Juicio revela papel de Venezuela en el 'valijagate'

Por Venezuela Real - 11 de Septiembre, 2008, 19:14, Categoría: Prensa Internacional

GERARDO REYES
El Nuevo Herald
11 de septiembre de 2008

La fiscalía federal de Miami presentó el miércoles grabaciones de audio en el juicio del caso de la valija con los $800,000, en las que reveló cómo el gobierno de Venezuela trabajó para cumplir con los caprichosos deseos de Guido Alejandro Antonini, que amenazaba con estallar un escándalo político internacional.

Según las pruebas y las declaraciones de un testigo de la fiscalía, parecía que los deseos de Antonini fueran órdenes: si necesitaba un abogado para su defensa en Argentina, Venezuela ofrecía pagarlo; si se requería falsificar documentos de la salida del dinero de Caracas, el gobierno chavista estaba presto a hacerlo; si Antonini pedía un millón de dólares, sólo bastaba con que diera el número de su cuenta; si se necesitaba cambiar un juez en Buenos Aires, venga.

La estrategia era una carrera contra reloj a lo largo de una cadena de mando que arrancaba con órdenes directas del presidente Hugo Chávez y terminaba en un emisario secreto, pasando por el presidente de la petrolera PDVSA, el director de los servicios de inteligencia (DISIP) y amigos de Antonini que viajaban a Miami para rogarle que no abriera la boca, explicó el testigo, el abogado Moisés Maionica.

Los métodos para convencer a Antonini de que su testimonio causaría una hecatombe política, eran diversos.

Con las notas de fondo de un piano en un restaurante de Fort Lauderdale, una de las grabaciones deja escuchar cuando Maionica le advierte a Antonini que si se llega a conocer el origen y el destino del dinero de la valija, la elección de Cristina Fernández, actual presidenta de Argentina, fracasaría.

"La verdad puede costarle la elección'', afirma Maionica quien fue al restaurante Jackson's Stakehouse en Las Olas Boulevard esa tarde de fines de agosto del 2007 para convencer a Antonini de que firmara unos poderes al abogado argentino Guillermo Ledesma, con el fin de solucionar su problema legal en ese país.

"Si Cristina no gana te van a dar palo pero con un bate'', le dice otro de los asistentes. ""Si gana la oposición [en Argentina] tu serás un chivo expiatorio'', agrega.

Las grabaciones de estas y otras reuniones, tomadas secretamente por Antonini, las puso a rodar la fiscalía en la sala de audiencias de la corte federal de Miami, durante el segundo día del juicio al empresario venezolano Franklin Durán, acusado de participar en una conspiración del gobierno de Venezuela para silenciar a Antonini.

Antonini fue detenido brevemente en el aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires el 4 de agosto del año pasado luego de que las autoridades aduaneras le confiscaron un maletín con unos $800,000 a su arribo en un vuelo ejecutivo de Venezuela.

Maionica explicó el miércoles que el plan original para evitar la revisión del equipaje era que un funcionario argentino se presentaría en el aeropuerto y daría la órden de dejar pasar la comitiva. Pero el vuelo se retrasó a su salida de Caracas y el personal de aduanas sometió a los pasajeros a una revisión en la que se descubrió el maletín.

Tras estallar el escándalo por el origen del dinero, Antonini viajó a Miami, donde reside, y empezó a colaborar con el FBI en una operación que resultó en el encausamiento de Durán, Maionica, Carlos Kauffmann, Rodolfo Wanseele y José Cánchica.

Con la asesoría del FBI, Antonini grabó secretamente unas 220 conversaciones personales y telefónicas, entre ellas con Tarek El Aissami, entonces viceministro de Seguridad Ciudadana y hoy ministro de Interior de Venezuela, así como con el director de la DISIP, general Henry Rangel Silva.

De la operación estaban enterados el entonces vicepresidente, Jorge Rodríguez, a quien Maionica identificó como amigo personal suyo. Se pretendía vincular también a José Vielma Mora, por esa época director de la oficina de recaudación de impuestos, SENIAT, para que contribuyera a crear documentos que reflejaran que el dinero salió legalmente del país, agregó.

En este caso se aprovecharía que Vielma Mora tenía un buena amistad con Kauffmann, indicó el testigo. Según Maionica, el general Rangel "tenía el control del caso'' por órdenes expresas de Chávez, quien se había decepcionado de la manera como lo habían manejado Rafael Rodríguez, presidente de PDVSA, y Diego Uzcátegui, alto funcionario de esa entidad.

Maionica, de 37 años, fue llamado a colaborar en la estrategia del gobierno venezolano por Rangel quien le pidió que viajara a Miami para reunirse con Antonini.

Maionica cumplió con la primera parte de su misión a finales de agosto y regresó a reportar la situación de Antonini. Luego continuó en contacto con Durán, quien mantenía una estrecha amistad con Antonini.

Desesperado, Durán le preguntó directamente cuánto quería. Antonini dijo que $1 millón y Durán le respondio que lo tendría de inmediato, que le diera el número de la cuenta de su esposa.

Antonini luego subió el precio a $2 millones, pero continuó dilatando la decisión para poder obtener más información.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog