Estatizaciones, intervencionismo y banca

Por Venezuela Real - 8 de Septiembre, 2008, 11:41, Categoría: Economía

Enrique R. González Porras
El Universal
08 de septiembre de 2008

La alternativa representada por el "Estado empresario" no es la más conveniente

La intervención del Estado en la economía podría justificarse sólo si los agentes económicos -consumidores y oferentes- son incapaces de alcanzar altos niveles de bienestar social, y éstos son únicamente alcanzables mediante una intervención pública. 
 
En la mayoría de los mercados, los intereses privados se encuentran alineados con los intereses colectivos. Esto ocurre en los mercados competitivos, donde el mercado y la competencia garantizan el acceso de los ciudadanos a los bienes y servicios. En estos mercados, un planificador central omnipotente podría, escasamente, lograr el mismo resultado de bienestar social alcanzado por el libre mercado. Por ello, la intervención del Estado en la economía sólo se explica ante fallas de mercado tales como la existencia de monopolio natural, asimetrías de información, existencia de externalidades y bienes públicos. 
 
Sin embargo, en Venezuela muchos problemas se relacionan con la falta de mercado más que con fallas en el mismo. En nuestro caso se requiere una expansión de la oferta y un mayor soporte a la producción realizada por los privados, en contraposición con la intervención regulatoria y el Estado empresario. Ello requeriría, adicionalmente, reducir las barreras legales y burocráticas a la entrada, e imprimir seguridad jurídica a favor de los actuales productores y los potenciales inversionistas. 
 
Por tanto, las actuales posiciones intervencionistas asumidas por el Ejecutivo Nacional, sin previo análisis sobre la existencia de fallas de mercado, resultan ad hoc o carentes de asidero empírico y analítico, pudiendo pensarse que el objetivo de la arremetida intervencionista responde más a intereses políticos del actual gobierno, que a razones normativas en favor del bienestar social. 
 
Incluso en aquellos casos en los que existe justificación para la intervención del Estado en la economía, como por ejemplo ante un monopolio natural, debe advertirse que la alternativa representada por el "Estado empresario" no es la más conveniente. En este caso, podría requerirse algún tipo de regulación económica que no implicase el cambio de propiedad de privado a público, ni su alto riesgo de corrupción e ineficiencia. 
 
En el caso del sector bancario nacional, la profundización de un Estado banquero debería, cuando menos, responder a una justificación, toda vez que los esfuerzos y los fondos públicos implican costos de oportunidad al poder ser utilizados en actividades mejor ponderadas por la sociedad: salud, educación, inversión en infraestructura, seguridad ciudadana, etc. 
 
El sistema financiero venezolano se caracteriza por estar basado en la banca, en contraposición a los sistemas financieros basados en el mercado. Lo anterior significa que, fundamentalmente, son los bancos los que prestan la función de intermediación financiera, sin que tengan mayor poder disciplinario a través de subsistemas alternativos. 
 
Adicionalmente, el acceso a fuentes de financiamiento constituye una de las principales barreras de entrada a cualquier sector de la economía. Este obstáculo resulta trascendental para los pequeños o potenciales entrantes. Existe cierta preferencia ante las distintas alternativas de financiamiento por razones fiscales y de costo, a saber: el financiamiento propio, créditos y emisión de deuda y acciones. Sin embargo, para un entrante la primera fuente resulta imposible, ya que no cuenta con utilidades retenidas. 
 
Así las cosas, los potenciales entrantes se ven obligados a acudir al sistema financiero para solicitar acceso al financiamiento. Dado que ellos no cuentan con historial crediticio, están expuestos a condiciones muy onerosas o, incluso, imposibles de cumplir, aun cuando el proyecto cuente con perspectivas de éxito económico. Si bien la situación anterior constituye una justificación para diseñar políticas de acceso al financiamiento por parte de pequeños o nuevos empresarios, existen alternativas mejores a la nacionalización. 
 
Una banca estatizada podría introducir el riesgo de la competencia desleal, al poder apalancarse en el músculo financiero del Estado, representando una amenaza de desaparición de alternativas privadas de acceso al ahorro y al financiamiento. 
 
Aparte de estas consideraciones, las instituciones financieras en manos del Estado han mostrado un pobre desempeño en la función de intermediación financiera y financiamiento, a la par que ya existen imposiciones de gavetas crediticias sobre las instituciones financieras nacionales. 
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog