El retroceso llega volando

Por Venezuela Real - 8 de Septiembre, 2008, 15:53, Categoría: Economía

Veneconomía Opina
08 de septiembre de 2008

Por muchos años Venezuela estuvo calificada por las autoridades aeronáuticas norteamericanas como Categoría lI, lo cual se traducía en que las aerolíneas venezolanas estaban impedidas de hacer vuelos hacia los EE.UU.

En 2006, luego de muchos ajustes a las normas internacionales, cumplimiento de un sin fin de requisitos técnicos y de una extraordinaria modernización de la infraestructura, el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) culminó un largo proceso para la recertificación de Venezuela como Categoría l, con lo cual las aerolíneas nacionales pudieron hacer sus rutas a los Estados Unidos de nuevo con tripulaciones, matrícula y bandera venezolana.

Sin embargo, este avance parece que comienza a tambalearse.

Este fin de semana, el Departamento de Seguridad Territorial de EE.UU. informó que ha sido imposible determinar si los aeropuertos venezolanos y los vuelos sin escalas desde Venezuela hacia ese país cumplen o no con las reglas de seguridad definidas por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). El impedimento se debería, según informa la prensa, a que las autoridades venezolanas le han negado a la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) que inspeccione los aeropuertos de Maracaibo y Valencia, alegando que según las normas internacionales de seguridad el único organismo con derecho a hacer esas inspecciones es OACI, la cual tiene programada una visita al país en enero de 2009.

VenEconomía respeta el derecho legal del INAC de rechazar la visita de los representantes de la TSA. Pero, lo cortés no quita lo valiente, y en el pasado Venezuela siempre extendía esa cortesía a los funcionarios norteamericanos.

Sin embargo, según informa Nelsón Bocaranda, la intolerancia del Gobierno es tal que el INAC ha amenazado con eliminar algunos vuelos de las aerolíneas norteamericanas hacia y desde Venezuela.

VenEconomía considera que sería oportuna una inspección de este tipo en estos momentos, cuando existe en el país un evidente conflicto de intereses en esta área. Una sola persona ocupa la presidencia del INAC, del Servicio Coordinado de Transporte Aéreo del Ejecutivo Nacional (SATA) y de la línea aérea Conviasa. Es decir, el supervisado es su mismo supervisor, pagándose y dándose el vuelto a sí mismo.

Por ejemplo, ese triple presidente tendría que responder a los técnicos de seguridad norteamericana preguntas como: ¿Por qué permitió que el avión de Conviasa, siniestrado hace días en Ecuador, hiciera un vuelo nocturno cuando las normas internacionales señalan que si una nave no cumple con todos los requisitos de aeronavegación debe volar sólo de día? O ¿Por qué si era un secreto a voces que algunos pilotos tomaban atajos ilegales cuando salían del aeropuerto de Mérida, el INAC no tomó cartas en el asunto? Esto tal vez hubiera evitado el que ocurriera el accidente del avión de la Línea Santa Bárbara que le quitó la vida a tantas personas.

En conclusión, parece que las autoridades norteamericanas de Seguridad en el Transporte están mandando un mensaje muy importante con respecto a la situación de la seguridad aeroportuaria de Venezuela.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog