Poder Judicial inhabilitado (y II)

Por Venezuela Real - 26 de Agosto, 2008, 12:59, Categoría: Estado de Derecho

Juan Carlos Apitz B.
TaCual
26 de agosto de 2008

En Venezuela no existe justicia. Ello se debe a que no existe Poder Judicial. Lo desmantelaron para que todos los venezolanos estemos sometidos a la voluntad de un solo hombre: Yo, el Supremo Hugo Rafael Chávez Frías. En nuestro artículo anterior repasábamos la receta aplicada para demolerlo, hoy le agregamos estas otras especias: 1º. La Asamblea Nacional aprobó, de manera cuestionable, una nueva Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia en mayo de 2004 que debilitó gravemente su independencia. Ella modificó la composición del máximo tribunal, así como su relación con el resto de los poderes del Estado. La Constitución venezolana exige una mayoría de dos tercios para aprobar la modificación de las leyes orgánicas que rigen su estructura y funcionamiento. A pesar de ello, la Asamblea Nacional violó esta disposición constitucional con la aprobación de la nueva ley, pues la bancada gubernamental desatendió el requisito de que dichas leyes deben aprobarse con una mayoría calificada de dos tercios, y aprobó la nueva ley por mayoría simple; peor aún, cometió irregularidades al realizar cambios sustantivos al texto de la ley después de su aprobación y la fusión de múltiples artículos para evitar un debate plenario sobre cada uno de ellos. 2º. La nueva ley del TSJ, para conformar el Tribunal Supremo de adeptos al gobierno, aumentó el número de magistrados de 20 a 32, aumentando dos magistrados a cada una de las seis salas del Tribunal, y designándolos por mayoría simple en la Asamblea Nacional. 3º.

La Constitución venezolana garantiza la independencia de los magistrados otorgándoles un único mandato de 12 años y estableciendo un proceso de destitución que requiere una mayoría de dos tercios en la Asamblea Nacional, cuando el Poder Ciudadano haya determinado que el magistrado ha cometido una "falta grave". La nueva ley eliminó esta garantía. Aunque el proceso de destitución de magistrados sigue exigiendo el voto de una mayoría de dos tercios, la ley crea dos nuevos mecanismos para remover a los magistrados que no exigen dicha mayoría. Uno de ellos consiste en la suspensión del magistrado a la espera de la votación para confirmar su destitución y el otro consiste en la anulación de su designación. 4º. La Asamblea Nacional también se ha abrogado la potestad de anular la designación de magistrados por mayoría simple en una de las tres circunstancias siguientes: "el magistrado suministró información falsa en el momento de su selección para el Tribunal"; la "actitud pública (del magistrado) atente contra la majestad o prestigio del Tribunal Supremo de Justicia o cualquiera de sus miembros"; o "el magistrado atente contra el funcionamiento del Poder Judicial". Esta disposición es una clara estrategia para eludir el requisito constitucional que exige que los magistrados sean destituidos por una mayoría de dos tercios en la Asamblea Nacional. Obviamente una "anulación de la designación" es, en esencia, una destitución.

Concluyo: "No hay justicia porque no hay Poder Judicial".





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog