La ONA y la gente - Cerebros incinerados

Por Venezuela Real - 4 de Septiembre, 2008, 11:28, Categoría: Política Internacional

El Editorial
El Nacional
04 de septiembre de 2008

Ayer, mientras en diversas localidades del país se procedía a incinerar más de 3.137 kilos de cocaína y marihuana, el director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA), Néstor Reverol, insistía ante la prensa sobre la gastada tesis del Gobierno, que culpa a Estados Unidos por utilizar la lucha contra el narcotráfico como un arma política para desacreditar a aquellos gobernantes revolucionarios que rechazan las directrices de la Casa Blanca.

La verdad es que esta simplificación extrema del problema mundial del narcotráfico (que afecta a millones de personas, ya sea porque la consumen, la trafican o se corrompen como funcionarios públicos), es una muestra palpable pero aterradora del enfoque irresponsable con el cual las autoridades venezolanas, empezando por el Presidente de la República, intentan afrontar este problema.

Lo cierto y lo angustioso (como bien lo decía el fiscal colombiano Alfonso Valdivieso) es que cuando los venezolanos descubran la verdadera presencia del narcotráfico en la vida del país, de sus ramificaciones dentro del poder y del crecimiento del consumo y del tráfico en todos los sectores sociales... entonces "ya será muy tarde". Y eso está ocurriendo hoy, a pesar de las infantilidades que sueltan los jefes de la ONA.

Cuando en el país se incineran grandes cantidades de drogas simultáneamente en Maiquetía, en Maracaibo, en Táchira, así como en otras localidades, es porque ello apenas corresponde a entre 5% o 7% de lo que pasa impunemente por el territorio.

Antes se calculaba que lo decomisado era 10% de la droga, pero ahora en Venezuela existe y se incrementa cada día más la práctica de que las policías, guardias nacionales o integrantes de la FAN se quedan con una parte sustanciosa de los cargamentos apresados. De esto saben bastante los fiscales del Ministerio Público y los jueces, que deben hacer la vida gorda para no poner en peligro sus vidas.

Cuando el Gobierno comete la insensatez de culpar a Estados Unidos de los problemas del narcotráfico, no hace sino esconderle a los ciudadanos la gravedad del asunto: en los últimos 10 años se ha triplicado el tráfico de drogas y los envíos a la Unión Europea, a las islas del Caribe y a Centroamérica, así como a cierta parte de África.

Basta revisar los informes de las policías de Portugal y España, por nombrar sólo dos ejemplos, para darnos cuenta que las cifras de cargamentos decomisados provenientes de Venezuela no cesan de aumentar día tras día.

Recientemente se han llevado a cabo decomisos de cocaína en la parte occidental de África, y los cargamentos provienen de puertos y aeropuertos de Venezuela. Y lo peor: cada día crece el número de pilotos venezolanos presos en Europa, República Dominicana y México, y de mulas del narcotráfico capturadas en los aeropuertos de Madrid, Lisboa y París. La mayoría de estos últimos son jovencitas inexpertas y estudiantes engañados. ¿Por qué no se ocupan de la suerte de estos venezolanos?





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog