta de gran calibre: radicalizar y realizar "el proyecto" colocándolo al margen, o por encima de la competencia electoral. De lo que se trata es de vaciar completamente de contenido el acto democrático por excelencia que es el voto como expresión de la voluntad popular. Ya lo había intentado y casi logrado por otras vías, debilitando la confianza en el voto. El 2D mostró que ya ello no bastaba.

Queda preguntarse cuál es el costo que el Gobierno está dispuesto a pagar. Los números son claros: la radicalización no gana elecciones ni se transmuta en popularidad. Habrá que entender, entonces, que el Gobierno ve en la próxima medición electoral un riesgo tal que prefiere consolidar su poder real traicionando ya definitivamente a las instituciones que le dieron origen. Tiene razón: el peligro que corre el Gobierno no es perder unas gobernaciones sino perder la hegemonía y verse obligado a "normalizarse" bajo los plazos de gobierno y las condiciones republicanas que marca la Constitución.

El nuevo e inconstitucional marco legal no consiste tanto en la instauración de un régimen comunista, aunque esa intención se proclama en todas las exposiciones de motivo de estas nuevas leyes de Nuremberg, como un mantra desesperado. De lo que se trata, es de conferirle un poder absoluto y discrecional al Ejecutivo y a la persona del Presidente. Un poder que le permitirá "aplicarle" el socialismo a sus enemigos mientras conserva las parcelas del mercado "pa’ los panas". El capitalismo "de los nuestros" es el premio y el socialismo, es decir, la pobreza, será el castigo. Con la hojilla legal en la mano, el Presidente se confecciona un poder que actúa quirúrgicamente sobre casos emblemáticos, creando un efecto demostración que le asegura un control político total sin tener que generalizar mecanismos de represión abierta.

Pero esta es una apuesta terrible, aunque esté amparada por los enanos morales del TSJ, tiene un costo gigantesco. Las elecciones de noviembre van a enviar un mensaje bien sonoro. El Gobierno está subestimando la voluntad popular y eso tiene consecuencias, que quizás en medio de la euforia cesarista no están siendo ponderadas. A lo mejor esta termina siendo la victoria pírrica de Chávez.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog