La protesta general - Cardenal bajo acoso

Por Venezuela Real - 10 de Septiembre, 2008, 11:29, Categoría: Política Internacional

El Editorial
El Nacional
10 de septiembre de 2008

Uno de los íconos de la revolución sandinista está ahora perseguido por uno de los personajes que más se nutrió y explotó la fama intelectual del poeta. Así, sin más ni más. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se va quitando la máscara de "revolucionario" con la cual se ha mantenido a flote en la política de su país hasta el extremo de haber sido reelegido después de sus fracasos y de sus claudicaciones. Ernesto Cardenal, el monje trapense que se comprometió a fondo por su país, que abogó por una Nicaragua democrática, es ahora objeto de las iras y de la retaliación del somocismo de izquierda que ahora gobierna en su país.

Contra el sacerdote poeta se confabulan un juicio privado, intentado por un empresario alemán por un asunto de tierras, y la venganza personal y política de Daniel Ortega. El 22 de agosto fue condenado a pagar una multa de 1.000 dólares por supuestas injurias al empresario. Pero, como es del dominio público en aquel país, quien manipuló al juez fue Ortega, que tiene un concepto "revolucionario" de la justicia, y maneja a los jueces como soldados de su ejército. Cardenal rechazó la sentencia por injusta y porque la considera una venganza de Ortega.

Sucedió que Cardenal fue invitado por el presidente Fernando Lugo, de Paraguay, a su toma de posesión. Fue recibido en aquellas ceremonias y entrevistado por los medios, y le hizo críticas al comandante Ortega, que llenaron a éste de ira, y decidió castigarlo. Le han congelado sus humildes cuentas bancarias, lo persiguen y asedian al extremo de que confiesa sentirse "acosado por perros rabiosos".

El poeta anda ya en los 83 años de edad, y esperaba, como ha dicho, "pasar una vejez tranquila". Pues nada, se ha tropezado con el todopoderoso Ortega, y no sería extrañado que tenga que abandonar su tierra de continuar la guerra que el poder le ha declarado. ¿Por qué esa guerra? Pues por las críticas formuladas en Paraguay, y sobre todo por haberse solidarizado con la hijastra de Ortega, por el ya conocido caso del abuso sexual, prolongado en el tiempo, con sadismo y demencia.

Como había hecho antes con Somoza, Cardenal no calló en esta ocasión y dijo con todas sus letras que Ortega "había establecido una dictadura en Nicaragua". Una dictadura de Ortega, de su mujer, la señora Murillo, y de sus familiares. En Paraguay habló sin temor: "Sabía que me exponía al decir verdades en un país extranjero donde me estaban preguntando por Nicaragua. Podía haberme quedado callado o dar unas declaraciones ambiguas.

Hubiera sido infiel a la verdad y al Evangelio".

La solidaridad de intelectuales con el poeta ha sido absoluta, incluidos cubanos, quienes desde La Habana dejaron oír sus voces. Saramago, Galeano y Benedetti, de izquierda, y muchos más de ideologías diversas, han respaldado a Cardenal, para irritación de Ortega. El último en solidarizarse fue el poeta argentino Juan Gelman, quien declaró que rechazaba la Orden "Rubén Darío" ofrecida por la pareja de don Daniel y doña Rosario. Par de pillos.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog