Clodosbaldo Russián

Por Venezuela Real - 24 de Agosto, 2008, 11:07, Categoría: Gente de Chávez

Gustavo Linares Benzo
El Universal
24 de agosto de 2008

Luego de 20 años esta sentencia recoge un principio básico de Derecho Público

Como las leyes, reglamentos y providencias administrativas cambian todos los días -para muestra los veintiséis decretos de moda, casi todos reformas de reformas- quienes se dedican al Derecho Administrativo viven de sentencias, de precedentes del Tribunal Supremo, antes, de la Corte Suprema.

Esas decisiones se llaman como los demandantes, por eso el universo administrativo está lleno de nombres como Colectivos Bripaz, Depositaria Judicial, Mochima I y Mochima II, El Tolón. Uno de esos nombres es Clodosbaldo Russián (1985) que sonaba en los oídos de profesores y alumnos mucho antes de su fama reciente. Era un importante precedente en algo muy técnico, "los efectos de las nulidades en el tiempo". Pero leerla de nuevo a la luz del thriller de las inhabilitaciones es una delicatesse histórica y jurídica.

La sentencia Clodosbaldo Russián fue dictada el 27 de marzo de 1985 por la Corte Primera de lo Contencioso Administrativo, con ponencia, vean ustedes, de la magistrada y reconocida profesora y autora Hildegard Rondón de Sansó. El caso: Clodosbaldo Russián fue designado subcontralor II del Municipio Libertador en 1974 y su período terminaba en 1979. Sin embargo, en vista de que no se le designó sustituto, continuó en el cargo hasta que fue removido en 1981. Russián consideró que su destitución era ilegal y demandó su nulidad. Luego de varias peripecias procesales, la Corte Primera le dio la razón, anuló su destitución y ordenó que se le cancelaran los correspondientes salarios caídos. Como lo oyen: Clodosbaldo Russián ganó, perdió el Gobierno. No sólo perdió el gobierno municipal, sino que la posición política de Russián no podía ser más débil. En esa época militaba en el MAS y su destitución tenía el respaldo de los dos partidos mayoritarios AD y Copei. Algo así como una alianza chavismo-oposición contra una fracción minoritaria, por ejemplo, todos contra Lina Ron, que se está poniendo muy incómoda para la derecha chavista. Russián ganó además por unanimidad. Todos los magistrados de la Corte Primera apoyaron la ponencia de la profesora Sansó. Los otros jueces eran Román Duque Corredor, Pedro Miguel Reyes, Aníbal Rueda y Armida Quintana, la mayoría de conocidas tendencias políticas y ninguno de ellos cercano al MAS. (Brillantes juristas, además, igual que la Sansó). Más aún. La sentencia, que más de veinte años después todavía se enseña en las aulas, recoge también un principio básico de Derecho Público: los funcionarios se mantienen en el ejercicio de sus cargos hasta que se nombre y tome posesión su sucesor. Este elemental principio ha sido tan incómodo para los jueces de estos años que su violación es el origen del actual CNE: para nombrar uno nuevo hubo que decir que el viejo no era válido, o la base para designar por la Sala Constitucional juntas directivas de colegios de abogados. Veintitrés años después, el subcontralor de 1982 es contralor general de la República y parece que se olvidó de que un tribunal de la que hoy dicen época más tenebrosa había hecho justicia en su caso, sentenciando no por líneas partidistas sino exactamente al revés, en beneficio del más débil y en contra del Gobierno. Qué peligrosos son los expedientes y los archivos, qué patéticos los contrastes, qué fácil el retroceso y la decadencia, qué energía tienen los precedentes justos, de cuando había jueces en Caracas.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog