El bolívar fuerte y la inflación

Por Venezuela Real - 29 de Agosto, 2008, 9:57, Categoría: Economía

Ricardo Villasmil Bond
TalCual
29 de agosto de 2008

Con apenas siete meses de vida, el bolívar fuerte ha perdido ya casi una quinta parte de su poder adquisitivo. Una cosa es el nivel de precios y otro la inflación o la tasa de incremento del nivel de precios en el tiempo. No es lógico pensar que los márgenes estén aumentando de manera tan acelerada como para señalarlos responsables de este fenómeno. ¿Cómo explicar entonces la inflación en Venezuela?: 1) la expansión monetaria; 2) la presencia de limitaciones, elevaciones en los costos en la oferta local de bienes y servicios; 3) la inflación internacional; y 4) la inercia inflacionaria

De acuerdo con el Banco Central de Venezuela (BCV), la inflación acumulada entre los meses de enero y julio de este año acumula 18,3% para el Área Metropolitana de Caracas y 17,3% para Venezuela como un todo. Ello significa que con apenas siete meses de vida, el Bolívar Fuerte ha perdido ya casi una quinta parte de su poder adquisitivo.

Con estos resultados, resulta sumamente difícil defender la decisión de haber gastado miles de millones de bolívares en un proceso de reconversión monetaria sin haber pasado previamente por una reforma monetaria, es decir, por un programa económico integral orientado a derrotar los fundamentos de la inflación. El argumento oficialista de entonces fue que gracias al aumento "permanente" en los precios del petróleo y a un "aumento en la productividad de la fuerza laboral venezolana" generado por las misiones sociales –y sobre todo por las educativas–, la inflación ya había sido derrotada. Podíamos saltar, por tanto, directamente a la reconversión sin pasar por los ajustes económicos propios de una reforma monetaria.

SE MANTENDRÁN LOS INGRESOS

En su defensa, el oficialismo argumenta que los fundamentos macroeconómicos siguen sin justificar un proceso de ajuste macroeconómico. La inmensa mayoría de los expertos internacionales considera que los precios del crudo se mantendrán por encima de los 100 dólares en el futuro próximo, y por tanto, lo más probable es que los ingresos del fisco venezolano serán capaces de cubrir los gastos del Estado sin necesidad de recurrir a la devaluación, motor fundamental de la inflación venezolana desde el famoso viernes negro de febrero de 1983 hasta marzo del año 2005.

Desde esta última fecha, las autoridades no han vuelto a devaluar el bolívar y afirman que no existen razones para esperar una devaluación. A pe! sar de ello, durante este mismo período el incremento en el nivel de precios alcanza 87,4%, razón que lleva a las autoridades a concluir que la inflación venezolana es atribuible a dos factores fundamentales: a la especulación de productores y comerciantes y al aumento en los precios de las materias primas y de los alimentos a nivel mundial.

LA INFLACIÓN

La confusión del oficialismo no es del todo gratuita. En términos generales, los márgenes de ganancia en Venezuela son groseramente elevados, hecho que contribuye sin duda a que el nivel de precios sea más alto de lo que sería en un ambiente más competido en términos de precio y calidad.

Pero una cosa es el nivel de precios y otro la inflación o la tasa de incremento del nivel de precios en el tiempo, y no es lógico pensar que los márgenes estén aumentando de manera tan acelerada como para señalarlos como responsables de la inflación.

Con respecto a la inflación importada, ciertamente ha habido un repunte de la inflación mundial como consecuencia del crecimiento de la demanda en países como China e India y de problemas coyunturales en la oferta. La inflación venezolana, sin embargo, es entre tres y cinco veces más alta que la de países como Perú, Colombia, Chile y los EEUU, a pesar de que, a diferencia de nosotros, ellos han padecido también de aumentos importantes en el precio de los combustibles y de la energía en general.

¿Cómo explicar entonces la inflación en Venezuela? En términos muy simplificados podría atribuirse a la acción combinada de cuatro factores fundamentales: 1) la expansión monetaria; 2) la presencia de limitaciones, elevaciones en los costos y cuellos de botella en la oferta local de bienes y servicios; 3) la inflación internacional; y 4) la inercia inflacionaria.

LOS FACTORES

El primer factor es sin duda uno de los más importantes. La explosión del gasto público en una economía sometida a un control de cambios ha provocado –nuevamente entre marzo del 2005 y finales de julio de este año– un aumento en la liquidez monetaria de 242%. Al no venir este aumento acompañado por un aumento correspondiente en la oferta de bienes y servicios, el resultado natural es un aumento en el nivel de precios.

El segundo factor es también muy importante en las circunstancias actuales de inseguridad jurídica y de incertidumbre institucional que reinan en nuestro país, pues ello ha impedido que la oferta privada reaccione para satisfacer los aumentos en la demanda a través de inversiones dirigidas a elevar la capacidad de producción. A esto habría que agregar el impacto en los costos de producción asociados a los incrementos en las remuneraciones de los trabajadores (de 81% en el sector privado durante el período arriba señalado, de acuerdo con el BCV) y a la introducción de instrumentos legales como la Lopcymat o de nuevos impuestos como el ITF.

Habiendo comentado ya sobre el impacto de la inflación internacional, nos queda la inercia inflacionaria como causal de la inflación. Difícil de cuantificar, es evidente sin embargo la existencia de una suerte de indexación en la fijación de precios y salarios en el país, dado que dicha fijación tiende a tomar en cuenta la inflación pasada y no la inflación esperada. La experiencia de Brasil y de los países del Cono Sur demuestra que para rompe! r con dicha inercia es fundamental contar con autoridades monetarias que gocen de alta credibilidad e independencia al momento de fijar sus metas de inflación, ya que son éstas las que de ser creíbles sustituirían a aquéllas basadas, entre otros factores, en la inflación pasada.

A pesar de mantener un tipo de cambio fijo con respecto al dólar, Venezuela tiene en estos momentos el dudoso honor de tener la segunda inflación más alta del mundo después de Zimbabue. ¿No es ésta razón suficiente para dejar la demagogia y tomarse en serio el tema?


 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog