Jhon Walters: "Narcotraficantes consideran que Venezuela es una ganga"

Por Venezuela Real - 7 de Septiembre, 2008, 12:04, Categoría: Política Internacional

Reyes Theis
EL UNIVERSAL
07 de septiembre de 2008

Entrevista a Jhon Walters, zar antidrogas del gobierno de los estados unidos
"A varios funcionarios (venezolanos) se les ha negado la visa por nexos con el narcotráfico y otras corruptelas".
Para el zar antidrogas estadounidense, es "poco práctica" la cooperación entre las autoridades, sin la presencia cierta en el otro país.

El zar antidrogas de Estados Unidos Jhon Walters, controla los programas antinarcóticos del gobierno de ese país. Frustrado por no ser recibido por las autoridades venezolanas, el funcionario alerta sobre el incremento del narcotráfico por Venezuela.

-¿Cuáles gestiones ha hecho para reunirse con el presidente Chávez o con alguna autoridad venezolana en materia de drogas?
-Hemos tratado de establecer contacto con los funcionarios venezolanos durante años para reanudar la cooperación en el combate contra las drogas. Cuando el presidente venezolano y su canciller expresaron públicamente su deseo de cooperar en la lucha antinarcóticos, lo tomamos como una señal positiva y procuramos hacerle un seguimiento. Lamentablemente, el gobierno venezolano no nos ha concedido ninguna reunión ni aprobado nuestras solicitudes de visa para viajar y reunirnos con el Presidente o con cualquier otro funcionario con jurisdicción en la materia. Es una lástima que los funcionarios venezolanos no estén interesados en reunirse con nosotros. Tengo documentos de importancia fundamental que revelan un auge en el narcotráfico que pasa por esa nación, así como una lista de actividades que el gobierno puede realizar para cooperar. Vale la pena recordar que a final de cuentas, no es un asunto de encuentros. Se trata de los pasos que podemos tomar en conjunto para detener el tráfico de estupefacientes. Venezuela cuenta con una fuerza aérea, radares y militares entrenados. Estas fuerzas están en capacidad de interceptar los vuelos de contrabando, y es lo que deben hacer. No tenemos que reunirnos para que eso suceda.

-¿Si pudiera reunirse con alguna autoridad venezolana antidrogas o con el presidente venezolano, qué le diría?
-Les explicaría por qué las drogas constituyen una amenaza para todas las sociedades civilizadas. Generan violencia, corrupción y minan el espíritu de nuestra juventud. Ningún país ni sistema político está inmune a esta amenaza. Es por ello que todos cooperan para atacar este flagelo. Las encuestas al público venezolano revelan que la delincuencia y la inseguridad son su preocupación número uno, y no cabe duda de que el narcotráfico contribuye al daño que se le está infligiendo a la sociedad venezolana. El Presidente de Venezuela alega que Estados Unidos juega a la política con el tema de las drogas. No es así. Si él quiere hacer algo en concreto para reducir la amenaza, he aquí algunas sugerencias que son fáciles de medir y se evidenciarían de inmediato, primero: nos gustaría que el Presidente venezolano girara instrucciones por escrito al tren ejecutivo de su gobierno para que facilite la cooperación con Estados Unidos y apruebe las solicitudes de visa que están pendientes de los agentes de la DEA (Dirección Antidrogas de EEUU). Segundo: Las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) son la mayor organización productora de cocaína en el mundo. El gobierno venezolano debería anunciar que las FARC no son bienvenidas en Venezuela y exhortar al arresto y deportación de todos los miembros de las FARC que se encuentren en Venezuela. Tercero: El gobierno de Venezuela debería reestablecer las unidades antidrogas objeto de investigación que pueden trabajar con la DEA. Cuarto: Venezuela debería reorientar la Unidad de Inteligencia Financiera de la Superintendencia de Bancos y facilitar el intercambio de información financiera. Quinto: Venezuela debería nombrar de nuevo a un funcionario militar que funja de enlace en materia de drogas, y tenerlo asignado en los Estados Unidos, en la Fuerza de Tarea Conjunta Interorganismos del Comando Sur, con la facultad de dirigir la cooperación con las unidades dentro de Venezuela y por último, los venezolanos deberían activar un centro de inspección de cargas financiado por Estados Unidos que está ocioso en Puerto Cabello (el mayor puerto de Venezuela) para la inspección física de la carga sospechosa.

-Chávez se muestra desconfiado de la experiencia pasada con la presencia de la DEA en Venezuela. Señala que algunos eran espías y que otros no rendían cuentas a las autoridades venezolanas. Además dice que sin la colaboración norteamericana ha crecido el número de incautaciones de droga. ¿Cuál es su opinión?
-Primero que todo, han disminuido (las incautaciones) desde el final de la cooperación bilateral en el combate contra los estupefacientes. La propia Oficina Nacional Antidrogas (ONA) indica que 2005 fue el año pico de los decomisos de cocaína en Venezuela con 58,435 toneladas métricas. Desde entonces, pese a que creemos que ha habido un enorme incremento en la cantidad de cocaína en tránsito, las incautaciones han disminuido gradualmente: 38,938 toneladas métricas en 2006 y 31,79 toneladas métricas en 2007. En cuanto a la confiabilidad, llama la atención que de todos los 62 países en el mundo donde la DEA coopera con las autoridades nacionales, solamente en Venezuela el Presidente haya decidido que los agentes de la DEA estaban espiando. La DEA no participa en ninguna otra actividad que no sea el combate contra los estupefacientes.Yo le diría al Presidente sobre el tema de la confianza, que debería implantar algunas medidas contundentes para mantener a sus propias autoridades alejadas de la tentación. Creemos, basándonos en información de buena fuente, que la cantidad de drogas que transita por Venezuela ha aumentado 500% desde 2002. Así las cosas, en los últimos tres años han bajado los decomisos. No me parece que la policía y los militares sean menos eficientes o que los delincuentes se hayan vuelto más inteligentes; me temo, más bien, que algunos que ocupan cargos de autoridad pudieron volverse corruptos. El Presidente de Venezuela fácilmente pudiera permitir a los observadores internacionales que tomen muestras al azar de los narcóticos incautados y ser testigos de la destrucción de los cargamentos. Si él no confía en la DEA, otro organismo respetado internacionalmente pudiera desempeñar esta función. Esto les otorgaría a las autoridades y los agentes policiales la credibilidad que se merecen.

-¿Venezuela y EEUU pueden establecer un acuerdo que respete las soberanía de las autoridades venezolanas y sin la presencia de funcionarios norteamericanos en territorio venezolano?
La DEA siempre ha respetado la soberanía de cualquier país; si no, pregunte a los otros 62 países donde opera. Me es muy difícil imaginar que Gran Bretaña o Italia dejara que la DEA realice actividades en su territorio si ésta se dedicase a violar su soberanía. En segundo lugar, existen numerosos instrumentos diplomáticos a la disposición de los países que deseen trabajar unos con otros y que pudieran elaborarse, tales como un Memorando de Entendimiento o una Carta Convenio. La cooperación entre las autoridades sin la presencia cierta en el otro país se me antoja poco práctica. No me queda muy claro si esto aporta mucho a la capacidad de cualquiera de los países para dar al traste con las ricas y poderosas organizaciones de narcotraficantes o para poner al descubierto a la gente que las asisten.

-¿Cuáles son las razones por la que ha aumentado el tráfico por Venezuela?
-Hay tres razones principales. En primer lugar, el respaldo de Venezuela a las FARC los alentó a traficar cocaína a través de Venezuela y desarrollar rutas y métodos que faciliten el comercio. Esto es así especialmente ahora que Colombia está ejerciendo cada vez más presión sobre las FARC y complicándoles su producción, distribución y sistema de transporte fuera del país. Venezuela se ha convertido en la senda con la menor resistencia. Ahora que el Presidente Chávez les aconsejó a las FARC que depusieran sus armas, esa relación pudo haber cambiado. En segundo lugar, la cocaína que se desplaza por Venezuela atrae la atención de las organizaciones narcotraficantes internacionales y muy acaudaladas. Su dinero y una atmósfera de tolerancia para con las FARC conduce a la corrupción de las instituciones y al despacho de ingentes cantidades a través de Venezuela.Finalmente, la negativa del gobierno venezolano y su falta de voluntad para emprender acciones implacables, incluso desagradables, contra las drogas y la corrupción agravan el problema. Puede que el Presidente de Venezuela sea incapaz de concebir la amenaza de las drogas de otra forma que no sea en términos políticos o como parte de una vasta conspiración refrendada por los Estados Unidos. Se niega a cooperar con nosotros, pero también se niega a tomar por su propia cuenta acciones contundentes contra los narcóticos. Ese rechazo va en detrimento de la reputación internacional de Venezuela y tiene un alto costo para el pueblo venezolano.

-¿Tienen indicios de corrupción en funcionarios que se encargan en la lucha antidrogas en Venezuela?
-Desafortunadamente, hemos percibido señales de corrupción. Probablemente ustedes estarán al tanto de varios funcionarios a quienes les negaron las visas para ingresar a los Estados Unidos. Eso ha sido a causa de sus vínculos con el narcotráfico y otras corruptelas. Cuando los traficantes encuentran un eslabón débil en el sistema, pueden explotar lo que hacen. Venezuela se está ganando la reputación entre los traficantes de ser una "ganga" y, por ende, el destino predilecto de los traficantes gracias a la corrupción y la impunidad que están rampantes mientras que otros países de la región emprenden medidas enérgicas en su contra.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog