GUSTAVO ROOSEN

Por Venezuela Real - 10 de Septiembre, 2008, 11:30, Categoría: Economía

GUSTAVO ROOSEN
El Nacional
10 de septiembre de 2008

 l alza de los precios de los hidrocarburos ha desencadenado un "nuevo factor", que las grandes naciones han comenzado a observar con preocupación: la transferencia de dinero de parte de los grandes consumidores a otras naciones, algunas de ellas antagónicas u hostiles, transferencia que no significa sólo fortalecer su músculo económico, sino también su poder político. Según cálculos de Daniel Yergin, con precios promedio del primer semestre 2008, el monto de estas trasferencias suma 2,2 trillones de dólares anuales.

La presencia de este "nuevo factor" es parte del debate electoral en EE UU. El nuevo presidente deberá atender las implicaciones geoestratégicas de esta transferencia junto con los otros retos que advierte Richard Holbrooke, ex embajador ante la ONU: reconstruir una productiva relación de trabajo con sus amigos y aliados, revitalizar la economía, reducir el déficit presupuestario y la dependencia energética, atender el problema del cambio climático, frenar el peligro de proliferación de las armas nucleares, afrontar el terrorismo y manejar dos guerras simultáneamente.

El "nuevo factor" ha generado consensos, especialmente en torno a los temas cruciales de la independencia energética y del cambio climático. La independencia energética para un país que importa 12 de los 20 millones diarios de barriles de petróleo que consume no puede ser vista sino como un reto nacional. En este campo más que en otros es verdad lo afirmado por McCain refiriéndose a Obama: a pesar de las diferencias, es mucho más lo que nos une que lo que nos separa.

Y lo que les une es la voluntad de incrementar por todos los medios el uso de energías alternativas, desarrollar nuevos combustibles y promover tecnologías capaces de rescatar la economía de la amenaza de los altos precios del petróleo y de las consecuencias ambientales de su desmedido consumo.

Otro tema de consenso básico es el relativo al control del calentamiento global. Si en 1977 tuvo escaso eco el llamado del entonces presidente Carter, la situación presente hace pensar que la nación no puede esperar más. El abordaje del tema energético con planteamientos y propuestas más precisos revela, de hecho, una mayor conciencia y una más efectiva disposición.

Si en Estados Unidos resalta el acuerdo en torno a la independencia energética, el consenso sobre el cambio climático tiene dimensión global.

La nación que junto con China produce 50% de las emisiones mundiales de carbono no ha dado hasta el presente tanta atención al problema como parece estar dispuesta a dar en el futuro, suscribiendo acuerdos para una cooperación con las grandes economías, como los sugeridos por China para el establecimiento de laboratorios conjuntos para controlar la contaminación ambiental.

Para un país como Venezuela, este cambio de actitud no puede dejar de tener consecuencias, y debería producir, al menos, una reflexión. El alza de los precios ha despertado un monstruo y la humanidad es consciente de su existencia y está dispuesta a actuar. Venezuela es parte en el debate. Se ha producido ya más de una manifestación que ubica al país como proveedor incómodo de energía, cuyas inversiones en ayudas directas a otros países de la región quintuplican las de los Estados Unidos.

Desde la perspectiva nacional es hora de repensar políticas y actitudes con visión de largo plazo más que de comprar apoyos circunstanciales.

Lo que Venezuela pueda esperar en sus relaciones con los Estados Unidos en el futuro depende en buena medida de este "nuevo factor".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog