De pueblos y gobiernos

Por Venezuela Real - 26 de Agosto, 2008, 12:55, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Oswaldo Barreto
TalCual
26 de agosto de 2008

Una encuesta hecha en Argentina sobre la valoración de los presidentes de América del Sur arroja datos interesantes que pueden servir para comprender mejor la realidad venezolana desde la llegada de Chávez al poder
Michelle Bachellet tiene 39% de imagen positiva en la encuesta realizada por Giacobbe y Asociados

El pasado 5 de agosto, la agencia noticiosa BBC publicó un despacho cuya lectura se nos antoja que bien podría servirnos de punto de partida para un nuevo abordaje de la singular situación política que hoy vivimos en nuestro país. Se trata del breve reportaje que hace la escritora brasileña Marcia Carmo –que ahora se desempeña como corresponsal de la BBC en Buenos Aires– de la encuesta realizada por la Consultora Giacobbe y Asociados con el objetivo de conocer la "valoración argentina sobre líderes americanos".

El tema de la encuesta, el prestigio de la firma que la realiza y la calidad del universo seleccionado bastarían por sí solos para interesar a cualquier persona y, sobre todo, para despertar su atención por los resultados que a continuación reproducimos: "La encuesta llevada a cabo entre el 18 y el 25 de julio, reveló que un 56,1% de los encuestados tiene una imagen positiva del presidente de Brasil (Lula da Silva) y sólo un 5,8% negativa. Le siguen Michelle Bachellet (Chile): 39% positiva, 6,2% negativa; Evo Morales (Bolivia): 29,1% positiva, 16,8% negativa; Tabaré Vásquez (Uruguay): 25% positiva, 20,8% negativa y Hugo Chávez (Venezuela): 21,1% positiva, 32% negativa. (Marcis Carmo, "Lula, el más valorado", BBCmundo.com, 05/08/ 2008)

Interesantes e inquietantes resultados, como nos hemos anticipado en decirlo. Pero, si nos centramos exclusivamente en ellos –como casi siempre estamos obligados a hacerlo ante los que arroja cualquier encuesta, no podemos dejar de encontrarlos francamente inesperados e incongruentes con todo cuanto aquí sabemos de la opinión de los políticos argentinos, que sean del gobierno o de la oposición, respecto a estos líderes sudamericanos. ¿O acaso informaciones continuas de todos los sectores y de todas las tendencias, no han llevado a conformar entre nosotros la sólida idea de que los argentinos viven en un permanente conflicto de baja intensidad con el presidente Lula y con Tabaré Vásquez, así como en una obligada relación de simpatía y gratitud para con el presidente Chávez, quien, de forma ciertamente arbitraria y contradictoria, siempre le ha prestado muy deferente atención a la política, sobre todo a la política económica de Argentina? Y ¿desde cuándo los argentinos manifiestan simpatía y muy escaso rechazo por el socialismo de Michelle Bachellet o una más favorable comprensión y menor repudio al socialismo de Evo Morales, que no es otra cosa que una reproducción vicaria del socialismo del siglo XXI de Hugo Chávez? Sí, esta encuesta se nos presenta, de entrada, como escasamente fundada en lo que es nuestra habitual visión de la realidad política y la valoración también política de nuestros líderes y gobiernos. Lo que escuetamente nos trasmiten sus resultados es una visión tan incongruente y tan alejada de la lucidez y la gratitud de los argentinos que no sólo nos resulta incomprensible, sino que deberíamos categóricamente rechazarla como punto de partida para analizar cualquier situación del mismo género.


OPINIÓN ARGENTINA SOBRE OTROS PUEBLOS

Si así son las cosas de entrada con los escuetos datos de la encuesta, la lectura de los argumentos que acopia y transmite Marcia Carmo sobre la intención y el sentido que imprimieron los encuestadores, tanto a la elección del unierso como seguramente a las cuestiones que a este le fueron presentadas, no sólo nos arrojan otra visión de los resultados, sino que dan fundamento a nuestra idea de que ellos pueden ayudarnos a una distinta lectura de la bien compleja situación política de nuestra sociedad. Se desprende de estos comentarios, en efecto, que Giacobbe y asociados no se proponían indagar sobre la representación que se hacían en un grupo de numerosos hogares argentinos de lo que políticamente representaban los seleccionados líderes políticos del continente.

Tampoco proponían a este universo que evaluaran a estos líderes en función de sus respectivas relaciones con el pueblo y el gobierno argentino. Se desprende más bien de tales comentarios que lo buscado por los encuestadores era una valoración por parte de los argentinos de cómo actúan y han actuado aquellos líderes en sus respectivos pueblos, de cuál vida y cuáles perspectivas de vida le han creado a sus propios pueblos. En una palabra: opinión de gente del pueblo sobre la situación que estos líderes han logrado crear con su pensamiento y acción en sus respectivos países El propio coordinador de la encuesta, el analista político Jorge Giacobbe, se explicó claramente al respecto: "Tal vez, entre los brasileños esta percepción (`Lula, el más valorado en Argentina’) no sea la misma que tienen los argentinos sobre Brasil. Pero aquí la impresión es que hoy el Brasil presidido por Lula es el lado opuesto a Argentina. Brasil es visto como un país que está más organizado que Argentina, con mayor previsibilidad y una lectura correcta de lo que está ocurriendo en el mundo (...) nada de eso está ocurriendo en Argentina en este momento". Apreciación esta de la encuesta que es compartida y reforzada por el juicio que Roberto Barman, director del Centro de Estudios de la Opinión Pública, comunicara a la autora: `Aquí Lula tiene una imagen de presidente estable’".

Y respecto a los motivos de orden económico que han podido determinar la opinión de los encuestados, esto es, respecto a esas relaciones macro y micro económicas que enlazan a los países con el resto del mundo y a los ciudadanos que los conforman con la vida cotidiana, nos habla Marcia Carmo, apoyándose en comentarios a la encuesta formulados por analistas económicos y financieros, como Dante Sica y el propio ministro de Economía, Roberto Lavagna, en estos términos: "En los últimos tiempos, Brasil ha sido destacado en los medios por su país vecino, ya sea por su nivel récord de reservas en el Banco Central, por las inversiones extranjeras o por el grado de inversión que recibe de agencias clasificadoras de riesgo.

Argentina también acumula reservas en términos monetarios, pero tal y como observó el ministro Lavagna, el país tiene otros problemas: Las inversiones están a la baja y la inflación muy alta: en los últimos doce meses se estima que esta es de un 30 por ciento" En definitiva, concluye, María Carmo: Para los analistas, la "postura" del gobierno brasileño frente a sus problemas es entendida como un "diferencial" en Argentina.

IZQUIERDA Y DERECHA , SOCIALISMO Y DEMOCRACIA

Si tal es la conclusión a la que llega María Carmo sobre la lectura que han hecho los lectores argentinos de la encuesta de Giacobbe, las distintas conclusiones a las que llegamos nosotros luego de leer su reportaje son las que nos sirven para introducirnos en una nueva manera de ver nuestra realidad.

Pensemos, ante todo, a fin de comprender lo que podría tomarse como una atrevida y muy inmodesta pretensión de mi parte (¡un nuevo abordaje de nuestra realidad política!) en la actitud que habitualmente tomamos en Venezuela cuando nos encontramos con encuestas similares; pensemos en los análisis que solemos hacer, en el campo de la oposición o del oficialismo, de los resultados que tales encuestas arrojan.

Del lado de la oposición, o, para decirlo más simple y quizás más acertadamente, del lado del antichavismo, veríamos en la opinión de los argentinos una corroboración plena y legítima de nuestra propia visión de Chávez. Diríamos, por ejemplo: Justo un tercio de los argentinos, gente que sí tiene conciencia –en virtud de su propia historia y su elevada educación–por lo menos de lo que es un líder, provengan de la izquierda o de la derecha o se postulen como socialistas o demócratas, evalúan como negativa la imagen de Chávez, mientras apenas una quinta parte de ellos la considera positiva.

Diríamos, pues, que afuera, donde la opinión sobre Chávez se expresa libremente, se piensa de él lo mismo que pensamos adentro. Y del lado del oficialismo, quién duda que veríamos llover las acusaciones sobre la mano del imperialismo metida en las oficinas de las encuestadoras y en la cabeza de quienes las comentan, pues sólo del imperialismo y, más concretamente, de la gente que gobierna con Bush pueden emanar opiniones del género sobre Hugo Chávez.

Pues, frente a esa lectura, el reportaje de Maria Carmo nos permite proponer otra lectura, no sólo de la encuesta, sino de lo que aquí ha sucedido y sucede en este país desde que la vida política cuenta como único protagonista, como único verdadero actor al Presidente, tómese a Hugo Chávez como se quiera, como hombre de izquierda o como un neofascista, como un sepulturero de la democracia o un pionero del socialismo.

Averigüemos, como lo han hecho los encuestadores argentinos, si nuestra sociedad hoy está mejor organizada que antes, si vivimos y tenemos conciencia de vivir de acuerdo con lo que está ocurriendo en el mundo, si trabajamos y tenemos conciencia de trabajar para satisfacer nuestras propias necesidades materiales y espirituales. Y así, creemos, estaremos en mejores condiciones para evaluar a Hugo Chávez y su forma de gobernar a Venezuela.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog